Tristeza

"Me decía mamá me muero": la historia de Franco, el ángel que murió por salvar a un perro

Franco Pokrajac murió este sábado cuando se tiró al canal Cacique Guaymallén para salvar a un perro. Su madre no pudo rescatar al joven amante de los animales

Por UNO

(Editado por Daniel Calivares) Franco Pokrajac tenía 20 años. Murió intentando salvar un perro que había caído a un canal. Fue el sábado pasado a las 17. A esa hora, en la casa de Franco, sus cuatro perros se agrupaban y comenzaban a aullar. La familia de Franco, salvo la madre que estaba con él, aún no sabían lo que había ocurrido pero sus animales, al parecer, ya lo presentían.

Franco colaboraba con la ONG Misión Animal. Amaba a cada animal y dedicaba parte de sus días a ayudarlos. Incluso en su casa hay cuatro mascotas.

Seguir leyendo

El sábado pasado, él y su madre circulaban por calle Almirante Brown cuando observaron a una pareja pidiendo auxilio. Franco le pidió a su madre detenerse para ver qué era lo que estaba pasando.

La pareja se encontraba en el borde del canal Cacique Guaymallén. Su perro se había caído y no podían rescatarlo. Franco no lo dudó y se tiró. No era la primera vez lo que hacía.

"Se tiró al agua con el corazón, no pensó, no midió consecuencias. Salió corriendo como una flecha y yo detrás. Se largó al agua y yo atrás. No pude salvarlo. Cuando llegué a él, ya se había hundido", explicó Betina Malovini, la madre del chico.

Franco Pokrajac, el joven que murió ahogado por salvar a un perro.jpg
Franco Pokrajac, el joven que murió por salvar a un perro que había caído a un canal

Franco Pokrajac, el joven que murió por salvar a un perro que había caído a un canal

"Cuando vio que no podía salir, me decía ´mamá me muero`. Después comenzó a llegar gente pero ya era tarde", dijo entre lágrimas a canal 9.

A pesar de la desgracia, Betina y Gastón, el padre de Franco, siguen enseñando solidaridad.

"Mi hijo del alma no pudo salir pero esto nos tiene que dejar una enseñanza a todos y ser solidario, sin importan con quién", dijo Betina y le dio la razón a todos los que calificaron a Franco de "ángel".

"Muchas veces volvía sin zapatillas porque las había regalado. Ya había rescatado tres perros grandes pero esta vez no le salió. Estaba solo, había mucha agua", recuerda y explica Gastón y agrega: "Hay que ser más bondadoso y dar lo que uno tiene y ayudar al prójimo, algo que no vemos hoy. Hay que ayudar al que lo necesite".

Era tal el amor de Franco por los animales y como los animales lo querían a él, que él dio su vida tratando de salvar a uno. Horas después, cuando el cortejo lo llevaba, los mismos perros que él cuidaba aparecieron en la esquina de la sala velatoria. Ellos también fueron a despedirlo, sin que nadie los llevara, acudieron a darle su propio adiós a su ángel de la guarda, a Franco.