Diario Uno Sociedad Mendoza
Historia

Vendió su vestido de novia hace 20 años y ahora quiere recuperarlo por su hija

La mujer, oriunda de Mendoza, se tuvo que deshacer del vestido por una crisis económica y una pésima noticia. Su hija se casa en febrero y lo quiere

Por UNO

Sandra Reyes vive en Tunuyán (Mendoza), es esteticista. Hace 20 años, en un momento complicado de su vida, tuvo que vender uno de sus bienes más preciados: el vestido de bodas con el que se casó. No era la primera vez que estaba sin él. Lo había prestado tres veces pero aquella vez debió deshacerse del vestido. Hoy se esperanza con la idea de que alguien todavía lo tenga, ya que necesita recuperarlo para su hija.

En la vida de las personas hay objetos materiales que guardan un significado muy fuerte para la vida de uno. Eso es el vestido de bodas que usó Sandra el día que se casó. Lo cuidó como oro, mientras lo tuvo. Pero un mal momento llevó a que lo tuviese que vender.

"Tengo la esperanza de que quien lo haya comprado lo haya conservado. Yo de hecho lo guardé mucho tiempo, lo presté incluso tres veces, pero hubo un momento que la cosa se complicó y lo tuve que vender. Me acuerdo que la chica que lo compró vivía en el puente Río", explicó al sitio El Cuco Digital.

El valor sentimental del vestido se agranda más porque no son muchos los recuerdos físicos que tiene Sandra de la noche en la que se casó, ya que el fotógrafo del casamiento sufrió el robo de la cámara después del casamiento y se perdieron todas las fotos de la boca. Solamente le quedó una que sacó la hermana.

"Yo sinceramente lo vendí porque aparte de los motivos económicos, me dijeron que no podía ser mamá y gracias a que los milagros existen lo pude lograr. Ahora mi hija se casa en febrero y quiere usarlo. Yo no sé si lo vamos a recuperar pero lo vamos a intentar por las dudas", explicó esperanzada de que la compradora, o la dueña actual, en caso de que el vestido aún existiese, se entere de su pedido y se apiade de la situación.

Temas relacionados: