El Trastorno del Espectro Autista, conúnmente conocido como autismo, suele ser detectado durante la infancia o adolescencia. Sin embargo, muchas personas han recibido diagnósticos erróneos o no fueron diagnosticadas, por lo que no saben que son autistas siendo adultos.

Actualmente, la tendencia del cuidado de la salud está en alza y muchas personas reciben un diagnóstico de autismo en la edad adulta. De hecho, descubren la causa de muchas cosas que les han pasado a lo largo de la vida en este trastorno. ¿Cuáles son los síntomas y como saber si tenés autismo?

►TE PUEDE INTERESAR: Vinagre de manzana: así se debe usar para dormir profundamente

HOMBRE PENSATIVO PENSAR AUTISMO.jpg
Salud: cómo saber si tengo autismo siendo adulto.

Salud: cómo saber si tengo autismo siendo adulto.

Cómo saber si tengo autismo siendo adulto

Muchas personas que han pasado por diagnósticos previos de ansiedad, depresión trastornos de conducta, trastorno límite de la personalidad, trastorno obsesivo compulsivo, etc. pueden tener autismo. Por ser personas introvertidas, calladas, ingenuas y rígidas, nunca han terminado de encajar en la sociedad.

Para detectarlo, los especialistas deben realizar una evaluación TEA que intenta recopilar información sobre la vida de la persona, la capacidad cognitiva, la memoria, la atención, las habilidades sociales y comunicativas, y la conducta. Sin embargo, muchos síntomas pueden confundirse con otros trastornos de salud mental.

Realizar un diagnóstico de TEA en personas adultas puede ayudar a darle sentido a muchas situaciones experimentadas en el presente o el pasado, representando un alivio. Es importante, ante un diagnóstico de autismo, buscar la ayuda adecuada para su tratamiento.

AUTISMO (2).jpg

Síntomas de autismo en adultos

  • Dificultad para iniciar y seguir conversaciones: tienen un estilo comunicativo directo y son muy honestos, pudiendo generar conflictos sociales por parecer irrespetuosos. A su vez, se les dificulta iniciar conversaciones y mantener el hilo.
  • Poco contacto visual: tienden a mirar menos a los ojos y, si lo hacen, se da de forma errática.
  • Dificultad para generar y mantener amistades: por la mala interpretación de las señales de los demás o problemas para comprender el punto de vista, se les dificulta tener amistades y relaciones de pareja.
  • Problemas para comprender las emociones y las intenciones de los demás.
  • Necesidad de mantener una rutina clara y estructurada: muestran malestar ante los cambios leves de rutina o por estar en entornos que les generan demasiada estimulación. Necesitan mantener un orden claro y lógico.
  • Dificultad para expresar sus necesidades y deseos.
  • Problemas para asumir responsabilidad.
  • Tener intereses y gustos muy restringidos y repetitivos: tiene demasiado interés en ciertas cosas o temas.
  • Dificultad para comprender normas sociales o el lenguaje no verbal.
  • Tener conductas repetitivas: pueden pasar horas realizando la misma actividad y dejan de tener en cuenta las preferencias o las necesidades de su entorno.
  • Dificultad para comprender las bromas, los dobles sentidos y la ironía.
  • Tener expresiones faciales, movimientos y gestos que no coinciden con lo que dicen: a veces, incluso, usan un tono de voz inusual.

►TE PUEDE INTERESAR: Combate la anemia con este caldo con vitamina C y colágeno

Temas relacionados: