Embed      

El aceite de oliva siempre fue un producto emblemático de nuestra provincia, junto con el vino. Pese a tener épocas de esplendor y de bajas en cuanto al cultivo de la oliva, gracias a la conjunción entre la inmejorable materia prima, y el trabajo de grandes profesionales como Gabriel Guardia, la marca Laur, de Maipú alcanzó este año el cuarto puesto del ranking mundial de la AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra), superando el octavo puesto logrado en 2018.

 Embed      

Te puede interesar: Predicciones. Cómo le irá a cada signo del zodiaco en noviembre de 2019

La Olívicola Laur, propiedad de la familia Millán ha alcanzado los más altos estándares como para posicionarse entre los mejores del mundo, compitiendo con España, Portugal o Italia en lo más alto. En 2018 fue noticia que se había alcanzado el octavo puesto, y en la empresa que está en Maipú, no se durmieron en los laureles, si no que los reverdecieron e hicieron crecer.

Ya estar octavos era muchísimo, entonces durante todo este año laburamos para mantenernos. Cuando me llega la notificación oficial, comienzo a ver, abro la tabla y me voy para el ocho, y veo que el ocho estaba ocupado, entro a ver para arriba, y nos vemos en el cuatro. La verdad que no lo podía creer", confesó el responsable de la excelencia del aceite, Gabriel Guardia, gerente de producción de Laur, sobre el momento en que se enteró de la distinción, en una entrevista realizada por Radio Nihuil para el programa Primeras Voces, que conduce Andrés Gabrielli.

¿Qué es el AOVE?

Para saber cual es la importancia de la entidad que publica el escalafón de los mejores aceites de oliva del mundo, el propio Guardia explicó: "El ranking lo elabora una conjunción de periodistas especializados en aceite de oliva, donde todo está centralizado en España, que son los que tienen más desarrollada la industria", dijo el egresado de la Facultad de Enología Don Bosco, que agregó: "España ocupa, en cantidad el 60% del mercado mundial. Italia es "marca", por eso tiene una producción importante. Pero España tiene todo: la recuperación de los alpechines (mezcla del agua usada para lavar las aceitunas y el agua de las propias aceitunas); los distintos tipos de aceites; y está el Instituto de la Grasa de Sevilla, que es una institución que está en permanente investigación para desarrollar la industria", aclaró. 

Para cerrar la presentación del AOVE, Guardia expresó: "Ellos arman el ranking, pero no son todos españoles, sino que hay (especialistas) de distintas partes del mundo, donde toman los concursos avalados por el ranking, que son los más serios. Se fijan marca por marca, empresa por empresa, para ver cómo te fue en todos esos concursos, sacan los puntos y los suman".

 Embed      

La materia prima, algo para cuidar

hablar sobre el cultivo del olivo, es algo que le provoca una mezcla de dolor y bronca a Guardia, debido a la reducción sistemática de las área de cultivo, que pasan a ser elegantes emprendimientos urbanísticos. "Históricamente Mendoza tiene unas materias primas excelentes, en todo, y en el aceite de oliva no es la excepción. Nuestra tierra, nuestro clima, nuestra gente, todo hace que tengamos excelencia en muchos productos. Nosotros tenemos un diferencial muy alto en la calidad del aceite de oliva de Mendoza, e incluso en el Sur de San Juan", expuso.

"Esto es como un grito desesperado que hago hacia nuestros gobernantes, y es que vean el ejemplo de San Juan. Lo bien que han hecho las cosas incentivando a los inversores a que inviertan en la aceituna y han hecho excelentemente bien las cosas" "Esto es como un grito desesperado que hago hacia nuestros gobernantes, y es que vean el ejemplo de San Juan. Lo bien que han hecho las cosas incentivando a los inversores a que inviertan en la aceituna y han hecho excelentemente bien las cosas"

Gabriel Guardia, gerente de producción de Laur

 Embed      

Más allá de los premios y los altos niveles de calidad que se han logrado, el especialista sabe que hay un eslabón débil en la cadena productiva y lo expresó así: "Hay un problema fundamental, es que nos estamos quedando sin aceitunas. Mendoza no lo ve, como no ha visto un montón de otras cosas" advirtió principalmente a los gobernantes, para que generen políticas de fomento para una producto tan noble y tradicional de nuestra tierra.

"No existe –siempre digo lo mismo- una economía que tenga como uno de sus pies a la olivicultura, y que le haya ido mal. Encima ahora, que el consumo sano va para adelante, la gente busca los productos como el aceite de oliva, porque ya está probado lo que significa consumir aceite de oliva para la salud", finalizó Gabriel Guardia, el Muñeco Gallardo de los Aceites de Oliva, como lo tituló Andrés Gabrielli, al iniciar la entrevista radial.

Temas relacionados: