Un equipo de paleontólogos en Sudáfrica anunció el descubrimiento del sitio de entierro más antiguo conocido, que contiene restos de un pariente lejano de los humanos con cerebro pequeño. Esta raza era considerada incapaz de comportamientos complejos hasta ahora, lo que podría cambiar todo.

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento de una histórica ballena en el fondo del océano que impresionó al planeta

El descubrimiento que desafía lo que sabemos

Este hallazgo desafía las teorías actuales sobre la evolución humana y sugiere que especies primitivas ya realizaban prácticas mortuorias. El equipo, liderado por el renombrado paleoantropólogo Lee Berger, reveló en 2023 que habían encontrado varios especímenes de Homo naledi, un homínido de la Edad de Piedra y trepador de árboles.

Estos especímenes estaban enterrados a unos 30 metros de profundidad en un sistema de cuevas dentro de un sitio patrimonio mundial de la UNESCO cerca de Johannesburgo. Los detalles de este descubrimiento fueron publicados en una serie de artículos preimpresos en el portal eLife.

cueva.jpg
Los entierros se realizaron en una profunda cueva.

Los entierros se realizaron en una profunda cueva.

La principal sorpresa que dejó el hallazgo fue la antigüedad sin precedentes de estos enterramientos, que preceden a las evidencias de entierros de Homo sapiens por al menos 100 mil años.

Este hallazgo es significativo porque desafía la noción de que solo el desarrollo de cerebros más grandes permitió a nuestros antepasados realizar actividades complejas, como los entierros. Anteriormente, los entierros más antiguos conocidos, encontrados en el Medio Oriente y África, correspondían a Homo sapiens.

El homo naledi

Los restos descubiertos por Berger y su equipo datan de al menos 200,000 a.C. y pertenecen a Homo naledi, una especie primitiva con cerebros del tamaño de naranjas y una estatura de aproximadamente 1.5 metros.

Esta especie, con dedos y pies curvados adecuados para trepar y caminar, ya había desafiado la idea de que nuestra evolución fue lineal. El nombre Homo naledi deriva del sistema de cuevas Rising Star donde se encontraron los primeros huesos en 2013.

naledi.jpg
El descubrimiento de esta nueva especie se produjo en el año 2013.

El descubrimiento de esta nueva especie se produjo en el año 2013.

Las "tumbas" ovaladas encontradas durante las excavaciones iniciadas en 2018 en este mismo sistema de cuevas contienen al menos cinco individuos y muestran evidencia de haber sido excavadas para ese propósito, y luego tapadas para cubrir los cuerpos.

Esto sugiere que las prácticas mortuorias no eran exclusivas de Homo sapiens u otros homínidos con cerebros grandes, como los estudios de la paleontología mantenían hasta este momento.

►TE PUEDE INTERESAR: Descubren de casualidad un barco con su carga de hace tres milenios intacta en Israel

En el lugar había también grabados con formas geométricas, incluida una "figura tosca de hashtag". Estos dibujos se encontraban en las superficies aparentemente alisadas de un pilar de una cueva cercana.

Berger, el paleontólogo que lideró la investigación, remarcó que "eso significaría no sólo que los seres humanos no son los únicos en el desarrollo de prácticas simbólicas, sino que tal vez ni siquiera hayan inventado tales comportamientos".

El equipo encargado del descubrimiento consideró que estos nuevos datos tienen el potencial de "alterar la comprensión de la evolución humana".