Gustavo Ozamis (37) es enólogo de la bodega Piccolo Banfi, donde Donato De Santis abrió Pizza Paradiso, y ya va por la octava cosecha consecutiva. Es tiempo de vendimia en el maravilloso predio lujanino de Agrelo y el hombre va de aquí para allá, supervisando el despliegue de cosechadores y el llenado de tachos plásticos con racimos de futuro vino Malbec.

También se ocupa del funcionamiento de la planta elaboradora, cuyas máquinas y demás instalaciones lucen impecables, tanto como los toneles y los inminentes despachos de botellas vestidas y por vestir, de marcas propias o para terceros.

Ozamis tiene apellido ilustre. Es bisnieto del fundador de Maipú José Alberto de Ozamis, uno de los primeros viticultores de Mendoza, que a mediados del 1800 puso a disposición terrenos y dinero para comenzar a levantar lo que hoy es ese departamento. Podría decirse que ese linaje ha sido el gran influjo que lo llevó a abrazar la carrera vitivinícola. Pero no es el único.

La tierra en la sangre

La vocación se le fue metiendo en la sangre cada vez que pisó la finca de la familia de su madre, Liliana Sánchez, en Rivadavia, donde se codeó con las primeras viñas y tocó los primeros racimos. El golpe de gracia rumbo a la vitivinicultura se lo dieron todos los aprendizajes en la escuela técnica Pouget, en Bermejo, Guaymallén. Y es evidente, porque cuando Gustavo Ozamis evoca aquella parte de su vida la mirada se le pone acuosa, mezcla de nostalgia y orgullo.

"En la Pouget aprendí a podar, a cosechar desde vides, espalderos y frutales... Volvería a hacerlo cincuenta veces más si pudiera" "En la Pouget aprendí a podar, a cosechar desde vides, espalderos y frutales... Volvería a hacerlo cincuenta veces más si pudiera" "En la Pouget aprendí a podar, a cosechar desde vides, espalderos y frutales... Volvería a hacerlo cincuenta veces más si pudiera" "En la Pouget aprendí a podar, a cosechar desde vides, espalderos y frutales... Volvería a hacerlo cincuenta veces más si pudiera"

Luego, como parece haber estado escrito, siguió los pasos del padre, Mario Ozamis, que ya era enólogo. Como él estudió en la escuela Don Bosco de Rodeo del Medio y comenzó un camino de constante perfeccionamiento que no terminará jamás. Porque el propio Gustavo Ozamis considera que la vitivincultura es un viaje de ida que permite "crear, proponer, decidir y experimentar" en cada temporada y proyecto.

Daniel Vila, Pamela David y Donato

Ozamis tiene a su cargo la producción de vinos para clientes como el empresario de medios y presidente de Grupo América Daniel Vila, su esposa, Pamela David, y Juan Pablo Lupiáñez, de Lupa Wines, entre otros.

Pamela David vinos MEL.jpg
Pamela David y sus vinos.

Pamela David y sus vinos.

Hace poco más de una semana, este profesional, que se siente muy a gusto "en proyectos de medianos a pequeños", puso en marcha Pizza Paradiso, del chef Donato De Santis, en una inmejorable ubicación dentro del predio de Piccolo Banfi.

imagen.png
Gustavo Ozamis.

Gustavo Ozamis.

Todo un éxito desde el comienzo podría decirse si tenemos en cuenta que durante el feriado del jueves hubo más de 70 comensales que disfrutaron de la experiencia al abrigo de los viñedos y la vendimia. Y que hay reservas (vía Instagram y Whatsapp) para reuniones y festejos de aquí a un mes.

Fin de cosecha a la vista

En Piccolo Banfi transitan el último mes de cosecha y elaboración de vinos. A la par, funciona Pizza Paradiso y se dan los últimos retoques al proyecto de gastronomía en la bodega, que funcionará en la parte alta para la época de la primavera.

- Empezamos a construirlo a fines de 2019 pero en marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia, todo se detuvo por tres o cuatro meses. Si hasta las herramientas quedaron ahí... Todo era desolación. Sin embargo, cuando retomamos, un día vino de visita Donato y dijo 'Acá quiero hacer un Pizza Paradiso'.

"Pizza Paradiso es un producto más social; el futuro sector de gastronomía es más propia del turismo de bodegas, pensada para recibir al turista que quiere saber un poco más de vinos y adentrarse un poco más en este mundo del vino" "Pizza Paradiso es un producto más social; el futuro sector de gastronomía es más propia del turismo de bodegas, pensada para recibir al turista que quiere saber un poco más de vinos y adentrarse un poco más en este mundo del vino"

- ¿Qué está pasando ahora puertas adentro de la bodega?

- Ya estamos con los blancos, las bases de espumantes y los rosados casi todos terminados de fermentar; los primeros tintos en fermentación e inicios de ese proceso. Ahora es el turno de la uva tinta, que estamos cosechando para vino joven y luego seguiremos con los reserva. En 14 días tendremos toda la uva cosechada.

imagen.png
Gustavo Ozamis.

Gustavo Ozamis.

- ¿Se reactivó a pleno la actividad del vino tras la pandemia, incluidos el trabajo de la gente y la provisión de insumos?

- La provisión de insumos generales nunca se vio afectada; sí con las botellas de vidrio, que es un problema mundial. Esto se va resolviendo pero también los precios van aumentando. También subió el costo del tacho de cosecha.

"El panorama que se viene no es claro pero la Vendimia no espera y hay que cosechar. Algo importante: este año hay uvas de muy buena calidad" "El panorama que se viene no es claro pero la Vendimia no espera y hay que cosechar. Algo importante: este año hay uvas de muy buena calidad" "El panorama que se viene no es claro pero la Vendimia no espera y hay que cosechar. Algo importante: este año hay uvas de muy buena calidad" "El panorama que se viene no es claro pero la Vendimia no espera y hay que cosechar. Algo importante: este año hay uvas de muy buena calidad"

- ¿Qué destinatarios tiene la producción de esta compañía?

- Producimos finca propia, todo Agrelo, que es donde hacemos foco. Nos gusta destacar que la expresión de la botella sea Agrelo. Tenemos 22 hectáreas plantadas de Malbec, Sauvignon Blanc, Merlot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot. Hacemos 200.000 botellas por vendimia. También hacemos marca blanca para terceros. Además, la bodega presta servicios a terceros para elaboración.

"Uno de los casos más conocidos últimamente es el de Pamela David: sus vinos se hacen acá, igual que las bases de sus espumantes. Ella es clienta de la bodega" "Uno de los casos más conocidos últimamente es el de Pamela David: sus vinos se hacen acá, igual que las bases de sus espumantes. Ella es clienta de la bodega" "Uno de los casos más conocidos últimamente es el de Pamela David: sus vinos se hacen acá, igual que las bases de sus espumantes. Ella es clienta de la bodega" "Uno de los casos más conocidos últimamente es el de Pamela David: sus vinos se hacen acá, igual que las bases de sus espumantes. Ella es clienta de la bodega"

"También trabajamos para propietarios de fincas y viñedos que se llevan sus vinos al exterior" "También trabajamos para propietarios de fincas y viñedos que se llevan sus vinos al exterior" "También trabajamos para propietarios de fincas y viñedos que se llevan sus vinos al exterior" "También trabajamos para propietarios de fincas y viñedos que se llevan sus vinos al exterior"

imagen.png
Gustavo Ozamis.

Gustavo Ozamis.

- ¿Cuántos años lleva siendo enólogo?

- Nunca se termina de ser enólogo, siempre estamos aprendiendo. Mis primeras experiencias datan de 2010 en Monteviejo, Clos de los Siete, Montequieto, Gualtallary... Acá, en Piccolo Banfi, desde 2014: la primera cosecha fue en 2015 y ésta, la de 2022, es la octava consecutiva.

- ¿Cuál es el gusto de hacer vinos?

- Todas las cosechas son distintas y nunca hay parecidas entre sí. La capacidad de crear, de hacer y deshacer; se puede jugar, inventar y hacer productos nuevos.

- ¿Qué es lo que más disfruta?

- Trabajar en proyectos de medianos a pequeños donde se puede estar en toda la cadena de producción, desde la elección de la uva, el trabajo en el viñedo hasta la decisión final de qué botella y qué tapón se va a utilizar para tal o cual vino o tal o cual mercado.

La familia unida

Ozamis está casado hace 7 años con Cecilia Curia -"no pertenece a la industria y mi actividad consume mucho tiempo y energías, entonces valoro mucho su apoyo- y tiene dos hijos, Santino y Joaquín, de 4 años y 6 meses y 1 año y medio.

Con Banfi, el dueño de casa

Diego Banfi, propietario de la bodega, saluda y se suma a la rueda, a la conversación. Detrás suyo, el personal de Pizza Paradiso pone a punto las mesas para recibir al público.

El sol del mediodía le va ganando terreno al viento fresco. Acordes populares brotan desde una hilera de uvas Malbec gracias al celular de uno de los cosechadores.

-¿Qué distingue a Agrelo de otras zonas productivas?

- Tiene un terroir espectacular, lo digo por los vinos que producimos nosotros y el mercado. Llegamos acá en el 2000 cuando ya se hablaba de las bondades del Valle de Uco, pero Agrelo siempre fue y seguirá siendo la primera zona de Mendoza. Está a menos de 20 kilómetros de la Ciudad y acá se puede pasar un momento distendido, con Pizza Paradiso o degustando vinos de nuestra bodega.

- ¿Cuál es el perfil de Piccolo Banfi?

- Siempre tuvimos la idea de ser bodega boutique, aunque un poco más grande porque ya tenemos una capacidad de producción de hasta 500.000 kilos por vendimia.

De santis banfi vila y Bragagnolo.jpg
Daniel Vila, Donato De Santis, Banfi y el intendente de Luján, Sebastián Bragagnolo, en la apertura de Pizza Paradiso.

Daniel Vila, Donato De Santis, Banfi y el intendente de Luján, Sebastián Bragagnolo, en la apertura de Pizza Paradiso.

- ¿Cómo surgió Pizza Paradiso y la idea de comer pizza en una bodega?

- Más que nada por la amistad con Donato. Cuando vino le encantó el lugar y fue cuestión de animarnos para concretar el proyecto. En sus comienzos teníamos un plan de desgustación y picadas orientado para el turismo, pero Pizza Paradiso es una opción justa, linda y divertida al aire libre para los mendocinos que ya salen más después de la pandemia.