Diario Uno > Sociedad > ventilación

La investigación que respalda la ventilación en los micros

Una investigación realizada por dos científicos muestran en un video la propagación de un estornudo en un micro y cómo se puede neutralizar con la ventilación

Mientras los usuarios del servicio de transporte de pasajeros cuestionan el protocolo que establece que una ventana de los micros, contraria a la puerta, deberá permanecer abierta durante todo el viaje, un estudio realizado por dos especialistas santafesinos demuestra cómo se propaga un estornudo dentro de una unidad, lo que generaría contagios de Covid-19. En este tipo de estudios, cabe destacar una palabra clave que es aerosoles, la que se refiere a pequeñas gotas respiratorias que son exhaladas al aire, y que en caso de provenir de un enfermo, esto sería un vector de contagio dentro de un ambiente cerrado. De ahí se destacó la misión preventiva de la ventilación de ambientes cerrados y la importancia del uso de tapabocas.

En el programa de Radio Nihuil Primera Voces, dialogaron con Damián Ramajo, doctor en ingeniería, investigador independiente del Conicet y docente de la Universidad Nacional del Litoral, quien junto a Santiago Corzo le dieron forma a simulaciones que reproducen diferentes escenarios dentro de un colectivo y la circulación del coronavirus, lo que sirve para graficar y hacer visible el peligro de la falta de ventilación en una habitáculo repleto de personas.

Estudio de propagación de patógenos- Simulación de un pasajero estornudando.

Respecto al modo científico de llegar a realizar el video, Ramajo dijo: “Tuvimos que consultar mucha bibliografía y empaparnos bien para hacer este tipo de simulaciones; qué parámetros introducir, como la distribución de tamaños de gotas en las distintas situaciones como estornudo, tos, al hablar o respirar. Sólo de leer esta bibliografía, llegamos a conclusiones muy simples: el uso del barbijo, en general, incluso el más improvisado va a tener una eficiencia de retener hasta un 50% de las partículas, pero además tendrá una eficiencia del 30% en retener las que yo estoy inhalando, o sea que es un doble beneficio", explicó el científico.

El concepto de aerosoles como vector de contagio

"El otro tema es el habla; esto genera en un orden de entre un 1 o 2, hasta 50 aerosoles –partículas muy pequeñas de cerca de 1 micrón- que quedan suspendidas en el aire durante horas. Por eso es fundamental la ventilación. Si yo no ventilo, eso queda en el ambiente, y la persona que es susceptible de contagiarse lo va a ir respirando, y cuando la cantidad de aerosoles respirados llegue a un nivel umbral, que los especialistas definen entre 50, 100 y 200 aerosoles, es probable que se produzca el contagio", detalló Ramajo.

“Una persona hablando, puede llegar a emitir unos 20 o 30 aerosoles por segundo. Si nosotros consideramos que otro se va a contagiar si aspira 100, estamos diciendo que en un minuto estamos produciendo la cantidad necesaria de aerosoles para enfermarse” “Una persona hablando, puede llegar a emitir unos 20 o 30 aerosoles por segundo. Si nosotros consideramos que otro se va a contagiar si aspira 100, estamos diciendo que en un minuto estamos produciendo la cantidad necesaria de aerosoles para enfermarse”

Planteándose el tema de llamaba la atención que este concepto no se hubiera usado antes dentro de la pandemia que comenzó el año pasado, el científico del Conicet aclaró: "El tema de los contagios por aerosoles, hasta mediados del año pasado era algo negado, nadie los tenía en cuenta. Después comenzó un movimiento mundial con varios especialistas para que pongan el foco en esto, porque estamos viendo casos muy puntuales, donde no hubo contacto directo entre personas, y el contagio fue masivo. Eso abrió los ojos y se dieron cuenta que se estaban perdiendo de algo y que ya no se podía decir que el contagio era por un estornudo –las gotas balísticas- o por el tema de los fómites (tocar superficies contaminadas), sino que había algo más, y eran estos aerosoles", puntualizó.
"La única forma de evitar los contagios es limitar la cantidad de aerosoles en el ambiente y ventilar. Por eso es fundamental la apertura de las ventanillas en los micro"

La única forma de evitar los contagios es limitar la cantidad de aerosoles en el ambiente y ventilar. Por eso es fundamental la apertura de las ventanillas en los micro La única forma de evitar los contagios es limitar la cantidad de aerosoles en el ambiente y ventilar. Por eso es fundamental la apertura de las ventanillas en los micro

Según Ramajo, existen estudios fuera del país que avalan estas medidas de prevención sanitaria. "Recién aparece un estudio donde se evalúa la ventilación en los transportes urbanos en enero de este año, hecho por la Universidad de Michigan, donde ellos llegan a las mismas conclusiones que nosotros. Ellos ven que, ventilando un colectivo, se puede llegar a reducir en más del 50% la carga viral en el ambiente", apuntó.

“Este concepto de ventilar es algo muy nuevo, sobre todo porque los viajes en colectivo urbano en general son de pocos minutos -20 o 30 minutos-, y entonces se decía que el contagio puede ocurrir en un micro de larga distancia, pero les parecía razonable que también ocurra en viajes de corta distancia, donde de pronto la gente no interactúa demasiado y demás", agregó el profesional litoraleño.

Consultado sobre lo difícil que es y la molestia que genera realizar la ventilación en invierno y también sobre la cantidad de pasajeros recomendable dentro de un micro, Ramajo sostuvo: "Tenemos que manejarnos con límites razonables. Si uno ve las fotos de cómo viaja la gente en los micros de Buenos Aires en hora pico, no importa cuánto ventilemos el micro, porque no vamos a poder resolver el riesgo de contagios a nivel razonable. Creo que, si las personas viajan sentadas, y unas pocas paradas, y con el vehículo bien ventilado, no habría problemas".

Finalmente, Damián Ramajo explicó los parámetros mensurables que respaldan la medida de la ventilación dentro del colectivo: "Nosotros hemos medido la velocidad del aire cuando se circula por ejemplo a 40 kilómetros por hora (km/h) con todas las ventanillas abiertas, dentro del colectivo se generan velocidades de entre 1 y 2 metros por segundo (m/s). Eso es bastante; considerando que 2 m/s es del orden de los 7 km/h, o sea que es una renovación de aire que parecería ser suficiente como para que no haya mayores problemas".

Seguir leyendo