Estaban prófugos en España y Chile. Entonces, la Justicia de Mendoza tramitó la extradición y consiguió traerlos de regreso para someterlos a proceso.

El primero para ser investigado por una grave acusación de abuso sexual y el otro para que cumpla una condena por asesinato. El segundo, un ex policía condenado por asesinato.

Te puede interesar...

Son dos hombres cuya repatriación fue tramitada en los últimos meses con la intervención de la Secretaría Judicial de la Corte para Asuntos Internacionales, que depende del Poder Judicial.

El primero había sido denunciado por una víctima de su entorno inmediato y quedó imputado del delito de abuso sexual agravado por el vínculo. Sin embargo, huyó y se radicó en el país europeo.

Cayó en España y cuando la noticia llegó a Mendoza desde la dependencia judicial gestionaron la repatriación. A fines de diciembre del 2020 fue traído y quedó alojado en el sistema penitenciario. La acusación en su contra está siendo investigada por la fiscal Cecilia Bignert, que avanza en la producción de pruebas.

La pandemia de coronavirus complicó el proceso de traslado del imputado por la paralización del tránsito aéreo en Europa. Por eso, se reactivó en octubre. El itinerario España-Buenos Aires-Mendoza culminó el 17 de diciembre en la pista del aeropuerto El Plumerillo, adonde el detenido bajó con escolta de las fuerzas federales y quedó a disposición de la Unidad Fiscal a cargo de la Investigación de Delitos Sexuales.

El otro hombre que repatriado estaba en el país limítrofe. Allá fue identificado y detenido y el 8 de septiembre fue entregado a autoridades argentinas en la frontera binacional. El traslado se concretó por vía terrestre.

Era policía. Nelson González, apodado Urraca, había huido en 2015 cuando la Suprema Corte de Justicia confirmó la condena a 14 años de cárcel por un asesinato mientras ejercía su función. Ocurrió en 2010 y ta víctima, de 16 años, fue identificada como Fabio Basualdo.

"Homicidio causado en exceso de la función pública y legítima defensa propia" fue la figura del Código Penal que le aplicó el Tribunal Penal Colegiado 1 de San Rafael en 2013. La condena también fue confirmada por la Corte nacional.

Dijo Roberto Stocco, titular de la Secretaría Judicial de la Corte para Asuntos Internacionales, "que la noticia de la fuga del condenado fue cursada a los organismos internacionales pertinentes. Finalmente, fue hallado y detenido en Chile. De inmediato se iniciaron los trámites de la extradición que culminaron de manera exitosa".

En el complejo aduanero Los Libertadores, límite entre Argentina y Chile, el condenado fue entregado por una comisión de la Interpol a autoridades judiciales y policiales de Mendoza. Ahora cumple la pena de prisión en la cárcel de Boulogne Sur Mer.