Recuerdo de una visita ilustre

En Mendoza celebraron los 92 años de la llegada de Antoine Saint-Exupéry, autor de El Principito

Este miércoles se realizó el acto recordatorio del arribo a la provincia de Antoine Saint Exupéry para rescatar a su amigo Henri Guillaumet, perdido en la Cordillera de los Andes

El magistral francés Antoine Saint-Exupéry, autor del libro El Principito, joya de la literatura universal, tenía muchas facetas, entre ellas la de piloto, y también la de ejecutivo. Con las dos últimas llegó a Argentina con la empresa pionera de nuestra aviación civil, la Aeroposta Argentina, en la función que más le gustaba: unir a la gente y crear puentes. El percance de uno de sus amigos pilotos lo trajo a Mendoza, y este miércoles se cumplieron 92 años de su paso por nuestra tierra.

En su función de creador de puentes, su magia permitió que se unieran artistas, empresarios, militares, políticos y un familiar del escritor, y sobre todo, la gente común, a quienes les legó sus escritos. Las terrazas y el Salón de los Espejos del hotel Hyatt se vistieron de gala para recordar el paso de Saint-Exupéry por Mendoza, y en particular por ese hotel, otrora Plaza Hotel, en una celebración organizada por el consulado honorario de Francia en la provincia.

El 13 de junio se perdía en la Cordillera -capotó en la Laguna del Diamante- su colega y amigo piloto Henri Guillaumet, y el también escritor llegaba a nuestra tierra a sumar esfuerzos en la búsqueda y dejaba su huella imborrable.

► TE PUEDE INTERESAR: Aumento en el precio del boleto: cuánto costará desde el 1 de julio viajar en micro

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (26).jpeg
El comodoro Ariel Ambrogi, jefe de la IV Brigada Aérea; Miguel Urmeneta, gerente general del Hyatt; Rolando Scanio, intendente de San Carlos; la ministra de Cultura y Turismo Nora Vicario; Charlotte Panouillé, consulesa honoraria de Francia en Mendoza; Humberto Mingorance, secretario de Ambiente, entre las autoridades invitadas al acto.

El comodoro Ariel Ambrogi, jefe de la IV Brigada Aérea; Miguel Urmeneta, gerente general del Hyatt; Rolando Scanio, intendente de San Carlos; la ministra de Cultura y Turismo Nora Vicario; Charlotte Panouillé, consulesa honoraria de Francia en Mendoza; Humberto Mingorance, secretario de Ambiente, entre las autoridades invitadas al acto.

La historia tuvo final feliz, ya que poco más de una semana después los pilotos franceses se abrazaban en la villa San Carlos, donde había llegado Saint-Exupéry en su avión, anoticiado del rescate de Guillaumet a manos de un puestero adolescente.

Se escribía así en Mendoza una página dorada de la aviación, con ribetes épicos, por la notoriedad que alcanzaría luego Antoine de Saint-Exupéry como autor de libros como El Principito, Vuelo Nocturno, o Tierra de Hombres, donde relata las peripecias propias y de sus colegas llevando el correo en sus endebles aviones y uniendo el Cono Sur del continente.

Una emotiva celebración de Saint Exupéry

Muchas personalidades se dieron cita al mediodía de este miércoles en el que fuera el hotel provincial, hoy integrado a una prestigiosa cadena internacional. Entre las personalidades estuvieron la ministra de Cultura y Turismo, Nora Vicario; el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance; el jefe de la IV Brigada Aérea, comodoro Ariel Ambrogi; el intendente de San Carlos, Rolando Scanio, y el sobrino en segundo grado del escritor y piloto, Alain D'Etigny y el autor de una escultura conmemorativa, Guillermo Rigattieri.

La banda militar Brigadier Ángel Zuloaga, de la IV Brigada interpretó marchas, y ya iniciado el acto protocolar, los himnos de Francia y Argentina. A continuación llegó el turno de los discursos.

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (24).jpeg
La banda de la IV Brigada Aérea, interpretando la Marcha de San Lorenzo, en las terrazas del hotel, previo al inicio del acto protocolar en el Hyatt.

La banda de la IV Brigada Aérea, interpretando la Marcha de San Lorenzo, en las terrazas del hotel, previo al inicio del acto protocolar en el Hyatt.

Quien abrió esta sección fue el responsable general de Diario Los Andes, Raúl Pedone, quien recordó la cobertura de este medio a la odisea de Guillaumet. Posteriormente dio la bienvenida y dirigió unas cálidas palabras el anfitrión, Miguel Urmeneta, gerente general del Hyatt Mendoza, establecimiento que cobijó a Saint Exupéry hace 92 años, mientras se realizó la búsqueda del piloto francés. Urmeneta destacó que en el museo permanente del hotel, se colocará una placa recordatoria y la escultura de Rigattieri.

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (21).jpeg
Rolando Scanio, intendente de San Carlos, lugar donde ocurrió la odisea de Guillaumet, informó que se trabaja en la construcción de un memorial sobre el tema.

Rolando Scanio, intendente de San Carlos, lugar donde ocurrió la odisea de Guillaumet, informó que se trabaja en la construcción de un memorial sobre el tema.

El intendente de San Carlos, Rolando Scanio, confirmó: "Esto es importantísimo para el departamento. Estamos en la víspera de celebrar los 250 años del departamento, y trabajando en conjunto con el consulado de Francia en Mendoza, pensamos instalar un importante memorial en la villa cabecera, donde se reencontraron los pilotos (Guillaumet y Saint-Exupéry). También esta historia tendrá lugar en la restauración de nuestro museo departamental".

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (12).jpeg
La consulesa francesa Charlotte Panouillé durante su emotivo discurso.

La consulesa francesa Charlotte Panouillé durante su emotivo discurso.

La organizadora del festejo, la consulesa honoraria de Francia en Mendoza, Charlotte Panouillé, expresó su beneplácito. "Lo interesante de esta reunión lo que dice el mensaje de Saint Exupéry: 'unir a la gente y construir puentes'. Aquí se ha reunido desde lo militar a lo político y lo social. Han venido de los municipios, artistas, quienes tienen proyectos de desarrollo turístico, y hasta lo industrial, con intenciones de construir aviones de época. Con ellos se harían vuelos turísticos para sobrevolar viñedos o llegar a la Laguna del Diamante. No será fácil por los vientos, ¡pero si lo hicieron hace 90 años…!".

La obra de Guillermo Rigattieri

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (19).jpeg
Escultura creada por Guillermo Rigattieri para conmemorar el paso de Saint-Exupéry por Mendoza, en la misión de búsqueda de su colega de la Aeroposta, Henri Guillaumet.

Escultura creada por Guillermo Rigattieri para conmemorar el paso de Saint-Exupéry por Mendoza, en la misión de búsqueda de su colega de la Aeroposta, Henri Guillaumet.

Uno de los momentos más emotivos de la reunión fue el descubrimiento de la escultura que realizó el artista plástico mendocino Guillermo Rigattieri evocando la odisea de Guillaumet y la visita de Saint-Exupéry. "La idea fue expresar la experiencia de supervivencia de Guillaumet, y un poquito la soledad de los pilotos de Aeroposta. Me puse a recordar que ellos volaban solos en sus aviones, que tenían la cabina expuesta, sobrellevando horas y horas de soledad en el aire. También se expresa el coraje, y el asteroide, que tiene que ver con la obra de Saint Exupéry (El Principito), que también tiene que ver con la soledad", destacó Guillermo.

Luego continuó: "Es una figura que representa a todas las personas que tienen esa pasión por el vuelo. Es simple, infantil, y muy profunda, como la idea de la obra de Saint Exupéry que tengo yo. Con palabras simples, expresó mucha profundidad", concluyó el autor de la obra que quedará expuesta en forma permanente en el museo del hotel Hyatt.

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (15).jpeg
El escultor Guillermo Rigattieri.

El escultor Guillermo Rigattieri.

La palabra de un pariente de Saint-Exupéry

"Es muy emocionante volver a Mendoza, después de 10 años de haberla visitado, siguiendo las huellas que transitaron los pilotos de la Aeropostal, y me llamaron del consulado honorario de Francia en Mendoza para participar de esta celebración", dijo el empresario turístico francés Alain D'Etigny, pariente de la familia D'Agay-Saint-Exupéry, que hace cinco años vive en Santiago de Chile, luego de haber residido 10 años en Buenos Aires.

"Tuve clientes que me pedían que organizara viajes a la laguna del Diamante, donde cayó el avión de Guillaumet. Allí los llevamos con guías locales. Hay un fuerte impulso de dos hombres que vieron que esta apasionante historia no tenía mucha difusión. Uno de ellos es Ricardo Funes (ex director de Turismo de la Municipalidad de San Carlos), y se va a trabajar más en el tema", explicó Alain.

Aniversario de la llegada de Antoine de Sant-Exupéry (11).jpeg
Alain D'Etigny, pariente de Antoine de Saint Exupéry, y entusiasta seguidor de su obra.

Alain D'Etigny, pariente de Antoine de Saint Exupéry, y entusiasta seguidor de su obra.

Respecto a su parentesco con el escritor y piloto, explicó: "Antoine no tuvo hijos (murió en la Segunda Guerra Mundial, en 1944), y una de sus hermanas se casó con un señor D'Agay, y tuvieron descendencia. Sus nietos son primos míos, y de joven desconocía este parentesco con el escritor, y desde hace unos 20 años tengo contacto regular con los D'Agay".

Respecto a con cual faceta del autor de El Principito se identifica -piloto o escritor-, Alain respondió: "Con las dos, no se puede separar. Él era un hombre de acción y de reflexión. Influyó mucho en mi vida; me dio el gusto por la aventura, el viaje y la predisposición para la amistad y las relaciones humanas".

La odisea de Guillaumet en la Laguna del Diamante

El mencionado accidente aéreo que fue el disparador para la venida de Antoine de Saint-Exupéry a Mendoza, se produjo, en 1930, y fue un milagro de supervivencia y resistencia humana. El piloto francés Henri Guillaumet tenía a su cargo el transporte aéreo y correo semanal, entre Mendoza y Santiago de Chile, del correo para la Aeroposta Argentina, subsidiaria local de la Compagnie Generale Aeropostale, compañía embrionaria de la actual Air France.

Esta compañía unía la Patagonia, Santiago de Chile, Asunción del Paraguay, Montevideo y Buenos Aires, de donde partía un vuelo nocturno rumbo a Francia, y de ahí se repartía el correo a Europa.

El 12 de Junio de 1930, Henri, que sumó desde 1927 a 1931 más de 400 vuelos en esta ruta transcordillerana, tuvo que cancelar el vuelo debido a un intenso temporal. Al día siguiente, 13 de Junio, lo intentó nuevamente por la ruta normal que era la misma del Ferrocarril Transandino y el Río Mendoza, pasando por las Cuevas, pero debido a la violencia de los vientos, decidió tomar la ruta más al sur.

Volando a unos 6.500 metros por encima de las nubes, una fuerte corriente de aire descendente le hizo perder altura y en instantes bajó a 3.000 metros, sin visibilidad y con el riesgo de estrellarse contra las montañas. Divisó una planicie lindera a la Laguna del Diamante e intentó el aterrizaje. Debido a la nieve acumulada, las ruedas del Potez 25 (matrícula F-AJDZ) se bloquearon, y el biplano de cabina abierta capotó y quedó invertido sobre el suelo.

potez-guillaumet (1).jpg
Estado en el que quedó el Potez 25 de Henri Guillaumet luego del aterrizaje forzoso en la Laguna del Diamante, San Carlos.

Estado en el que quedó el Potez 25 de Henri Guillaumet luego del aterrizaje forzoso en la Laguna del Diamante, San Carlos.

Las condiciones de supervivencia eran casi nulas por lo agreste del desolado lugar, y sobre todo por la época del año. Guillaumet, demostró un temple extraordinario y pasó la noche abrigado con su paracaídas. Se protegió debajo de la máquina, que estaba dada vuelta, hasta que pasara la tormenta. Escuchó pasar aviones, lanzó bengalas, pero no fue divisado.

Por eso decidió valientemente bajar al llano, usando una pequeña brújula, que le permitió llegar al arroyo Yaucha y seguir su curso. Seis días después, el jueves 19, en las primeras horas de la tarde, al límite de sus fuerzas encontró al adolescente Juan Gualberto García, de 14 años, quien lo estaba buscando por un lugar que no era el que le había recomendado su baqueano padre.

Juan Gualberto lo ayudó a cruzar el arroyo y lo llevó hasta su rancho. La madre, Manuela Romero de García, le sirvió una copita de caña y leche de cabra para reanimarlo. A la mañana siguiente, el viernes 20, trasladaron a Henri a lomo de mula hasta el Puesto de Salvador Lufi, hoy puesto de Fuentes. Allí lo esperaba un automóvil que lo llevó a Eugenio Bustos, donde en un puesto de telégrafo avisó a su mujer, que se encontraba en Buenos Aires, que había sido rescatado. Sería allí, donde llegó en su avión Saint-Exupéry, lo cargó en su avión y lo trajo al aeropuerto Los Tamarindos (cerca del actual El Plumerillo), donde Guillaumet fue recibido como el verdadero héroe que fue:

Cuando se reencontró con su amigo Antoine, antes de subir al avión, Henri le confesó al oído "he hecho cosas que ni las bestias harían".

► TE PUEDE INTERESAR: La jueza Ana María Salas acudió a la Justicia internacional contra la obligación de aportar a OSEP

Temas relacionados: