Diario Uno Sociedad Ola de frío
En detalle

Ola de frío: qué recomienda la DGE para ventilar sin helar el aula

La DGE elaboró un protocolo que explica cómo ventilar el aula para evitar contagios por Covid y que sirve ante la llegada de la ola de frío

Las primeros días de frío intenso en la provincia plantean el desafío de mantener los espacios ventilados para evitar contagios por Covid-19, y al mismo tiempo, evitar que la ola de frío impacte demasiado en los espacios cerrados. En las escuelas el reto es mayor aún. Por eso, la DGE elaboró un protocolo donde explica cómo ventilar el aula sin que baje demasiado la temperatura en su interior, pero garantizando la circulación de aire.

La DGE dio a conocer un amplio protocolo de manejo de casos sospechosos y confirmados de Covid-19 en las escuelas, con el fin de promover una presencialidad cuidada en los establecimientos educativos de la provincia y disminuir las posibilidades de contagio. En el documento hay un anexo donde se detallan las técnicas de ventilación que deben realizarse en las aulas, salas de maestros y espacios comunes, para evitar las posibilidades de contagio.

Seguir leyendo

Si bien el protocolo se elaboró al inicio del ciclo lectivo de este año, y se actualizó recientemente, el punto de la ventilación de las aulas adquiere especial relevancia a partir del inicio de los días muy fríos, donde las máximas no alcanzan los 10 grados.

Es importante repasar qué dice el protocolo respecto a cómo se puede ventilar un aula para producir movimiento del aire que respiran docentes y alumnos sin necesidad de abrir las ventanas totalmente cosa que -con las bajas temperaturas- produce serios inconvenientes.

Ventilación cruzada

En el protocolo se destacan dos aspectos fundamentales, por un lado alientan a hacer ventilación cruzada, es decir abrir dos lados diferentes del aula, por ejemplo una puerta y una ventana, para favorecer el movimiento del aire. Siempre es preferible buscar la forma de que el aire circule.

El otro punto que plantea el protocolo es cuánto hay que abrir las ventanas. Para una correcta ventilación basta con tener las ventanas abierta 5 centímetros y no hace falta más que eso.

Los especialistas también avalan estos consejos y sostienen que mientras las ventanas estén abiertas unos pocos centímetros en forma permanente es suficiente para garantizar la renovación del aire.

El punto 10 del anexo 2 del documento de 25 páginas se detalla:

  • La ventilación natural es la opción preferente.
  • Se recomienda ventilación cruzada, si es posible de forma permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio. Es más recomendable repartir los puntos de apertura de puertas y ventanas que concentrar la apertura en un solo punto.
  • Idealmente ventilar de manera permanente.
  • Es mejor la ventilación continua que la intermitente (como sería, por ejemplo, abrir 5 minutos cada hora). En escenarios de bajas temperaturas, para una correcta ventilación, mantener abiertas las ventanas como mínimo de 5 centímetros de manera constante.
  • Si la ventilación natural no es suficiente, se puede utilizar ventilación forzada (mecánica), debiendo aumentarse el suministro de aire exterior y disminuir la fracción de aire recirculado al máximo, con el fin de obtener una adecuada renovación de aire.

Científicos del Conicet también avalan estos consejos y explican que también se pueden prender las estufar para equilibrar la temperatura del ambiente.

Calefaccionar los ambientes no implica mayor riesgo para el contagio de Covid-19 mientras el espacio cuente con ventilación permanente y cruzada, aseguraron los especialistas, e insistieron en que el mejor modo de confirmar si la renovación de aire es la adecuada es con la medición del dióxido de carbono (CO2).

Jorge Aliaga, físico e investigador del Conicet explicó días atrás a Radio Nihuil, que si el ambiente está bien ventilado se puede prender la estufa sin problema. El especialista dijo: "Lo importante es ventilar, siempre, porque al reemplazar aire interior por aire exterior, si la ventilación es adecuada, la concentración de aerosoles se reduce rápidamente por dilución", precisó.

Temas relacionados: