El ISCAMEN, a través de la empresa aérea Aerotec, terminó con la pulverización de las 42.000 hectáreas de vid en los oasis Norte y Este de Mendoza, en la campaña de control contra la Lobesia Botrana. Si bien la campaña estaba programada para ser ejecutada en 11 días, los tres aviones agrícolas que realizaron el trabajo lograron concluirlo en 9 días.

El ISCAMEN informó oficialmente que se concluyeron con las tareas de tratamiento aéreo y que se efectuaron en 42.000 hectáreas ubicadas en los oasis Norte y Este, en áreas puntuales.

Te puede interesar...

Las acciones de control, correspondientes a la tercera etapa de control de la plaga prevista en el Operativo 2020/2021, estuvieron dirigidas a las zonas productivas donde el monitoreo detectó mayor presencia de la plaga al finalizar la campaña anterior, con el propósito de reducir el impacto de la plaga en la cosecha.

La polilla de la vid es la plaga que mayor impacto causa en la producción vitícola y las acciones de control que se vienen desarrollando desde ISCAMEN hace dos temporadas, a través de la combinación de métodos de control, ha permitido una reducción en las detecciones del insecto a campo del 95%.

En Mendoza las acciones combinadas han incluido durante la presente temporada la aplicación de la Técnica de Confusión Sexual sobre 18 mil hectáreas de vid de los diferentes Oasis productivos de la provincia. En coordinación con municipios y el sector productivo se establecieron 8 puntos de entrega y en muchos casos los insumos fueron distribuidos en las fincas debido a las condiciones generadas por la pandemia COVID-19. Además, en los puntos de entrega se distribuyó material gráfico elaborado específicamente para la correcta aplicación de la técnica, y se asesoró puntualmente a los aproximadamente a 1.700 productores beneficiados a través de los técnicos del Programa.

Ahora, desde fines de noviembre y durante los primeros días de diciembre, la campaña de control 2020/2021 culminará con las aeroaplicación de feromonas pulverizables. Esta última etapa ampliará la superficie bajo control con técnica de confusión sexual en más de 20.000 hectáreas.

Este producto se adhiere a hojas, postes y mallas antigranizo existentes en los cultivos, y desde los mismos puntos en que el producto ha sido aplicado, se emite gradualmente durante un período cercano a 2 meses la feromona que ocasiona la desorientación de los machos de la especie.

De esta manera se evita que los machos de esta especie puedan localizar a las hembras e interrumpir su ciclo reproductivo. Las feromonas pulverizables son productos de elevadísima especificidad (sólo afectan al insecto lobesia botrana), no son perjudiciales para la salud humana ni otros organismos, y son productos biodegradables.

Su empleo favorece un mejor control de la plaga en zonas donde coexisten viñedos en producción con cultivos de vid en abandono o con descuido sanitario. Respecto a las vías de aplicación de este tipo de productos, se prevé el empleo de aviones y drones, dependiendo el uso de una u otra alternativa según las características de las áreas a cubrir.