Nunca DreamWorks reconoció oficialmente que el ogro más famoso y querido de la historia del cine haya estado inspirado en él, pero el parecido es mucho más que eso y deja en evidencia que fue así, no solo por las semejanzas físicas, sino porque la historia del hombre, el de carne, está cargada de pena y ternura, casi igual que la del personaje animado.

La primera película de Shrek, estrenada en 2001, recaudó 500 millones de dólares y se transformó en un clásico.

Te puede interesar: Un intendente comprará una ambulancia con el cachet que pedía Abel Pintos

El guión, basado en un cuento de William Steig, cuenta la historia de un ogro amable y tierno, bien lejos del estereotipo que había de la figura convencional de estos personajes fantásticos.

Para crear el personaje animado, DreamWorks deseaba “la de un hombre común y corriente, solo sobreproporcionado, de mirada cálida y sonrisa amigable”, cuentan. Entonces alguien encontró la historia y la imagen de Maurice Tillet.

 Embed      

Maurice Tillet nació en el 23 de octubre de 1903, en la zona de los Montes Urales, cuando todavía era territorio del imperio ruso.

Con 20 años y ya viviendo en Francia, Tillet comenzó a desarrollar una complejo mal, la acromegalia, una enfermedad endocrinológica que altera en exceso la producción de hormona del crecimiento llevando a una desproporción en las extremidades y la cabeza, que produce artritis, migrañas, hipertensión, diabetes y problemas cardíacos y renales.

Pese a esto Tillet, que amaba el estudio, continuó perfeccionándose en Letras y, dicen, llegó a poder dominar 14 idiomas y a escribir poesía.

Pero sus dificultades físicas le hacían muy difícil ganarse la vida y concretar su sueño de dedicarse a la actuación, por lo que decidió mudarse a Estados Unidos para probar suerte.

 Embed      

La búsqueda de algún trabajo más o menos convencional fracasó, pero un promotor le ofreció transformarse en un luchador profesional y aprovechar su aspecto físico para promocionarlo.

Fue apodado "el monstruoso ogro del cuadrilátero". Su malvado personaje, "el Ángel Francés", fue un éxito instantáneo entre las multitudes, convirtiéndose en uno de los más grandes de la lucha libre profesional, dando lugar a una serie de imitadores.

El 01 de agosto de 1944, el Ángel Francés derrotó a Steve "Crusher -Trituradora-" Casey logrando el campeonato mundial, en Boston.
Si bien era famoso, su vida era solitaria y solo tenía un pequeño grupo de amigos, con los que jugaba al ajedrez.

Aquejado por la enfermedad, Maurice Tillet murió el 4 de septiembre de 1954, a los 50 años, a raíz de un paro cardíaco. Antes de morir, dejó su modesta fortuna a una fundación que atendía a niños que nacían con malformaciones en el rostro.

Muchos años después, su aspecto físico inspiró al del ogro más querido del cine mundial.

Seguir leyendo

Temas relacionados: