Desde la asociación que nuclea a hospitales y clínicas privadas advirtieron que la ocupación de camas críticas en el Gran Mendoza se encuentra al 96%. En tanto, el Ministerio de Salud de la provincia informó este viernes que, si se considera al sector público, este porcentaje es del 87%.

Según el informe semanal de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Mendoza (Aclisa) los efectores de salud privados registran ocupación plena en el área metropolitana. En tanto, en la zona Sur es del 85,7% y del 75% en el Este.

Estas cifras surgen luego de una semana en la que la cantidad de casos que se informaron (5.293) estuvo a punto de sobrepasar al establecido en el peor período de la pandemia en Mendoza, que fue durante la semana del 16 al 22 de octubre del 2020 con en la que se 5.570 contagios detectados. Este viernes precisamente también se superaron los 80.000 contagios durante la pandemia en Mendoza.

"Por séptima semana consecutiva tenemos indicadores epidemiológicos que muestran un agravamiento de la situación. Tenemos un descenso en el tiempo de duplicación de casos a casi la mitad, pasando de 149 a 79 días. Esto influye directamente en la ocupación de camas críticas", señaló Rodolfo Torres, coordinador médico de Aclisa, a radio Nihuil.

A partir de estos datos es que el profesional calificó la situación como "muy compleja" y agregó: "La zona metropolitana es la más complicada. Algunos efectores tienen ocupación plena. Estas son todas luces rojas que se están encendiendo y que se deben tomar en cuenta para poder comenzar a tomar conciencia y extremar las medidas preventivas".

Es que, la importante velocidad en la que los casos han subido, según el profesional, se debe al relajamiento de la población con respecto a los protocolos de distanciamiento social, uso de barbijo y lavado de manos.

Torres además advirtió que el panorama de este 2021 será mucho más complejo que al que se vivió el año pasado. "En 2020 tuvimos el pico en septiembre u octubre cuando estábamos empezando los meses estivales y eso iba a provocar que, con la llegada del calor, los casos indefectiblemente comenzaran a bajar. Este año estamos empezando el invierno y nos quedan muchos meses de frío por delante. Además el personal está muy cansado", destacó el profesional.

Seguir leyendo