Vendimia solidaria Domingo, 30 de septiembre de 2018

Familias temporarias

Este programa, creado en el 2000, ayuda a los niños que por medidas excepcionales no pueden alojarse con su familia biológica.

Desde hace más de 40 años Mendoza cuenta con la obra de la asociación voluntarios de Mendoza, Avome, una institución comprometida con los derechos de los niños y niñas.

Para ello realizan un abordaje integral de las familias, promoviendo la aceptación del otro, trabajando la unidad, la solidaridad y fundamentalmente el amor.

En ese contexto, y luego de mucho camino recorrido, desde el año 2000 llevan adelante el programa de "Familias temporarias", el que a través de un convenio con DINAF, acoge en estos núcleos familiares a chicos que por medidas excepcionales de la Justicia no pueden alojarse con sus familias biológicas.

A través de esta iniciativa, los voluntarios reciben en su hogar y se responsabilizan del cuidado integral de un niño de 0 a 10 años de edad, hasta que se resuelve su situación legal.

"El objetivo primordial es evitar la institucionalización de los pequeños en los microhogares de DINAF. Buscamos que estos puedan permanecer en un ámbito familiar hasta que su situación legal se defina.

Con el objetivo fundamental de que los niños puedan volver a su centro de vida, con su familia biológica o se declare la situación de adoptabilidad, afirmó la licenciada en Trabajo Social y miembro del equipo de trabajo de Avome, Carla Barbieri.

Es este grupo de profesionales de la institución quien tiene a cargo la selección, formación y seguimiento de las familias temporarias. Se trata de personas que no presentan lazos de parentesco con el niño o niña y que se abren a la posibilidad de brindarle contención y un ambiente familiar por un tiempo hasta que se resuelve su situación legal.

Estos pequeños permanecen en el seno de las familias transitoriamente, pero los tiempos son variables, dependen de cada caso.

"Los resultados de este programa son favorables por los beneficios que conlleva que el niño permanezca en una familia, mientras que esté vigente la medida de excepción, con cuidados especiales, particulares de acuerdo con cada niño y fundamentalmente rodeados de cariño", señaló Barbieri.

"En tanto, los obstáculos que podemos mencionar son principalmente el tiempo en la definición legal de los chicos y la escasa adherencia de familias dispuestas a pertenecer a este programa. Necesitamos permanentemente de voluntarios, ya que hay muchos chicos institucionalizados, por lo cual se requiere incrementar el número de las mismas", agregó Barbieri.

Según los profesionales de esta asociación, para poder lograr incrementar el número de gente que se sume es necesario difundir este programa y ser precisos en la información respecto al mismo. Con este fin todas las semanas en la sede de Avome se realizan convocatorias y charlas informativas, con el objetivo de que las familias que se presentan puedan conocerlo en profundidad y descartar dudas, para luego comenzar el proceso de admisión, y las entrevista psicológicas y sociales.

Requisitos

• Flexibilidad para lograr adaptación a los diversos cambios que implica el cuidado del niño temporario.

• Creatividad para lograr la solución adecuada de los problemas y dificultades que surjan durante el cuidado del niño.

• Tener hijos o experiencia en crianza que hayan desarrollado capacidad para el cuidado, protección, contención y comprensión de las necesidades del niño

• Sentido solidario y de apertura a la comunidad.

• No estar atravesando una situación conflictiva familiar (duelos, enfermedades crónicas o terminales, violencia, adicciones). A su vez, no presentar trastornos de personalidad significativos o patologías psiquiátricas.