Un joven de Israel encontró de casualidad un tesoro arqueológico mientras estaba en un viaje escolar. El descubrimiento se produjo este abril, cuando Yonatan Frankel, un estudiante de la secundaria Tamar, recorría Akrabbim -lugar conocido como Ascenso de los Escorpiones- y agarró lo que creía que era una piedra.

"Una de las piedras que recogí estaba llena de tierra. Lo sacudí y de repente vi un diseño. Entonces entendí que se trataba de un objeto creado por el hombre y no sólo de una piedra", contó sobre el momento. Cuando el maestro a cargo del viaje vio el artefacto, se lo mostró al guía de la expedición, quien a su vez lo llevó hasta la Autoridad Israelí de Antigüedades.

joven.jpg
Yonatan realizó un descubrimiento que emocionó a los arqueólogos.

Yonatan realizó un descubrimiento que emocionó a los arqueólogos.

Un descubrimiento "duplicado"

Los análisis iniciales determinaron que el objeto era una lámpara de aceite de alrededor de 1600 años de antigüedad. Se cree que fue fabricada en Petra alrededor de los siglos IV o V. Según explicó la investigadora Tali Erickson-Gini, "se descubrieron lámparas de este tipo en Mezad Hazeva y también en Mamshit, Mezad Yotvata y Petra, pero la lámpara que encontró Yonatan es idéntica a una descubierta en el mismo lugar hace 90 años por el arqueólogo Nelson Glueck".

lampara.jpg
La lámpara era exactamente igual a una encontrada hace casi 100 años.

La lámpara era exactamente igual a una encontrada hace casi 100 años.

La presencia de estas lámparas en la zona está ligada a la actividad comercial que se llevaba a cabo: "Sabemos que entre la ciudad nabatea-romana de Mamshit y las minas de cobre de Feinan en la Aravá Central, no lejos del actual Moshav 'En Yahav, estuvo en uso una ruta comercial durante los siglos IV-VI d.C.", indicó Eli Escusido, director de la Autoridad Israelí de Antigüedades.

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento con un mensaje indescifrable que dejó perplejos a los arqueólogos

"Para asegurar los envíos de cobre, y posiblemente incluso de oro de las minas, se construyeron una serie de fuertes entre el líder de Ascenso de los Escorpiones y Mezad Hazeva, siendo Mezad Tsafir uno de ellos. Patrullas montadas custodiaban la importante carretera. Es fácil imaginar la lámpara iluminando la oscuridad en el fuerte solitario y aislado gobernado por soldados romanos", agregó.

Por el descubrimiento, el joven Yonatan recibió un certificado de mérito, y el reconocimiento de las autoridades.