Diario Uno > Sociedad > DGE

Cómo se ventila un aula según el protocolo de la DGE

La DGE dio a conocer un protocolo de manejo de casos de Covid en las escuelas que incluye un detalle de cómo hay que ventilar las aulas

La DGE dio a conocer un amplio protocolo de manejo de casos sospechosos y confirmados de Covid-19 en las escuelas, con el fin de promover una presencialidad cuidada en los establecimientos educativos de la provincia y disminuir las posibilidades de contagio. En el documento hay un anexo donde se detallan las técnicas de ventilación que deben realizarse en las aulas, salas de maestros y espacios comunes, para evitar las posibilidades de contagio.

Si bien el protocolo se elaboró la inicio del ciclo lectivo de este año, y se actualizó recientemente, el punto de la ventilación de las aulas adquiere especial relevancia a partir del inicio de los días fríos. Desde el lunes de esta semana el descenso de las temperaturas y las cifras de contagios que se mantienen altas, hizo que se recalentara la discusión sobre la presencialidad en las escuelas, al punto que produjo cruces entre las máximas autoridades provinciales y locales de la cartera de Educación.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, considera que los departamentos de la provincia que están en alerta epidemiológica según el monitoreo nacional, deberían suspender las clases presenciales. Por el contrario, Mendoza resiste y defiende la presencialidad administrada y pone énfasis en remarcar que en el ámbito de la escuela se cuidan los protocolos y los niveles de contagio no son altos.

aulas vacias.jpg

En ese contexto, es importante repasar qué dice el protocolo respecto a cómo se puede ventilar un aula para producir movimiento del aire que respiran docentes y alumnos sin necesidad de abrir las ventanas totalmente cosa que -con las bajas temperaturas- produce serios inconvenientes.

Ventilación cruzada

En el protocolo se destacan dos aspectos fundamentales, por un lado alientan a hacer ventilación cruzada, es decir abrir dos lados diferentes del aula, por ejemplo una puerta y una ventana, para favorecer el movimiento del aire. Siempre es preferible buscar la forma de que el aire circule.

El otro punto que plantea el protocolo es cuánto hay que abrir las ventanas. Para una correcta ventilación basta con tener las ventanas abierta 5 centímetros y no hace falta más que eso.

Los especialistas también avalan estos consejos y sostienen que mientras las ventanas estén abiertas unos pocos centímetros en forma permanente es suficiente para garantizar la renovación del aire.

La infectóloga mendocina Andrea Vila, jefa de Infectología del Hospital Italiano, sostiene que hacer ventilación cruzada con dos ventanas abiertas más de 5 centímetros es suficiente.

https://twitter.com/DraAndreavila/status/1385610782398889987

En el mismo sentido lo explicó a Radio Nihuil el especialista español José Luis Jiménez. El gran experto en aerosoles es uno de los científicos que firma el reciente artículo en The Lancet que reúne evidencia aplastante de que el principal modo de transmisión del coronavirus es por el aire. Él sostiene que: “El contagio es veinte veces más fácil en interiores que en exteriores”. Entrevistado por Nihuil aseguró que basta tener unos pocos centímetros abiertas las ventanas para asegurar la correcta ventilación del aire de un espacio.

El punto 10 del anexo 2 del documento de 25 páginas se detalla:

  • La ventilación natural es la opción preferente.
  • Se recomienda ventilación cruzada, si es posible de forma permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio. Es más recomendable repartir los puntos de apertura de puertas y ventanas que concentrar la apertura en un solo punto.
  • Idealmente ventilar de manera permanente.
  • Es mejor la ventilación continua que la intermitente (como sería, por ejemplo, abrir 5 minutos cada hora). En escenarios de bajas temperaturas, para una correcta ventilación, mantener abiertas las ventanas como mínimo de 5 centímetros de manera constante.
  • Si la ventilación natural no es suficiente, se puede utilizar ventilación forzada (mecánica), debiendo aumentarse el suministro de aire exterior y disminuir la fracción de aire recirculado al máximo, con el fin de obtener una adecuada renovación de aire.

Seguir leyendo