En nuestra cultura la torta frita acompaño a los gauchos y a todas las familias argentinas, en fiestas y fechas importantes de la historia de nuestra nación, desayunos de campos o meriendas, el café con leche o mate cocido, y también una fiel escolta del mate en días de lluvia. Hoy podemos comprarlas en panaderías y algunas casas de té,  a lo largo y a lo ancho de nuestro país podemos encontrarnos esta masa frita tan deliciosa.

Lo que muchos desconocemos es que su origen es alemán, llegó al Río de la Plata de la mano de inmigrantes españoles y árabes. Estos últimos llamaban "sopaipilla" a esta torta, que a su vez proviene del germano Suppa y significa "pan mojado en líquido".

Los árabes habían tomado esta receta durante su tiempo en Europa y el vocablo fue traducido al español como "masa frita". Posteriormente, la costumbre fue llevada a algunos sectores de América de la mano de los inmigrantes que arribaron.

En Alemania estas pequeñas tortas se conocen como Kreppel; por eso en los lugares latinoamericanos que tienen una gran colonia alemana, las tortas fritas se conocen con ese nombre.

Entre versos y guitarras se quedó en nuestro ADN esta costumbre del compartir, desde ahí proviene este ejercicio que nos hace tan argentinos, llenos de fogones, música, recitados y milongas, y siempre algo caliente para echarle a la panza.

El cielo de gris se viste

Con un poncho de tormenta

Y sobre el techo del rancho

La lluvia tamborilea

Inútil salir al campo

Pero igual es lindo el día

Porque ya veo a mi mama

Que amasa las tortas fritas

Olorcito a torta frita y lluviecita que emoción

Torta frita

Si y no vaya a creer

Torta frita y mate

¡Déjelo llover!

Agua nada más, pero encanto tiene

Que a torta que viene

Amargo que va

Ingredientes:

Harina leudante 1 taza mediana

Harina común 500 gr

Aceite ¼ taza mediana

Agua tibia para mezclar

Sal 10 gr

Azúcar 15 gr

Grasa bovina para freír o aceite

Paso a paso:

Amasa en un bowl la harina leudante, la harina común, la sal, el azúcar, el aceite y el agua tibia. Recordá lo siguiente, el secreto para una buena torta frita está en el amasado.

Terminado este paso, dejar reposar hasta que la masa aumente su volumen al menos media hora. Transcurrido ese tiempo, agarrar la masa, estirarla y cortar círculos del tamaño que vos prefieras para tus tortas fritas.

Freí los discos de masa en la grasa. En caso de que prefieras usar aceite, asegúrate que esté bien caliente.

Cuando la masa toma un color amarillo de ambos lados, sacarlas y escurrirlas. Si te gustan dulces, espolvorearles  azúcar.

Buen provecho y disfruten de cocinar en casa

Instagram: pablomariglianochef

Fan page Facebook: recetas fáciles chef Pablo Marigliano

Te puede interesar...