La familia Arizu, hoy cuarta generación al frente de la bodega Luigi Bosca, dio un paso para consolidar su huella en el mundo vitivinicola y anunció la apertura al turismo de la casona histórica de la Finca el Paraíso. Se trata de un chateau estilo francés construido en 1905, ubicado en Maipú, que compraron en 1926 a Frank Romero Day, desde entonces perteneció a la familia, y ahora estará destinado a recibir visitantes.

Este sábado en un evento en el que estaban presentes los miembros de la familia y un centenar de invitados anunciaron los planes que tienen para explotar turísticamente unos de los edificios más valiosos desde el punto de vista histórico y arquitectónico que tiene Mendoza. Al frente del proyecto que arranca el 1de octubre, los Arizu designaron a Carolina Macaya, para liderar el plan y la gastronomía que ofrecerán estará a cargo del chef Pablo del Río.

FInca El Paraiso. 2.jpg
 Un centenar de invitados disfrutaron de los jardines de la casona ubicada en Maipú, cerca de la Ruta 60. Foto: Martín Pravata.

Un centenar de invitados disfrutaron de los jardines de la casona ubicada en Maipú, cerca de la Ruta 60. Foto: Martín Pravata.

En una primera etapa la casona se abrirá para degustaciones y picnic en los jardines y en una segunda etapa también será alojamiento de lujo. De esta manera los centenarios bodegueros mendocinos incursionarán en una veta muy prolífica en la que Mendoza se viene destacando, el enoturismo de lujo.

TE PUEDE INTERESAR: La familia Arizu presentó en público su centenaria casona, en la más glamorosa fiesta del año

Son varias las bodegas que han comenzado a abrir alojamientos super exclusivos de alto lujo con pocas habitaciones destinadas en su gran mayoría a los extranjeros. Hasta ahora el público más receptivo a disfrutar del turismo vitivinícola de alta gama es el brasilero, que llega a Mendoza cada vez en forma más sostenida. Para eso viene colaborando mucho el hecho de que se están sumando más frecuencias aéreas. A las tres frecuencias directas que hay con San Pablo ahora se sumará una más. Además, el asunto de facilitar la llegada de brasileros suma otro escalón con el vuelo directo Mendoza Río de Janeiro que arranca dentro de poco y que fue anunciado por el gobierno de la provincia. En este contexto de crecimiento, la familia Arizu planificó sumarse con una propuesta exclusiva.

Familia Arizu.jpg
Los anfitriones. La familia Arizu al completo. Foto: Martín Pravata.

Los anfitriones. La familia Arizu al completo. Foto: Martín Pravata.

La casona tiene su historia

Está ubicada a unos 30 kilómetros de la ciudad de Mendoza, cerca de la ruta 60, en Fray Luis Beltrán Maipú, en el medio de la finca que llamaron -casi con premonición- El Paraíso. Tiene dos plantas, varios comedores, pisos orginales, y todos los detalles de la época.

FInca El Paraiso. Casona de 1905.jpg
La casa conserva muchos muebles de la época. Muchas partes fueron restauradas para mejorar la funcionalidad del conjunto.

La casa conserva muchos muebles de la época. Muchas partes fueron restauradas para mejorar la funcionalidad del conjunto.

El proyecto turístico propone hacer pasar un día en la finca, que tiene 250 hectáreas, hacer degustaciones entre los viñedos, disfrutar de un picnic en los jardines entre robles y alcornoques y recorrer la vivienda, todo contado con audioguías para vivir una experencia inmersiva en la historia vitivinícola del lugar. En la segunda etapa también se abrirá la casona como alojamiento de alta gama.

Carolina Macaya, chilena, y gerenta de Hospitalidad de la casona contó que ya tienen reservas para arrancar en octubre. y muchas expectativas porque son conscientes que este tipo de propuestas turísticas tiene mucha demanda.

Alberto Arizu y Carolina Macaya.jpg
Alberto Arizu durante la presentación y Carolina Macaya, gerenta de Hospitalidad del emprendimiento. Foto: Martín Pravata.

Alberto Arizu durante la presentación y Carolina Macaya, gerenta de Hospitalidad del emprendimiento. Foto: Martín Pravata.

El origen

En 1925 Leoncio Arizu, -el bisabuelo de Alberto (hijo), y abuelo de Alberto Arizu ingeniero agrónomo y miembro activo de la firma a sus 80 años-, fue quien compró a Frank Romero Day una finca de 925 hectáreas con un chalet estilo francés que domina el corazón de la finca. Leoncio refundó la finca en 1926 y su hijo Saturnino la siguió potenciando. Actualmente es la más antigua, extensa y con mayor variedad de cepajes de la Bodega Luigi Bosca. Conviven plantas de Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot, Pinot Noir, Pinot Meunier, Chardonnay, Pinot Blanc, Sauvignon Blanc y Gewurztraminer.

Allí vivieron los Arizu hasta hace poco. Desde fines del año pasado comenzó la readaptación para convertirla en un lodge de lujo con tres habitaciones que asegurarán al visitante una experiencia inmersiva en el mismísimo paraíso. No tendrá restorán porque el visitante podrá pedir la comida que desee en los comedores ambientados con aire de lujo europeo. También podrá hacer un picnic entre los extensos jardines enmarcados con viñedos perfectos. La idea del proyecto es un alojamiento exclusivo, de alto nivel. "Tendrá la huerta orgánica más grande de Mendoza", que surtirá los requerimientos gastronómicos de los visitantes, anticipó entusiasmado Alberto Arizu (h).

Finca El Paraiso 3.jpg
La propiedad tiene 250 hectáreas de viñedos que pertenecen a la familia desde hace 4 generaciones. Foto: Martín Pravata.

La propiedad tiene 250 hectáreas de viñedos que pertenecen a la familia desde hace 4 generaciones. Foto: Martín Pravata.

TE PUEDE INTERESAR: "Luigi Bosca es la bodega que más exporta a Qatar", afirmó su CEO, Alberto Arizu

Temas relacionados: