(Editado por Raúl Adriazola) Buscando ofrecer la mejor calidad educativa que permita el actual contexto de la pandemia de Covid que azota al mundo, y tratando de minimizar la cantidad de horas de clases virtuales, desde la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) trabajaron sobre el concepto "presencialidad inteligente". Mediante una resolución se apunta al retorno a las actividades académicas y administrativas en los establecimientos, y que la virtualidad se plantee solo en casos pertinentes. La instancia se ve alentada por los cambios en los parámetros epidemiológicos y el gran alcance del plan de vacunación.

Seguir leyendo

En una entrevista realizada por Carina Scandura y Carlos Hernández en el programa Mediodía, que se emite por Radio Nihuil, Ismael Farrando, secretario de Relaciones Institucionales, Asuntos Legales, Administración y Planificación de la UNCuyo explicó cuáles son los alcances y el espíritu de la normativa.

examen-uncuyo (2).jpg
Clases presenciales en la UNCuyo. En la casa de estudios instrumentaron medidas para favorecer el retorno paulatino a la presencialidad. Según la Resolución 1850, se da libertad a los directivos de cada establecimiento, ya sea primario, secundario o universitario, para manejar el porcentaje de alumnos, dependiendo de factores como el de la cantidad de alumnos permitida por metro cúbico.

Clases presenciales en la UNCuyo. En la casa de estudios instrumentaron medidas para favorecer el retorno paulatino a la presencialidad. Según la Resolución 1850, se da libertad a los directivos de cada establecimiento, ya sea primario, secundario o universitario, para manejar el porcentaje de alumnos, dependiendo de factores como el de la cantidad de alumnos permitida por metro cúbico.

"Nosotros hemos tratado de llevar esto a cabo y se ha sacado durante el receso una Resolución, la 1850, para tratar de encausar la presencialidad a estas nuevas condiciones. Nosotros teníamos normas el año pasado, y hay cosas nuevas que han ocurrido, afortunadamente", dijo Farrando, que agregó: "Está el tema de la vacunación, que no estaba en resolución del año pasado, y ha habido un avance en la universidad con unos convenios hechos con el gobierno de la provincia, y se ha vacunado casi todo el personal, salvo el que por alguna cuestión personal no haya querido vacunarse".

Presencialidad inteligente

El secretario de la casa de estudios, que además de las facultades universitarias tiene colegios primarios y secundarios, habló de la nueva normativa: "Nosotros hemos trabajado en este sentido: hay un nuevo concepto, que es la presencialidad inteligente, del siglo XXI. No podríamos venir a la presencialidad plena que teníamos antes, con las aulas llenas, porque no es factible. Hay que mantener el distanciamiento de 1 metro y medio, mantener la cubicación, y las aulas deben tener una cierta ventilación. Mientras hay distanciamiento social, tenemos que cumplir unas normas mínimas", detalló Farrando.

Luego sumó que "respecto a la presencialidad inteligente, sabemos que hay circunstancias o actividades en las cuales no es necesaria la presencia. En los chicos sí. Con la resolución se ha tenido en cuenta todo lo que ha dicho Unicef y la Sociedad Argentina de Pediatría, sobre la necesidad, no solo cognitiva específica de los conocimientos, sino en la parte afectiva".

Sobre la cantidad de alumnos que podrán concurrir a clases presenciales, el secretario indicó: "No se puede hacer una sola norma rígida para todos, de acuerdo a las particularidades de cada establecimiento, o a las edades de los alumnos, y por ello se les ha dado libertad a las autoridades de cada colegio o facultad de evaluar qué grado de presencialidad máximo tendrá cada uno, algo informado también a los padres. Se va a tratar de ir aumentando el porcentaje de presencialidad a medida que la pandemia lo permita, y buscando que las cosas esenciales, como prácticas profesionales o exámenes finales, sean presenciales", señaló, y agregó: "Los límites de las burbujas se mantienen, no hay ninguna disposición que autorice cambiarlas, pero la idea es ir hasta el 50% del personal, que es algo autorizado por acuerdos paritarios".

En casos particulares, donde algún alumno tiene un impedimento por cuestiones de salud –pacientes de riesgo-, Farrando aclaró: "No se lo puede obligar a cumplir la presencia física, respetando su individualidad y el estado de derecho. Si tiene sus razones médicas y los certificados correspondientes, podrá seguir en la virtualidad, y nosotros tenemos la obligación, y estamos preparados para darle la atención en su casa, y que esa persona siga monitoreada desde su hogar".

Para cerrar, el secretario de Relaciones Institucionales de la UNCuyo expresó: "Tenemos una gran riqueza en la Universidad de Cuyo, una banda etaria que va desde los 4 hasta cerca de los 26 o 28 años, ya que tenemos además las escuelas primarias y las secundarias. Nosotros hemos puesto el énfasis en la mayor cantidad posible de presencialidad en todos los colegios secundarios, que tienen 6.000 chicos", concluyó Ismael Farrando.