Jesús David Calderón Epifanio llevaba casi dos días sin atender el teléfono ni contestar mensajes. Ni siquiera los veía y eso fue llamativo. Por eso, el sábado 2 de enero, un cerrajero abrió la puerta del departamento 28 del piso 4 del edificio de Gutiérrez 650 de Ciudad. A pedido de la familia. Temían que algo malo hubiera ocurrido. Jamás imaginaron que Calderón, de 30 años, único habitante de esa vivienda, había sido asesinado y estaba atado tal como lo encontraron.

La última persona de la familia que habló con Calderón es la madre. Mónica Alejandra Epifanio, que vive en España.

Te puede interesar...

La comunicación se produjo el jueves 31 de diciembre. Eran aproximadamente las 15. Calderón volvía de su trabajo en una tienda de ropa para toda la familia y la mujer se aprestaba a despedir el inolvidable año 2020 cuatro horas antes que los habitantes de este lado del planeta.

Calderón interrumpió la conversación porque había llegado al edificio y estaba entrando al ascensor, adonde ya no habría señal de internet para seguir contactados por llamada de Whatsapp. Nunca más volvieron a hablar.

imagen.png
David Calderón Epifanio.

David Calderón Epifanio.

¿Para qué sirve este dato? Para iniciar una línea de tiempo que ayude a determinar cuándo fue asesinado Calderón. Hay otro dato importante. Posterior. Gente del edificio lo vio ingresar a su departamento.

¿Salió más tarde? Nadie volvió a verlo.

A Michelle Ampuero, hermana de Calderón por parte de madre, le había preocupado que él no atendiera sus llamados ni mensajes de Whatsapp entre las últimas horas del 2020 y el comienzo del año nuevo. Tampoco los del viernes 1 de enero. Por eso le pidió a una amiga, que vive en el centro, que fuera hasta Gutiérrez 650 y tocara el timbre para dar con Calderón. Pero nada.

Después, el cerrajero y la tragedia. Y el misterio, aun vigente.

La pesquisa

En el complejo habitacional ubicado sobre la vereda sur de calle Gutiérrez hay cámaras de seguridad. En el ingreso principal y en cada piso.

Se estima que a esta hora los investigadores deben estar revisando este material de videoseguridad, que seguramente registra la llegada de la víctima y revela si lo hacía en soledad o acompañada.

También ayudarán a develar si Calderón salió y volvió a entrar. Y a saber si alguien más entró y se retiró del lugar.

Los vecinos de Calderón dijeron no haber escuchado algo que llamara la atención a pesar de que los departamentos están muy cercanos entre sí. Ni gritos. Ni ruidos de golpes.

Sin embargo, a algunos les llamó la atención que Calderón, al regreso, no hubiera abierto las ventanas de la vivienda, que siempre mantenía abiertas cuando estaba presente, y más aún en temporada de mucho calor.

Andrea Lazo es la fiscal de Homicidios a cargo de la investigación.

Familiares y amigos marcharán este viernes a los tribunales para exigir respuestas concretas.