Investigadores alemanes lograron un descubrimiento histórico sin precedentes, al identificar un manuscrito de 1600 años de antigüedad. El hallazgo se transformó en el registro más antiguo conocido de la infancia de Jesús, y se conoce como el Evangelio de Tomás.

Un descubrimiento que no se vio venir

vitral jesus.webp
Todavía hay cosas que desconocemos de la vida de Jesús.

Todavía hay cosas que desconocemos de la vida de Jesús.

A pesar de lo que se creía sobre el texto antiguo, la meticulosa labor de investigadores como el Dr. Lajos Berkes y el Profesor Gabriel Nocchi Macedo reveló su verdadera naturaleza: es la copia escrita más antigua del Evangelio de la Infancia de Tomás. El hallazgo fue publicado en la Revista de Papirología y Epigrafía, en donde se destacó su importancia para el estudio de los textos cristianos antiguos.

El manuscrito traducido por Berkes y Macedo contiene historias que no están en la Biblia, pero que fueron populares en la Antigüedad y la Edad Media. El fragmento describe un milagro realizado por el joven Jesús, quien dio vida a figuras de barro en forma de aves. Este texto, escrito en griego, confirmó que el evangelio fue originalmente redactado en este idioma. El fragmento contiene solo 13 líneas de texto, con unas 10 letras por línea, y proviene del Egipto de la Antigüedad tardía.

manuscrito.png
El descubrimiento es muy antiguo.

El descubrimiento es muy antiguo.

El Evangelio de la Infancia de Tomás no fue incluido en el canon bíblico, pero sus relatos gozaron de gran difusión. Antes del nuevo descubrimiento, el códice más antiguo conocido era del siglo XI, mientras que este fragmento se fecha varios siglos antes, proporcionando una visión más cercana a la época de su origen.

►TE PUEDE INTERESAR: Descubren un tesoro oculto entre la carga sin valor de un barco hundido hace centurias

Berkes resaltó la trascendencia del hallazgo: "El fragmento es de extraordinario interés para la investigación. Pudimos fecharlo entre los siglos IV y V, convirtiéndolo en la copia más antigua conocida".

Los investigadores consideran que el evangelio podría haber sido utilizado como un ejercicio de escritura en una escuela o monasterio, lo que explicaría la escritura torpe y las líneas irregulares del manuscrito.

Temas relacionados: