El humor de Kappel

¡Qué paradoja, qué paradoja!