Sinergia familiar

Roberto y Roger Zaldivar, padre e hijo que juegan de memoria en la oftalmología y en la vida

Los une la pasión por la cirugía oftalmológica y cuando salen del quirófano comparten la playa, el rugby y el asado que hace Roger. Cómo sigue el linaje

En julio, la Sociedad Americana y Europea de Oftalmología los premiará por ser un padre y un hijo que comparten la misma pasión por la salud ocular y por los avances de esa especialidad. En Estados Unidos, Roberto Zaldivar y su hijo Roger vivirán un momento extraordinario, tanto como las vacaciones y los viajes juntos, el asadito familiar, el rugby o el sufrimiento por el Rojo de Avellaneda.

El ejercicio de la profesión y los viajes los distancian físicamente la mayoría del tiempo.

Robert (67) está en Mendoza, recién llegado de Estados Unidos. Roger, que cumplirá 40 en agosto, atiende a Diario UNO desde Buenos Aires. El Día del Padre es la excusa para conversar acerca de la relación entre un padre y un hijo que portan un apellido ilustre desde los tiempos de Roger padre, y que ellos engrandecen con el paso del tiempo hasta hacerlo famoso a nivel mundial.

Zaldivar Robert y Roger.jpeg
Roberto y Roger Zaldivar: marca registrada en oftalmología desde Mendoza al mundo y sinergia.

Roberto y Roger Zaldivar: marca registrada en oftalmología desde Mendoza al mundo y sinergia.

►TE PUEDE INTERESAR: Luis Battaglia, un arquitecto y escultor mendocino que combina proyectos de lujo con arte popular

Los Zaldivar lograron una sinergia primordial

Robert cuenta que compartir el ejercicio de la profesión con su hijo "es algo natural; tenía que pasar, como pasó conmigo respecto de mi padre porque las buenas experiencias se transmiten a los hijos que, en casos como los nuestros, decidimos abrazar la misma profesión: la oftalmología en nuestro caso".

Acerca de Robert y su hijo Roger hay una ventaja: la escasa diferencia de edad entre ambos -27 años- teniendo en cuenta que, en contraste, Robert aprendió e interactuó con un Roger padre que era 40 años mayor.

Son pocos en la familia: el matrimonio Robert-Estela Gaibazzi y los hijos Roger y Mercedes, que es menor, es abogada y trabaja en el Instituto Zaldivar de Buenos Aires.

A los Zaldivar les cuesta muchísimo hablar de temas ajenos a la oftalmología. Tanto es así que, muchas veces, las mujeres de la familia, Estela y Enriqueta -la esposa de Roger- les ponen en caja para integrarse al resto y compartir otras vivencias. "Nos cuesta apagar el tema profesional; somos muy apasionados", coinciden ellos.

"Con mi viejo jugamos de memoria. Hemos logrado una sinergia bárbara", dice Roger que, admite, viene zafando de la presbicia, ese bichito que empieza a picar a eso de los 40.

"Con mi hijo somos una dupla fuerte: hacemos cirugías en conjunto y compartimos desarrollos, logros y proyectos. Somos un gran equipo, junto con los profesionales que trabajan con nosotros en Mendoza y Buenos Aires", cuenta Robert en la previa del Día del Padre, mientras prepara materiales para una conferencia inminente.

Los hijos de Roger ya se van codeando con la profesión. A futuro, ¿quién sabe? ¿Seguirán la estirpe de oftalmólogos prestigiosos que iniciara Roger padre?

Los Zaldivar (2).jpeg
Cuando era pequeñito, Beltrán Zaldivar ya frecuentaba el Instituto para visitar al padre y al abuelo.

Cuando era pequeñito, Beltrán Zaldivar ya frecuentaba el Instituto para visitar al padre y al abuelo.

►TE PUEDE INTERESAR: Quién es el mendocino cuyo cortometraje con Inteligencia Artificial cautivó a Cannes

-¿Y el asadito dominguero, quién lo hace?

-Yo- dice Roger-. Mi viejo es medio reacio, así que me pongo al frente con alguna entrañita, un matambre de cerdo y costillas.

-¡Es cierto! Yo nunca aprendí a hacer asado y esa habilidad, por lo visto, dio un salto generacional porque mi padre era un gran asador- explica Robert.

-Hablemos de deportes...

-Nos gusta ir a la playa y esquiar; jugar tenis y ver rugby, especialmente Los Pumas y Seven. Somos hinchas de Independiente de Avellaneda pero a mí -cuenta Robert- me tocó disfrutar de la época dorada: las Copas Libertadores de los '70 -con Bertoni y Bochini- y los '80 -con el Bocha, Marangoni y Barberón y el Pato Pastoriza-. Mi hijo no tuvo esa fortuna, pero también sigue al Rojo y seguro que sufre un poco este presente futbolístico.

-También somos hinchas de la Lepra- agrega Roger en referencia a Independiente Rivadavia.

-¿Vacaciones en familia?

-Siempre. Somos muy familieros aunque seamos pocos -dice Robert-. Soy hijo único y con Estela tuvimos a Roger y Mercedes. La esposa de Roger, que es uruguaya, una familia numerosa: más de diez hermanos.

Zaldivar con nietos (2).jpeg
La playa reúne a los Zaldivar padre, hijo y nietos en vacaciones.

La playa reúne a los Zaldivar padre, hijo y nietos en vacaciones.

Roger Zaldivar convirtió a su padre en abuelo hace 3 años y medio, cuando nació Beltrán. Ese título se revalidó con la llegada de Rufina, que ya tiene un año y medio

Zaldivar con nietos (1).jpeg
El abuelo Robert con los nietos Rufina y Beltrán, hijos de Roger y Enriqueta.

El abuelo Robert con los nietos Rufina y Beltrán, hijos de Roger y Enriqueta.

►TE PUEDE INTERESAR: Desde el Himalaya, la mendocina Eve Bustos cuenta las peripecias de cocinar en clima extremo

-¿Cómo se complementan en la transmisión de conocimientos profesionales?

-Hoy los plazos se aceleran y se aprende más rápido porque hay más tecnología; se pueden hacer cosas que antes no. Hoy, el acceso a la información es horizontal, y eso es clave porque antes había que ir a los congresos y a veces, estando ahí, la élite de los médicos dificultaba acceder a ciertos conocimientos. Ya no, los webinars y las publicaciones elevan el nivel general de la profesión. Se puede hilar más fino y acceder a lo más serio y valioso con aval científico -dice Roger, que ya cumplió 13 años haciendo cirugías oculares.

"Con mi viejo es muy agradable trabajar pero nunca dejamos de tener la relación padre e hijo. Discutimos lo mejor para cada caso con respeto mutuo. Estamos en la etapa más linda de la relación, con madurez y aprendizaje" (Roger) "Con mi viejo es muy agradable trabajar pero nunca dejamos de tener la relación padre e hijo. Discutimos lo mejor para cada caso con respeto mutuo. Estamos en la etapa más linda de la relacion con madurez y aprendizaje"

-¿Cómo fue tu experiencia de trabajo con tu padre?- preguntó Diario UNO a Robert Zaldivar.

-Interesante pero diferente a estas vivencias con mi hijo. Acordate que mi padre era 40 años mayor que yo y él se estaba retirando. Aun así, cuando volví de Estados Unidos, en la época de Alfonsín, aceptó ideas e innovaciones. De hecho, el edificio del Instituto Zaldivar de calle Emilio Civit fue idea mía. Él era docente de la UNCuyo y vivía y pensaba la medicina de otra manera. El avance de las comunicaciones y de las tecnologías, que comenzó con Menem, nos permitió contactarnos con mucha gente de afuera para seguir aprendiendo.