Diario Uno Sociedad pelirrojos
Reunión

Los pelirrojos tuvieron su festejo en Mendoza

Este sábado, los pelirrojos tuvieron su encuentro en la provincia de Mendoza. Con la idea de divertirse, se conocieron y disfrutaron de varias horas juntos

Por UNO

Los pelirrojos estuvieron de fiesta en Mendoza. El "Pelirrojos Club", que reúne a unso 25.000 argentinos organizó una serie de reuniones para este fin de semana en Mendoza con la idea de conocerse y disfrutar un rato de diversión.

La primera parte del encuentro tuvo lugar este sábado en la plaza Independencia y continuó este domingo. "La idea es conocerse, presumir la provincia, me fascinó y están todos encantados", explicó Cristian Millanes, de "Pelirrojos Club Mendoza".

La primera parte del encuentro fue este sábado en Plaza Independencia y luego, entre cervezas y otros tragos, una veintena de pelirrojos contaron sus anécdotas.

Desde la cuenta de Instagram de Pelirrojos Club, los miembros mostraron en sus historias algunas imágenes del encuentro.

Embed

Vivir siendo pelirrojo

Ser pelirrojo, para algunos es algo normal. A otros les pesa. Aún hoy, hay personas que se dividen entre supersticiosos y "graciosos", que cuando ven una persona colorada, se tocan una parte del cuerpo, sin comprender lo que eso puede llegar a afectar al otro.

"Amo mi particularidad de pelirrojo, es algo que adoro y atesoro", dijo Cristian Millanes, de 37 años, que está terminando la Licenciatura en Enología. Manifestó que el tema de la discriminación es permanente, pero que le resta importancia. "No me siento discriminado, hay gente que sí le afecta", sentenció.

Por su parte, Vanesa Fornés (30) estudiando de Fonoaudiología, contó a Diario UNO que se unió al club porque una vez vio en la televisión una reunión y se comunicó con el fundador (Omar Fornataro) para formar parte. "A mí me encanta ser pelirroja, yo crecí con dos hermanos pelirrojos" y por eso le fue más fácil.

"No creo que los pelirrojos sufran por ser pelirrojos, sino por las burlas que uno recibe por ser el diferente en un lugar", dijo Fornés y agregó que la idea del grupo es hacer lo contrario, ver que hay otras personas pelirrojas y que se puede amigar consigo mismos. "Para que los niños y adolescentes vean y se gusten a sí mismos porque no son los únicos y no está mal ser diferentes", cerró.

La idea de unir a los pelirrojos fue tras un mensaje alarmante de que en 150 años ya no existirían. Primero fue a través de correos electrónicos. Con las redes sociales fue mucho más fácil y en el 2013 tuvieron su primera reunión en Argentina. La idea después cruzó fronteras. Finalmente, se desmintió su extinción pero las reuniones resultaron ser divertidas y quedaron.