Diario Uno > Sociedad > Nueva York

Instalaron trampas-tanques para eliminar ratas en Nueva York

Muchos vecinos de nuestra capital se quejan -no sin razón- de la alarmante cantidad de ratas que merodean en la ciudad, especialmente en los alrededores del Hospital Central o la Peatonal Sarmiento. Pero en proporción, muy poco tiene que ver la cantidad de estos roedores que se encuentran en un barrio emblemático de la ciudad de Nueva York, donde se habla de una verdadera invasión, y que data de años. El presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, ha encontrado una nueva forma de eliminarlos: atraerlos con comida a un tanque lleno de alcohol y luego ahogarlos en él.

También te puede interesar: Quedó detenido. Un hombre le dio una brutal patada a un niño porque le pegó con una pelota a su pareja

 Embed      

La trampa para ratas, llamada Ekomille, consiste en atraer a la rata para que suba a un dispositivo de dos poco más de medio metro de altura con comida en la parte superior, como semillas de girasol y grasa de cerdo. Las trampas para ratas pueden acomodar hasta 80 canales de especímenes.

Como funciona la trampa

Según la empresa que la diseñó, Rat Trap Inc detecta la presencia de la rata y abre la puerta a una solución a base de alcohol en la que eventualmente se ahogará. "Cuando la rata se acerca a la máquina, se le pide que suba la escalera para obtener el alimento. Una vez que lo alcanza, activa y sumerge al roedor en el tanque, lleno de una solución verdosa. La solución deja a la rata inconsciente y luego la mata", explican los fabricantes.

Una presentación asquerosa

Eric Adams presentó al público y la prensa las nuevas trampas la semana pasada , diciendo que comenzará distribuirlas en Brooklyn, con el objetivo de expandir el método al resto de la ciudad, según informó The New York Times.

 Embed      

En un ensayo de un mes de duración de estos dispositivos, se  logró atrapar y matar a 107 ratas, dijeron las autoridades. El costo de una trampa Ekomille es de entre  300 y 400 dolares.

Adams fue demasiado gráfico en la presentación. "Nos dijeron que no olerían, y no fue abrumador, definitivamente había un olor. Finalmente, los cadáveres empapados fueron sacados con un cucharón y arrojados a una bolsa de basura. Fue un espectáculo horrible y el olor le revolvió el estómago", informó una publicación de The Times.

Sin embargo, las trampas Ekomille no funcionan en ratas gigantes. Una de las cajas de prueba de Brooklyn se rompió en una rata "Era tan grande que rompió el mecanismo de resorte en la caja, por lo que ya no funcionaba", reveló el portavoz de Adams, Jonah Allon.

Seguir leyendo