Embed      

El montañismo no sólo ha cambiado respecto a la tecnología y el avance de los materiales que usan estos deportistas extremos, hace unos años, se produjo un sisma y a las técnicas de ascenso a las cumbres le surgió una modalidad distinta: el mountrailismo, una forma de adaptar corredores a la escalada, acortando los tiempos de las expediciones dramáticamente. Su impulsor: el mendocino Sergio Furlán.

Te puede interesar: La jubilación mínima y la Asignación Universal aumentarán el 13%

Tras exitosas ascensiones en tiempos record de cerros con dificultades extremas, como puede ser El Plata o el propio Aconcagua, hace poco más de una semana se le sumó una marca record, cuando un equipo entrenado por Furlán -Team Aventura- clavó 36 horas en unir corriendo la base del cerro Arco (precordillera) con la cumbre del cerro El Plata (cordón del mismo nombre), de 5.640m.

Te puede interesar: En condiciones extremas. Hazaña de seis mendocinos: 36 horas sin parar desde el Arco a la cumbre del Plata

Se presenta una nueva modalidad

Para saber bien qué es y como nació aquí en Mendoza este sistema de ascender montañas "corriendo", lo mejor es preguntárselo a Furlán, profesor de educación física, guía de montaña, y en permanente capacitación, quien contó cronológicamente cómo llegó a impulsar las expediciones "non stop".

"La historia comienza entre los años '80 y '90, cursando en el instituto de educación física, con un gran guía como Danielón Rodríguez. Con él hice una materia opcional, que es Actividades Regionales, y en algún momento tuvo una frase que fue definitiva para mí y me hizo tomar este camino: "Para que algo pasara tenía que haber una historia importante en la montaña", y puse manos a la obra", recordó el actual director del Profesorado y Licenciatura en Educación Física en Universidad Juan Agustín Maza.

Eterno pionero

Tras lograr su profesorado, Sergio no pudo con su permanente dinamismo y siguió imponiéndose metas. "Cuando se conformó la escuela de guías fui de la primera promoción, hice una licenciatura en salud, y comencé a trabajar en todo lo que es turismo de aventura infantil. Estuve en la Escuela Italiana, comencé a subir montañas, ya tenía una cumbre en el Aconcagua, y a partir de ahí decidí tener un primer proyecto que se llamó Aconcagua para todos, con un gimnasio que se llamaba Espacio de Salud, ahí juntamos a seis personas, de las cuales cuatro llegaron a la cumbre del Aconcagua en una expedición normal, de 15 días", destacó el montañista.

"Eso ya parecía algo muy fuerte, porque era gente común, no eran deportistas. A lo largo de un año se entrenaron en la parte física, la parte técnica, y a partir de ahí se generó este equipo que actualmente existe –entre otros tantos- acá en Mendoza, que se llama Team Aventura, que tiene subgrupos, como el equipo Caminar, que son todas mujeres, que comenzaron a caminar y ya trotan todas, y que son fantásticas, que nos apoyan, y luego está el equipo que hace running de montaña", explicó Furlán

 Embed      

La semilla de Kílian Jornet

El movimiento de los escaladores-corredores tuvo un momento de explosión y expansión en nuestro medio, y fue la visita del máximo referente de la modalidad.

"Hace cuatro años, junto con Inka Expediciones y la Universidad Maza trajimos a Kílian Jornet –el mejor corredor del mundo- que hizo el record en el Aconcagua, homologado por guardaparques", comentó el profesor, para agregar: "En ese momento el trail running y el ski running, recién aparecían en Europa, y nosotros ya lo veníamos corriendo, aunque no era masivo, y ahí creo que despegó, porque vino el mejor del mundo. Lo tuvimos, lo tocamos y nos sacamos fotos con él", recordó Sergio, quien fuera presidente del Consejo de Representantes de Instituciones Superiores de Educación Física de Argentina.

Furlán continuó su relato diciendo: "A partir de ahí el equipo comenzó a competir en todo el país y afuera. Fuimos a correr las competencias más fuertes del mundo: en el Sahara, en Mont Blanc, en Sudáfrica, como para darle sustento a esta actividad. También corremos las de acá: la de Amavet, las de Edgardo Torres (Club de Eventos), todas. La idea es competir y estar en el timming de la competencia", explicó.

"Dirigía la carrera de Educación Física en la Universidad Maza y me di cuenta que había que formar gente con la materia de Actividades Regionales. Ahí empecé a ver que mis alumnos comenzaron a demandar más" "Dirigía la carrera de Educación Física en la Universidad Maza y me di cuenta que había que formar gente con la materia de Actividades Regionales. Ahí empecé a ver que mis alumnos comenzaron a demandar más"

Sergio Furlán, impulsor del mountrailismo

Te puede interesar...

Mountrailismo, nace una marca

Impulsado por sus ideas y las ganas de sus dirigidos, finalmente llegó el momento de bautizar a la creación: Mountrailismo. "No sé ni cómo se me ocurrió, estuvieron todos de acuerdo y les gustó. Este nombre engloba dos conceptos, que es el montañismo con el trail, y para tratar de hacer una palabra un poco más castellana, argentina, registramos esa marca.

 Embed      

Al Aconcagua en 15 horas

"Inicialmente se juntó un grupo de gente que les interesaba hacer en Aconcagua en el día. Al principio nos parecía algo muy lejano, y comenzamos en entrenamiento físico con todo un año por delante. Se trabajó en gimnasio, aeróbico, súper aeróbico, intervalado, y todos los sistemas de entrenamiento. Además, íbamos a la montaña. Pasamos de cerros más chicos a cerros más grandes, y ahí sí tomamos la decisión de hacer todo non-stop –sin parar-", recordó Sergio Furlán, que continuó explicado: "El sin parar no significa no detenerse; significa para cuando lo necesitás y el tiempo que lo necesitás".

"En este sistema no hay nadie que te limite como en algunas carreras donde te dicen “vos vas a parar dos horas, tenés un stop & go de x minutos”, o cosas así", detalló el especialista en deportes de aventura.

Finalmente el trabajo y la idea dieron resultados. "Comenzó a funcionar, empezamos a meter cerros que se hacían en dos días, en medio día; cerros de tres días, en un día; y finalmente al Aconcagua terminamos haciéndolo en 15 horas", dijo Sergio.

El recelo de los "tradicionalistas"

"Al principio los otros montañistas eran reticente a esto del mountrailismo, decían: “¡yo gano X cantidad de dinero llevando gente siete días al Plata, y vos vas en 10 horas!”. Pero luego lograron entender que este era otro nicho dentro del mercado de montaña. Los que vienen conmigo a la expedición rápida, no van a la montaña a una expedición larga, y los que hacen expediciones largas no vienen conmigo. Sólo tomamos gente que corría, y la llevamos a que corriera en la montaña. No sacamos gente de la montaña; hoy la montaña está llena", defendió el sistema Furlán, dejando en claro que no se trata de un reemplazo de actividad, sino la suma de otra.

Requerimientos específicos

El mountrailismo, como especialidad de montañismo,  tiene sus factores que necesitan mayor atención para acortar riesgos. "Es muy importante el equipamiento. Cada uno tiene sus radios (VHF), equipo de supervivencia, manta de supervivencia, manta vivac, mochila, doble pack de radios, doble linterna, reloj con GPS; o sea, todos lo que entran al programa tienen que empezarse a surtir de equipamiento, y códigos. El que sale solo avisa que sale solo, cuando vuelve está conectado por radio. Siempre hay alguien cerca, somos más de 100 personas haciéndolo", explicó el innovador montañista.

Otro factor a tener en cuenta, además de la parte material y el duro entrenamiento, es la alimentación. Sobre este punto el creador del Team Aventura aclara: "Cada uno trabaja con su nutricionista. Yo tengo dos pilares, que los tengo trabajando en la Licenciatura de la universidad, que es Carlos Quevedo, también deportista; y Claudia Marchi, médica con orientación deportiva y ayurvédrica, que ayuda, porque todos están entrando a una vida mucho más natural. También tenemos apoyo en psicología, está Diego Scaraffia, psicólogo deportivo. Acá la idea es que cada uno haga lo que sabe. Nadie se mete en el ámbito del otro.

El nuevo proyecto a futuro

"Tenemos pensado, era un secreto, pero vamos a combinar una salida que va a permitir llegar a la cumbre del Aconcagua haciendo un trekking de 360° (dar la vuelta completa al cerro), pero la vamos a hacer al revés: vamos a entrar por Horcones, vamos a hacer Confluencia, Plaza de Mulas, Cambio de Pendiente, Nido de Cóndores, Cólera, bajaremos por Cólera, y después hacemos toda la vuelta por Quebrada de Vacas, que es muy bonita", confesó Furlán sobre el desafío que vendra a continuación para el Team Aventura.

"Esto está planeado hacerlo para fines del 2020. Generalmente salimos en la última quincena de diciembre, por la estabilidad del clima, y porqué después todos se van de vacaciones con la familia", concluyó el destacado profesor y montañista.