Diario Uno > Sociedad > Mendoza

El horror en un centro de detención de Mendoza: "Perdí todos los dientes y salí pesando 45 kilos"

Sergio Miranda es uno de los pocos sobrevivientes de la Colonia Papagallos, un centro del horror en Mendoza. Recordamos su historia en el Día de la Memoria

Las historias que surgen de los pocos sobrevivientes de la Colonia Papagallos, el centro clandestino de detención de la última dictadura militar que funcionó a 8 kilómetros del centro de la ciudad de Mendoza, parecen sacadas de una película de terror. Allí, en el Pedemonte, donde en verano funciona una colonia de vacaciones de la DGE, estuvo Sergio Miranda.

Fue detenido junto a su amigo Juan Carlos Gutiérrez a mediados de 1976 cerca de la Plaza Independencia. Estaban haciendo pegatinas. Los dos fueron llevados a Colonia Papagallos. Solo de uno se conoce información. Del Loco, nada más se supo.

Te puede interesar...

Sergio se guardó la historia casi por 25 años. La tenía en lo más profundo de su ser y se mantuvo en silencio, casi como queriendo borrar los nefastos recuerdos que se le vienen a la memoria cuando le nombran Papagallos. Se sintió culpable de estar vivo y "no haber ido a buscar a mis compañeros", le dice a Enrique Pfaab en un repaso de lo que vivió... o sobrevivió.

Estuvo cuatro meses secuestrado. Aquí, en el Pedemonte de Mendoza fue torturado sistemáticamente. Perdió todos los dientes por las patadas que le dieron. "Entré con 75 kilos y salí con 45", cuenta.

Tenía 20 años y trabajaba en la Legislatura de Mendoza en 1976. Ese año, un 24 de marzo, había comenzado el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional que rápidamente se convertiría en la dictadura más sangrienta y atroz que atravesó la Argentina.

Sergio era peronista y militaba. Repartía volantes o hacía pegatinas. No más que eso.

Una tarde, cuando salía de su trabajo, se juntó con el Loco Juan Carlos Gutiérrez, que era "unos 6 años mayor que yo", recuerda. El objetivo era justamente hacer esas pegatinas que les habían encargado.

Fue entonces cuando los metieron en un Fiat Multicarga, a los dos y a otras 6 personas. LEs taparon la cabeza y los llevaron a Papagallos, lugar que recién reconoció en 2011 cuando se animó a hablar y realizó una inspección judicial.

colonia papagallos 11.jpg
Sergio Miranda es uno de los pocos sobrevivientes de la Colonia Papagallos, un centro del horror en Mendoza. Recordamos su historia en el Día de la Memoria

Sergio Miranda es uno de los pocos sobrevivientes de la Colonia Papagallos, un centro del horror en Mendoza. Recordamos su historia en el Día de la Memoria

Ese mismo día lo separaron de su amigo. Nunca más volvió verlo ni saber nada de él.

Fueron cuatro meses de tortura, golpes, y sensación de muerte constante. Si osaba levantar la cabeza, culatazo.

Tiene claro que los carceleros eran efectivos de la Policía de Mendoza, de las fuerzas armadas "y civiles". Recuerda a un médico, que nunca lo atendió, y también a un sacerdote.

"Terminaba inventando cualquier nombre, para que me dejaran de pegar. Algunas veces quedaba grogui, casi inconsciente", recuerda.

Junto a él había dos mujeres, Marta Saroff y Liliana Riveros. "Si a mí me maltrataban, a ellas las destrozaban todos los días", dice Sergio.

A los cuatro meses de la detención, un comisario lo vio y se lo llevó. "Parecía que me conocía", dice. Y efectivamente era así, el hombre era José López García, jefe de la Comisaría 2ª, quien le dijo que era "medio pariente", como un "primo lejano".

No lo liberó pero se lo llevó a la Comisaría 2º donde lo "cuidaban las prostitutas".

Fue liberado en abril de 1977. "Andate del país", le ordenaron.

Las prostitutas que estaban detenidas en la comisaría le prestaron algo de ropa y así vestido caminó "sin parar, todo lo que pude".

Se fue de Mendoza, a donde recién volvió con su historia muchos años después.