Diario Uno > Sociedad > Hoteles

Hoteles céntricos: poca demanda y una crisis sin freno

Mientras el turismo en zonas de naturaleza tiene una gran demanda, los hoteles céntricos viven una situación desesperante y advierten que muchos pueden cerrar

Mientras durante la primera quincena de enero, Mendoza registró picos de ocupación hotelera de hasta el 100% en determinados departamentos, una realidad completamente distinta viven los alojamientos ubicados en zonas céntricas. Es que, tras varios meses de cuarentena y restricciones, quienes disponen de dinero para tomarse un descanso optan por los destinos que los conecten más con la naturaleza.

"Para muchos la situación es desesperante", sintetizó Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria, Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza (AEHGA). "Todo lo que es hotelería de ciudad está muy complicada. Durante la primera quincena de enero el porcentaje de ocupación estuvo entre el 20%, después subió un poco pero no más que el 30%", precisó.

Te puede interesar...

En este grupo Barbera incluyo a todos los alojamientos urbanos, incluso los que se encuentran en la ciudad de San Rafael, uno de los destinos más demandados este verano. "Los hoteles de montaña y Valle de Uco, las cabañas, posadas y aparts están trabajando muy bien. Hay que tener en cuenta que lo hacen al 75% de su capacidad por una cuestión de protocolo", detalló.

Se sabe que la situación crítica de determinadas actividades no son solo a nivel local, ya la Organización Mundial del Turismo (OMT), calificó al 2020 como "el peor año de la historia del turismo", debido a que los destinos de todo el mundo recibieron mil millones de viajeros menos que el año anterior, con una caída del 74%.

Si bien Mendoza abrió el turismo interno en junio, la demanda no alcanza a cubrir las necesidades de un sector que principalmente apunta a la llegada de extranjeros. Esto ha llevado a que algunos aún no hayan abierto sus puertas por los altos costos. "Los más grandes, la mayoría está cerrado. También hay hoteles de dos estrellas a los que no les conviene abrir por el costo fijo de los servicios y salariales", indicó el representante de la cámara.

Desde el sector esperan que el programa provincial Sale Finde promueva la demanda turística para lo que resta de la temporada de verano ya que, a corto plazo, las posibilidades para la llegada de turismo internacional son casi nulas debido al rebrote de la pandemia en los países vecinos.

"La expectativa era que se abriera la frontera de Chile y se permitieran los vuelos a Brasil. Pensamos que podíamos tener dos o tres meses buenos después de un años muy malo pero esto no ocurrió", comentó Barbera y aseguró que la situación ya ha llegado al límite: "Me preocupa mucho la desesperación en la que está cayendo la gente. Hay algunos hoteles chicos, familiares que ya no cuentan con capacidad de créditos y las deudas no paran de acumularse. Si esto continúan así veo a futuro un cierre masivo. Es muy triste y preocupante".

Por otra parte, solo las ayudas del Estado a través de los ATP podrían proporcionar un salvavidas a las acotadas cuentas. "Esperamos que se respete la ley de incentivo al turismo y se continúe con este plan. Por todo el sector está trabajando por debajo del punto de equilibrio, es decir, acumulando deudas enormes", analizó Barbera.