Ocurrió acá nomás, en la Cuarta Sección de Ciudad, cerca del centro. Una sucursal del mismísimo infierno que funcionó durante casi 30 años hasta que Cecilia juntó coraje y salió a la calle sin mirar atrás. Corría enero de 2009.

Ya lo había decidido tras años de soledad e impotencia. Contaría su historia de sometimiento y terror a las autoridades. Alguien debía escucharla y actuar en consecuencia: ayudarla y poner fin a su calvario dando intervención a la Justicia Penal.

Cecilia lo tenía claro gracias a un asesoramiento: su padre, Armando Lucero, debía pagar con la cárcel haberla sometido sexualmente desde los 7 años, durante varios años, a tal punto de haberla embarazado 7 veces -por primera vez a los 15 años- y que sus 7 hijos fueran, además, hijos de su propio padre.

Caso Chacal de la Cuarta (2).jpg
Lucero, el Chacal de la Cuarta, en los Tribunales. Murió sin ser juzgado.

Lucero, el Chacal de la Cuarta, en los Tribunales. Murió sin ser juzgado.

Ricardo Puga, periodista y por entonces legislador de la Comisión de Derechos y Garantías, fue uno de los primeros en recibir información sensible sobre el caso del Chacal de la Cuarta.

El relato minucioso de la víctima también puso en escena a una protagonista clave para que los hechos delictivos se concretaran: Norma Ortubia, la madre de Cecilia y esposa de Lucero, quien fue descripta como la persona que "cerraba la puerta y listo". Encubrimiento cuanto menos, aunque esa calificación legal se agravaría con el curso de la investigación.

TE PUEDE INTERESAR: Porkis, el único cine de películas XXX que sobrevivió a las videocasetteras y a internet

La captura del Chacal de la Cuarta

Semanas después, personal policial y judicial ingresaron a esa sucursal del mismísimo infierno y encontraron a Armando Lucero reinando en sus dominios. Flaco, el pelo blanco revuelto, mal dormido y con el pucho al alcance de los labios. Una tos de ultratumba completó el tétrico panorama.

Cuando lo sacaron de la casa en calidad de detenido, afuera, la calle se había vuelto epicentro de las miradas públicas. La presencia del móvil policial estacionado de culata contra el portón llamó la atención de algunos. Para otros fue sorpresa. Para Cecilia, el merecido alivio. La Justicia que comenzaba a asomar.

La pesquisa judicial recabó más declaraciones de la víctima y más horror. Dijo que el padre abusaba de ella desde pequeña, que dio a luz a su primer hijo poco después de cumplir los 15 años y que la madre había elegido los nombres que llevarían cada uno de los 7 hijos gestados en contexto de violación.

El Chacal de la Cuarta fue procesado con prisión preventiva y un cuadro respiratorio grave obligó a internarlo en el Hospital Central. A la par, curiosamente, la situación procesal de Norma Ortubia no avanzaba ni un milímetro. Para muchos, la explicación estaba en su condición de notificadora del Poder Judicial. Un paraguas protector. Los hechos y el paso del tiempo confirmaron aquella teoría.

Lucero falleció repentinamente. La noticia trascendió Mendoza y se reinstaló a nivel país: el Chacal de la Cuarta había muerto sin pagar por tanto daño cometido. Las expectativas de Cecilia se desplomaron: muerto el imputado, caso cerrado. Sí. Pero sólo respecto de Lucero. Habría más. Pero no todavía. Porque Cecilia denunciaría a la madre en 2018 ya que la Justicia nunca la consideró cómplice del Chacal.

El final del calvario

Debieron pasar 11 años para que la madre de Cecilia fuera detenida por haber sido cómplice de su esposo en las violaciones de su propia hija. Y otra vez, como en 2009, la Policía y la Justicia golpearon la puerta de aquella sucursal del infierno. Ahora, la que subía a un patrullero era Ortubia.

El Chacal de la Cuarta-Norma Ortubia.jpeg
Norma Ortubia, la esposa del Chacal de la Cuarta, fue condenada a 10 años de cárcel por haber sido cómplice de los abusos en perjuicio de su hija.

Norma Ortubia, la esposa del Chacal de la Cuarta, fue condenada a 10 años de cárcel por haber sido cómplice de los abusos en perjuicio de su hija.

El caso quedó en manos del fiscal Gustavo Stroppiana (Delitos Sexuales). A esa altura de los acontecimientos, Cecilia ya tenía respaldo legal y se mostraba más segura de sí misma y convencida de que no debía mirar al pasado nunca más.

En 2021, plena pandemia de coronavirus, el fiscal y la defensa de Ortubia pactaron una condena en juicio abreviado.

El juez Juan Manuel Pina validó el acuerdo: diez años de prisión para Norma Ortubia por haber colaborado para que el Chacal abusara de su propia hija durante 29 años.

Hoy Cecilia Lucero tiene 50 años.

TE PUEDE INTERESAR: El jardinero y la maestra, una mujer buena

Temas relacionados: