Diario Uno Sociedad sabañones
Tradición

El frío y los sabañones: costumbres mendocinas para curarlos

La llegada del invierno y el frío intenso hace sufrir a muchos que, todos los años para esta época, padecen sabañones. A pesar de los avances de la medicina, se siguen manteniendo algunas costumbres antiguas para aplacarlos

Dicen que n hay una causa única y precisa de los sabañones pero, sin dudas, una incuestionable es el frío intenso. Y también es un hecho que los niños lo sufren más que los adultos y las mujeres más que los hombres. Las revistas médicas definen una sola causa pero la aparición de los sabañones se atribuye a trastornos transitorios de la circulación sanguínea en pies, manos y orejas.

Los sabañones no son algo raro. Lo curioso son las formas de curarlos que se han utilizado tradicionalmente. Desde caminar descalzos en la nieve, frotarse la zona afectada con ajo o, la más común, mojarse con el propio orín.

Seguir leyendo

Cada quien recuerda haber sido curado así por sus padres o sus abuelos e, incluso, algunos han utilizado algunos de estos métodos con sus propios hijos. Pero nadie juega su palabra para asegurar que sean efectivos y, menos aún, para explicar la causa de tal supuesta eficacia.

sabañones 2.jpg

Para evitar su aparición se recomienda vestirse con ropa suelta e impermeable, cubrir las zonas sensibles (orejas, manos) y tratar de mantener las manos, los pies y la cara secos y abrigados.

Se sostiene médicamente que no hay cura para los sabañones y que solo se puede aplicar alguna crema que alivie los síntomas (picazón intensa, dolor) hasta que se curen naturalmente.

Lo cierto es que, el principal remedio casero y dicen que el más efectivo, es lavarse la zona afectada por pis, puntualmente la primera orina de la mañana.

Se sostiene que el pis calma la picazón y mejora el estado general, debido a que tiene urea, especialmente concentrada en la primera de la mañana.

Sueña horrible, pero más horrible es la picazón en los pies, dentro del zapato, en medio de una reunión.

Otros remedios caseros son frotar la zona con ajo, cebolla o limón, para mejorar la circulación y calmar la picazón.

Temas relacionados: