El Banco Nación le comunicó a sus clientes jubilados que bloqueó sus tarjetas de débito para operaciones de comercio electrónico con el objetivo de evitar que sean víctimas de estafas. La entidad busca reducir las posibilidades de que ocurra una estafa masiva como la ocurrida semanas atrás en las que alrededor de 600 jubilados les vaciaron sus cuentas a través de operaciones electrónicas que se hicieron por Mercado Pago.

También remarca el Banco Nación que esto no impide que los jubilados puedan seguir usando su tarjeta de débito para hacer compras físicas y para extraer dinero de los cajeros automáticos. Lo único que se limita son las compras a través de plataformas virtuales.

En caso de un jubilado quiera usar su tarjeta para hacer compras por internet deberá solicitar el desbloqueo, y para eso deber seguir los siguientes pasos:

  • Ingresar al Home Banking con usuario y contraseña.
  • Seleccionar Opciones Personales en el extremo superior derecho, que está debajo del saludo de bienvendia y el ícono personal.
  • Ingresar en la opción Autogestión de Canales (última en el listado de opciones).
  • Habilitar la opción compras por e- commerce.

El Banco Nación les vuelve a pedir a los usuarios de las tarjetas no compartir datos personales ni divulgar claves o la numeración de las tarjetas.

Remarcan que la entidad no pide ningún dato personal y mucho menos pide que las confirme por teléfono, correo electrónico, cualquier red social, WhatsApp o mensaje de texto.

Cualquier duda:

  • Hay que contactar con el Centro de Atención al Cliente del banco.
  • Al 08106664444.
  • En los siguientes horarios de lunes a viernes de 8 a 20; o el domingo de 9 a 17.
Comunicado Banco Nación.jpeg

Cómo fue la estafa masiva

Semanas atrás, comenzaron a radicarse denuncias de jubilados con cuentas en el Banco Nación de Villa Nueva, de Bandera de los Andes y Libertad de Guaymallén, cuando advertían que les habían vaciado sus cajas de ahorro. Al revisar los movimientos, la plata había sido debitada a través de la aplicación Mercado Pago.

A raíz de eso tomó intervención la Justicia. El 20 de mayo se hizo un allanamiento en la sucursal, encabezado por los fiscales Flavio D'amore y Hernán Ríos que acudieron al banco junto a personal policial en busca de obtener información sobre quiénes tuvieron acceso a las cuentas de las víctimas.

En principio se estimaba que eran cerca de 300 los jubilados afectados pero a medida que la investigación seguía se pudo establecer que son 600 las víctimas de la estafa. La mayoría de las transacciones eran por sumas que rondaban los $900.

Gran parte de las operaciones, algunas por montos muy superiores, figuraba como pagos hechos a través de una billetera virtual, lo que puso en la mira a empleados y ex empleados de esa plataforma.

La noticia de los faltantes de dinero comenzó a circular por las redes sociales y esto permitió que muchos salieran a verificar sus cuentas y así detectaran haber sido estafados.

Seguir leyendo