"En la escuela, convivimos con la pobreza y con lo que la pobreza genera. Estamos preparadas, vemos muchas cosas. Lo que nunca habíamos visto, hasta ahora, es que una alumna llorara de hambre. Nos pasó después del fin de semana largo. Una niña de doce años llegó llorando a la escuela porque no comió nada en todo el fin de semana. Pero nada, de nada. Ni un té". Quien cuenta esto, es una docente de una escuela especial de Godoy Cruz, que no quiso revelar sus datos personales, para que no se estigmatice a sus alumnos.

Te puede interesar: San Cayetano, la peligrosa favela mendocina que invade la ruta a El Challao

Lo que cuenta es la encarnación de los datos del Barómetro de la Deuda Social de la Argentina, que gestiona la Universidad Católica Argentina (UCA), que se difundieron este lunes.

Estos datos indican que Mendoza es una de la provincias con mayor cantidad de niños pobres. La afirmación guarda muchas y durísimas historias detrás y requiere de análisis.

Más casos

En esa misma institución, la educadora recibe a niños cuyas madres han dado a luz hace poco tiempo, y se las nota mal o subalimentadas. Por lo tanto, los niños también nacen desnutridos. "Nosotras -por las maestras- ya lo sabemos, porque lo hemos vivido antes. Dentro de tres años, vamos a tener en la escuela especial a esos bebés desnutridos, que también van a presentar una discapacidad intelectual".

Ésta y otras situaciones son el reflejo del informe de la UCA, que no sólo muestra datos económicos, sino privación del ejercicio de derechos.

"Hay una gran confusión sobre lo que significa ser pobres. Muchas personas de clase media suponen que ser pobres es no poder llamar a un delivery. Ser pobres es que dos chicos de la misma familia tengan que ir a la escuela a turnos diferentes, porque nada más hay un par de zapatillas".  "Hay una gran confusión sobre lo que significa ser pobres. Muchas personas de clase media suponen que ser pobres es no poder llamar a un delivery. Ser pobres es que dos chicos de la misma familia tengan que ir a la escuela a turnos diferentes, porque nada más hay un par de zapatillas". 

Mónica CoronadoPsicopedagoga

Vulneración de Derechos

Para el sociólogo Juan Carlos Aguiló, este informe es importante porque además de destacar los datos económicos también se destaca que la pobreza en los niños se encarna en la vulneración del ejercicio de derechos. En Algunos casos, educativos, en otros de salud, y también afectivos. 

La psicopedagoga destacó que así como la mala alimentación provoca que los niños padezcan de falta de concentración, que se muestren aletargados en la escuela, la pobreza también deteriora los lazos familiares y sociales. 

"Tres consecuencias del incremento de infancias pobres son el aumento del ausentismo, problemas de aprendizaje por falta de recursos (útiles escolares) y bajo rendimiento por problemas nutricionales. A esto hay que agregarle la vergüenza de ir a la escuela sin poder bañarse, o con la misma ropa una semana y de no tener lugar o mesa donde hacer las tareas". "Tres consecuencias del incremento de infancias pobres son el aumento del ausentismo, problemas de aprendizaje por falta de recursos (útiles escolares) y bajo rendimiento por problemas nutricionales. A esto hay que agregarle la vergüenza de ir a la escuela sin poder bañarse, o con la misma ropa una semana y de no tener lugar o mesa donde hacer las tareas".

Mónica CoronadoPsicopedagoga

Temas relacionados: