Diario Uno Sociedad funeraria
Cambio rotundo en sus vidas

La pesadilla de los empleados de la funeraria que se sacaron fotos con el cuerpo de Diego Maradona

La vida de los empleados de la funeraria que se sacaron fotos con el cadáver de Diego Maradona tuvieron un cambio rotundo: se mudaron, abandonaron las redes y dieron de baja sus celulares

Por UNO

Haberse sacado una foto junto al cadáver de quien fue ídolo de los argentinos y mejor futbolista del mundo, en corto tiempo se transformó en una pesadilla. “El celular al que está llamando no está disponible”, responde el mensaje grabado al marcar el número telefónico celular que pertenecía a Diego Molina hasta que su foto junto al cadáver de Diego Maradona provocó una fuerte conmoción, además del repudio generalizado contra él y Claudio y Sebastián Fernández, de 49 años, padre e hijo, de 19, los otros dos empleados tercerizados de la funeraria que preparó el cadáver del ex futbolista para el velatorio, cometieron el delito, hace casi un año.

Por ese hecho irresponsable, a estas tres personas les cambió rotundamente la vida a partir de ese 27 de noviembre de 2020, dos días después de la muerte del mejor futbolista de la historia. Lejos de imaginárselo, aparecieron primero los escraches en las redes sociales: estos son, esto hacen, acá viven.

Después vino el señalamiento en el barrio donde vivían los empleados de la funeraria y más tarde llegaría el telegrama de despido de la empresa a la que pertenecían y a la que habían llegado como personal tercerizado, para colaborar con el trabajo de la preparación del cadáver a la casa de sepelios Pinier.

Hasta ese momento, Molina y los Fernández vivían en el barrio de Villa General Mitre, en la Ciudad de Buenos Aires. Fueron tan repudiados en el barrio que no soportaron la presión y junto a sus familiares se vieron obligados a abandonar sus viviendas y trasladarse al partido de Ezeiza, en la zona sur del Gran Buenos Aires.

Los tres dejaron de usar sus cuentas en redes sociales. Si vida les cambió de la noche a la mañana y sintieron el rechazo y repudio de la gente que los conoció a través de esas imágenes junto al cuerpo sin vida de Diego.

Al momento de quedar definido el delito por el que se los acusa, los tres quedaron bajo la lupa de la Justicia. Roberto Maragliano, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 25, ordenó el allanamiento de sus viviendas y, en forma simultánea, también la casa de sepelios Pinier, ubicada en avenida San Martín al 2900 y la casa velatoria Tres Arroyos, en la misma calle, pero a la altura del 1500, donde se llevó a cabo la preparación del cuerpo de Maradona.

Diego Molina busca evitar ir a juicio

Sólo tres días después de la muerte de Diego Maradona, el 28 de noviembre de 2020, y uno posterior a la difusión de su foto en las redes sociales junto al cadáver de Maradona, Diego Antonio Molina se presentó en la Comisaría 15 A de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires junto a su abogada, Juana Ramona Cabral, y se puso a disposición de la Justicia, pero no quedó detenido, sí imputado, según el informe de TN.

Fuentes de la fiscalía confirmaron que Molina está tratando, vía su abogada particular, de solicitar un acuerdo para evitar ir a juicio. En el caso de los Fernández, ellos no contrataron una defensa privada y tendrán entonces una defensoría oficial que provee el Estado.

La situación de Molina es algo más compleja, ya que posee dos denuncias anteriores en la Justicia. Una por lesiones radicada el 25 de abril de 2020 y otras más antiguas de noviembre de 2016, por violencia de género.

Maradona Los empleados de la funeraria que se tomaron las fotos con el cadáver.jpg

En esta última, se le imputa una infracción al artículo 181, inciso 1, del Código Penal, que sostiene que “aquellas personas que sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona pueden ser penados con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses”.

Pero hubo algo más. Porque al día siguiente que se conoció su imagen junto al cadáver de Maradona, Diego Molina, quien era socio de Argentinos Juniors, fue expulsado del club del barrio de La Paternal.

“Informamos a nuestra masa societaria y medios periodísticos que, por decisión unánime de la Comisión Directiva, se eleva al Tribunal de Disciplina el pedido de expulsión como socio de la persona que se fotografió junto al féretro de Diego Armando Maradona”, informó en aquel momento Argentinos desde su cuenta oficial.

Claudio Ismael Fernández: “Pido disculpas”

El otro hombre que se sacó una foto junto al cuerpo de Diego, Claudio Ismael Fernández, envió un audio a Radio 10 apenas las imágenes tomaron estado público. “Estábamos acomodando el cuerpo antes de llevarlo y mi hijo, como todo pibe, levantó el pulgar y ahí se sacó la foto”, explicó el hombre a modo de disculpa.

“Yo le hice el servicio al papá de Maradona, al cuñado, y jamás lo hice. Estuve con Maradona cerca en vida. Y no lo hice en vida, sabiendo que es mi ídolo, no lo voy a hacer de fallecido. No hay intención. Sé que mucha gente se ha ofendido, sé que lo han tomado mal. Me están llamando de todos lados. Sé que molestó. Pero nunca antes pasó”, explicó el hombre que entonces tenía 48 años y su hijo, Sebastián Ismael Fernández, 18.

Ismael Fernández ex empleado de la funeraria.jpg

Cuando las fotos de Molina y los Fernández se transformaron en tema del día, aquel 27 de noviembre del año pasado, la casa Pinier que tuvo a cargo el servicio fúnebre del ex futbolista, quedó en shock. Ninguno de sus dueños, la familia Piconi, entendía lo que había ocurrido, que en aquel momento brindó su testimonio y también lo hizo en los últimos días, a poco de cumplirse un año de la muerte del "Diez".

“Fueron dos o tres semanas en las que la pasamos mal y después todo quedó en la nada. Nunca más tuvimos contacto ni con las personas que se tomaron la foto, ni con familiares de Maradona”, contó Matías Piconi, hijo del dueño de la firma fundada hace 55 años.

“Entendemos que ellos (Diego Molina y Claudio y Sebastián Fernández, se mudaron a Tristán Suárez, pero no tomamos contacto nunca más. No llamaron ni se hicieron presentes ni para pedir disculpas”, indicó Piconi.

Sobre el impacto que provocó lo ocurrido, comentó: “Fue algo totalmente extraordinario lo que pasó, fijate que nosotros nunca cerramos en 55 años y esa semana tuvimos que cerrar porque no paraban de llamarnos periodistas y cualquier persona. Fue un shock, pero nosotros somos honestos y la gente del barrio lo sabe. Los clientes nos acompañaron mucho, nos ofrecían ayuda y nunca repercutió en el trabajo lo que ocurrió”, destacó uno de los accionistas de la empresa.

Delito, tramitación de juicio y posible pena

El caso de la imputación de Diego Molina y Claudio y Sebastián Fernández, en el delito de profanación de cadáver, se encuentra en la etapa de audiencia de requerimiento a juicio sobre la que el juez decidirá si efectivamente se llegará a esa instancia. La fiscalía que tiene el caso, cuyo titular es Roberto Maragliano, presentará los alegatos por que los considera culpables a los tres ex empleados de la funeraria y el juez decidirá si están en condiciones de ir a juicio.

Te puede interesar Vendió su vestido de novia hace 20 años y ahora quiere recuperarlo por su hija

El Código Penal indica en su artículo 118° que “será reprimido con prisión de uno (1) a cinco (5) años el que, faltando al debido respeto, honor y memoria de los difuntos, sustrajera, profanare, o ultrajare el cadáver de una persona, sus restos o sus cenizas".

Luego de la viralización de las fotos de Molina y los Fernández junto al cadáver del ex futbolista, Matías Morla, abogado de Diego Maradona hasta el día de su muerte, anunció que iniciaría acciones legales.

Te puede interesar Vigil recibirá a la élite de la gastronomía en los Latin America's Best Restaurants

“Ante la viralización de una imagen de Diego en su lecho de muerte, me voy a ocupar personalmente de encontrar al canalla que tomó esa fotografía. Van a pagar todos los responsables de semejante acto de cobardía”, expresó el abogado, quien se transformó en querellante de la causa junto a Rita Kity Maradona, una de las hermanas del "Diez".

https://twitter.com/MatiasMorlaAb/status/1331986425265459203

Morla expuso a Molina indicando: “Diego Molina es el canalla que se sacó una foto junto al féretro de Diego Maradona. Por la memoria de mi amigo no voy a descansar hasta que pague por semejante aberración”.

Fuente: TN

Temas relacionados: