Una jornada de mucho temor y ansiedad está pasando este lunes una mendocina, vecina de Guaymallén, que fue llamada para recibir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, y en vez de colocarle la correspondiente de la Sputnik V, la inocularon con la Sinopharm. Desde el Departamento de Inmunizaciones de la Provincia, aclararon que tenían conocimiento del caso, y que se trató de un "error programático", y aseguraron que no había ningún peligro para la señora.

María Esther Chaves, de 60 años, recibió el pasado 12 de abril la primera dosis de la vacuna rusa contra el Covid-19, y este fin de semana le avisaron que el lunes (17/5) tenía que presentarse nuevamente en el Espacio Cultural Julio Le Parc para que le colocaran la segunda dosis, pero grande fue su sorpresa, cuando al verificar en el carnet de vacunación los datos, se dio cuenta de que le habían puesto la vacuna china -Sinopharm-, lo que le produjo un ataque de ansiedad y comenzó a sentirse descompuesta. Según la señora, ella y su familia han tratado de recibir explicaciones respecto a su estado, y sólo le indicaron que su caso tendrá "seguimiento" por parte del Ministerio de Salud.

Un relato angustioso

"A mí me colocaron el 12 de abril la primera dosis de la vacuna rusa. El turno me lo había sacado mi sobrino, y este domingo a la noche me llama él, y me dijo que tenía turno a las 9.10 en el Le Parc para la segunda dosis. Me llamó la atención que yo había escuchado en la televisión que no habían llegado vacunas rusas, segundo componente".

"Llegué, me hicieron pasar, y una ve que el carnet pasa por dos o tres manos antes de que lo vacunen. Una vez que me vacunaron, escucho un señor que les dice a los empleados '¿qué vacuna me van a poner? -Porque me toca la china y quiero ver el frasquito'. Entonces me quedé pensando que hablaban de la vacuna china. Me acerco a la señora que entrega los carnet una vez que vacunan, le pregunto qué vacuna me habían puesto, y me dice que la china", comenzó a relatar lo sucedido María Esther.

"Entonces yo le dije que me habían puesto la primera dosis de la vacuna rusa y les dije que no correspondía que me pusieran la china (Sinopharm). Me puse tan nerviosa que me comenzó a dar dolor de cabeza, me tiritaba el cuerpo, y me preguntaba ¡qué me va a pasar? La gente de Salud no sabía qué hacer, qué explicación darme", continuó.

"El enfermero que me colocó la vacuna se puso re nervioso, me quitaron el carnet con el documento y me dijeron que aguardara. Fueron para adentro, tardaron en volver, y me puse más nerviosa, y les pregunté ¿qué me va a pasar ahora?, y no supieron qué decir", recordó María Esther.

Aún con angustia, y guardando reposo en su casa, la damnificada explicó que "he llamado a mi médico de cabecera, a otros médicos, me he movido un montón, mi marido también, y me dijeron que me tenía que comunicar con el Ministerio, algo que se nos hizo imposible. Mi marido pudo al fin comunicarse y les dijo lo que había pasado y que estaba escrito en el carnet, con la firma de la enfermera profesional. Le contestaron que van a consultar a un especialista. Todavía no me llamaron", dijo angustiada.

"También le dijeron a mi marido que me van a hacer un seguimiento, para ver qué pasa. Le comentamos a un señor que es político de cerca de casa y él se comunicó con un especialista que le dijo que no son compatibles ambas vacunas, y que seguramente voy a tener que esperar para poderme colocar la segunda dosis de la rusa. O sea que voy a tener tres vacunas", contó luego María Esther, vecina de El Sauce.

"No sé qué hacer, esto me descontroló mal. Sólo me han dicho que me van a llamar. Acá hay mucha política en el medio. Siento que juegan con la salud de la persona", dijo para finalizar la señora Chaves.

La aclaración oficial

La jefa del Departamento de Inmunizaciones de la Provincia, Iris Aguilar, explicó que el caso está informado y que no se oculta, y que se "trata de un error programático, que no tiene consecuencias para la señora. Fue un error humano, y suele pasar en cualquier campaña masiva de vacunación. Eso ya está informado y cargado en un sistema de errores programáticos", dijo Aguilar, quien agregó: "No tiene que ponerse ninguna dosis más y no se repite el esquema ni se completa con otras dosis".

"La señora no tiene que preocuparse ya que no corre ningún peligro su salud. Esto pasa permanentemente con cualquier vacuna de calendario, porque alguien vino antes, o no entendió la letra del turno", señaló la funcionaria.

Seguir leyendo