Mendoza siempre ha sido una plaza fuerte para los deportes en el país, y siempre se ha tenido la presencia de algún deportista mendocino destacado en citas ecuménicas. En el caso del vóleibol, para este próximo Mundial a realizarse en Polonia y Eslovenia, entre el 26 de agosto y el 11 de septiembre, estará en el seleccionado nacional el central alvearense Agustín Loser, y representando al arbitraje, el godoycruceño Fabián Concia.

Fabián Concia tiene 54 años y 36 de árbitro. Su calidad arbitral lo ha llevado a ir subiendo niveles hasta llegar a lo máximo a nivel internacional, siendo convocado para el Mundial de Mayores Masculino de la Federación Internacional de Vóleibol (FIBV) a disputarse en forma conjunta en Polonia y Eslovenia

La selección argentina, que dirige Marcelo Méndez, y tiene a un jugador destacado como el central alvearense Agustín Loser, jugará el Grupo F en Ljubljana, donde se enfrentará a Irán (26 de agosto), Países Bajos (29 de agosto) y Egipto (31 de agosto). El equipo de Méndez viene de conquistar la histórica medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

► TE PUEDE INTERESAR: ANSES: fechas de pago con aumento y bono en septiembre 2022

fabian-concia-02.jpg
Es habitual la presencia en las distintas fechas de la Volleyball Nations League (VNL) de la FIVB en distintos escenarios del mundo.

Es habitual la presencia en las distintas fechas de la Volleyball Nations League (VNL) de la FIVB en distintos escenarios del mundo.

El mendocino Concia es el único árbitro argentino, y uno de los tres que representarán al vóleibol sudamericano en la cita ecuménica, junto a un juez de Brasil, Rogerio Espicalzky; y otro de Perú, Walter Vera. Fabián es figura conocida en los certámenes de la FIVB, ya que es habitual en los torneos como la VNL (Volleyball Nations League) y sus antecesoras World League (masculina) y Grand Prix (femenina). También ha dirigido en Mundiales de juveniles, pero esta será su primera vez en la máxima categoría, la de Mayores Masculinos.

La vida de Fabián está sumamente ligada al deporte de las redes altas, ya que se casó con una árbitra local, Alejandra Montivero, sus dos hijos, Candela (8) y Pedro (5), ya juegan mini vóleibol.

La historia de un destacado

Iniciando la charla informalmente, y hablando de la actualidad, surge la pregunta referida a cómo alguien se anima a dirigir como juez una partido, ante tanto malestar social, que llega a ofrecer episodios violentos en distintas actividades. "Los árbitros siempre estamos en la picota, en especial en estos tiempos tan alterados. Aumenta la nafta, no nos alcanza para nada la plata… y es toda parte del stress que todos cargamos. Entonces van a la cancha, y como a los árbitros de todos los deportes no se les enseña a contestar, y lo digo como instructor, sino que, por el contrario, se trata de mantener la calma, hacer silencio, no ser provocativo", dijo el destacado árbitro.

Sobre su decisión de comenzar a arbitrar, el nacido en Villa del Parque, detalló: "Me hice árbitro porque era tan malo jugando, que el mismo técnico me trajo un recorte de diario con la convocatoria de la Federación para los cursos de arbitraje. Después que terminé la secundaria, con un par de amigos fuimos a jugar al CEREDE N°2 de Godoy Cruz. Me invitaron porque era alto, aunque en la secundaria jugué, y realmente no era bueno (risas)".

"Entonces el profe Fernando Ferrer me trajo el recorte del diario y me dijo que mirara, que había un curso de árbitro en la Federación Mendocina (de Vóleibol), y por ahí me interesaba. Fui a inscribirme, y cuando dije la edad, 17, me sacaron corriendo, era para mayores de 18. Un año después -1986- me trajo el profe de nuevo el recorte del diario, me volví a presentar, y pude hacer el curso de árbitro provincial con Daniel Nonni", continuó.

fabian-concia-enrique-castillo (1).jpg
Fabián junto a su mentor, Enrique Castillo, recientemente desaparecido e impulsor de una escuela de arbitraje que le da a Mendoza un sello de calidad.

Fabián junto a su mentor, Enrique Castillo, recientemente desaparecido e impulsor de una escuela de arbitraje que le da a Mendoza un sello de calidad.

Realizar el curso le ayudó a ver el volley desde otra óptica, y descubrió que era su vocación impartir justicia en un deporte tan técnico. "Después de dos años de haber estado en el vóley, jugando en el CEREDE, el curso no me resultó difícil para nada, tenía bien asimiladas las reglas, y de ahí fui estudiando y creciendo. En el año 1990 hice el curso de árbitro nacional con el Chueco Luis Salazar, en San Juan. Desde el año 1992 empecé a dirigir la Liga B (nacionales) de aquel momento".

"El vóleibol es un deporte de los que más evoluciona, y es considerado uno de los más versátiles, ya que, por ejemplo, antes de este Mundial de Eslovenia y Polonia, en Ljubljana, se están jugando partidos en un río, adentro del agua. Se puede jugar sobre pasto, arena o nieve, y ahora sobre el agua" "El vóleibol es un deporte de los que más evoluciona, y es considerado uno de los más versátiles, ya que, por ejemplo, antes de este Mundial de Eslovenia y Polonia, en Ljubljana, se están jugando partidos en un río, adentro del agua. Se puede jugar sobre pasto, arena o nieve, y ahora sobre el agua"

Pronto Concia se destacó desde la silla de árbitro, y comenzó el ascenso. "Luego ya entré en la Liga Nacional, me convertí en el instructor de arbitraje de Mendoza, siempre bajo el ala de mi “padre” en el arbitraje, El Negro Enrique Castillo. Cuando me llegaban estas designaciones, se lo comentaba a él, y siempre me aconsejaba. Yo he sido un poco como la continuidad de su trabajo".

Consultado sobre la falta de correlación entre el nivel arbitral y el nivel de juego de nuestra provincia, sin presencia en la élite nacional, analizó: "Hay un problema con el nivel de jugadores. Una vez, durante un campeonato argentino juvenil que se hizo acá (Mendoza), donde les fue muy bien a nuestras chicas, le comento a un dirigente nacional que con estas jugadoras, Mendoza tiene mucho futuro. Él me respondió: “Mendoza tiene volumen de jugadoras en esta categoría. Después cuando van creciendo, se desaparecen".

"Esto pasa porque se dedican a estudiar, o a trabajar. Yo pienso, ¿Cuántos Agustín Loser tenemos? – Es como el caso de Messi, que, si no hubiese triunfado en el fútbol, hoy sería abogado o profesional de la medicina. Son chicos que vienen de clase media, y su objetivo no es jugar al vóley, sino estudiar y ser un profesional", sentenció.

fabian-concia-familia.jpg
Diversión en familia. Fabián posa con su esposa Alejandra Montivero, también jueza de vóleibol, y sus hijos Candela y Pedro.

Diversión en familia. Fabián posa con su esposa Alejandra Montivero, también jueza de vóleibol, y sus hijos Candela y Pedro.

Reconocimiento a nuestro arbitraje

"En el arbitraje, tenemos la suerte de ser reconocidos por la calidad de nuestra escuela. El otro día me contó una chica que fue a arbitrar un torneo nacional, que el coordinador que los recibió en Chapadmalal, mencionó reconociendo que “acá están los de Mendoza, de la escuela de Fabián”, lo cual, me dio mucho pudor, pero también orgullo. Me dio en el corazón", dijo Concia.

Es conocido el estilo pragmático y rígido de Fabián, y así lo defiende. "Yo soy un estudioso de esto, de las reglas de juego y de las mecánicas de arbitrar. Por eso, a veces, hablando de otros temas que no son arbitraje, como por ejemplo política, no puedo transar, no me puedo salir del pensamiento de árbitro, y tengo discusiones muy fuertes con otros dirigentes. Esa era la escuela del Enrique (Castillo), y a veces en las reuniones de la Federación (Mendocina), me señalan y dicen, él es árbitro, no como otros que “sacan partidos”, lo cual también me pone incómodo, pero lleno de orgullo".

Lo que iniciaron Obdulio Piantino, Luis Salazar, Elvio Santiago, o los Castillo, tiene raíces y también frutos: "Gracias a Dios este trabajo y este estilo, tiene continuadores. Ya tenemos en la Liga a Fernando Montivero, o el Pepe José Moreno, una gran esperanza. Este es un muchacho que vino de muy joven a estudiar Educación Física de Nueva Galia (San Luis). También están las chicas, como Jessica Loayza, agregada también en la Liga, o Gaby Vázquez, que se ha ido para el lado del beach volley, y ya da cursos a nivel nacional de esta modalidad", destacó el árbitro que ya viajó a Europa este martes para la disputa del Mundial.

"Para nosotros los árbitros, ir a un Mundial de mayores masculino, es el sueño del pibe, el tope de nuestra carrera", concluyó Fabián Concia.

Te puede interesar: Grandes expectativas para el turismo en Mendoza: en septiembre se espera un boom de chilenos

Temas relacionados: