Enojo con los empleados chilenos

Camioneros bloquearon el Paso Cristo Redentor con un piquete por las demoras en la Aduana chilena

Transportistas autoconvocados cortaron la salida del Área de Control integrado, en Uspallata. Hoy podría generarse una cola de hasta 2.000 camiones. Tampoco pueden cruzar turistas

Camioneros hicieron un piquete y bloquean la ruta a Chile por las demoras en aduana enfurecidos por las demoras, camioneros autoconvocados están bloqueando la salida del Área de Control Integrado de Uspallata desde la tarde del lunes. Reclaman que el sistema de testeos por Covid en la frontera con chile demora demasiado y está impactando en el flujo de los transportes. Hay cerca de 1500 camiones varados y los trabajadores de aduana tampoco dejan pasar al turismo.

Un grupo de transportistas definió ayer una medida de fuerza para protestar contra la decisión de los empleados trasandinos de incrementar la cantidad de hisopados a los choferes que lleguen hasta el paso Los Libertadores. Llevan más de doce horas cerrando el paso a quienes buscan salir desde el playón ubicado en Uspallata, lo que ha generado largas filas en ese centro de control, sumadas a las ya existentes en otros dos playones y en la zona de la destilería. Sólo en la mañana del martes, se sumaron 300 vehículos más, según autoridades de Alta Montaña.

El problema es que desde el Ministerio de Salud chileno autorizaron a modificar el sistema de hisopados: venían haciéndolos aleatoriamente cada veinte o treinta tripulantes, y pasaron a realizarlos a absolutamente todas las personas que avanzan por el paso fronterizo, lo que genera extensas colas y retrasos importantes en el abastecimiento de las cargas.

“Se cortó definitivamente, no sale más nadie para arriba”, se escucha en uno de los videos que se grabaron en la manifestación de trasportistas. Por ahora no se sabe hasta qué hora va a durar, y esperan como respuesta una modificación de los criterios.

“Esto fue a partir de las protestas que hicieron en la aduana. Del otro lado hubo un brote de coronavirus y empezaron a pedir fortalecer las medidas sanitarias. El tema es que, a 900 camiones por día, es casi imposible hacer esa cantidad de pruebas, y están realmente generando un impacto terrible”, dijo a UNO Justo José Báscolo, Coordinador del paso Cristo Redentor.

No sólo se intensificó el pedido de los testeos, sino que también se realizan desinfecciones periódicas cada dos horas, lo que también podría incidir en la lentitud de los trámites: el punto central del conflicto fronterizo.

Los turistas tampoco pueden pasar

A pesar de tener habilitación desde hace más de un mes y haber abonado paquetes, pruebas PCR y avanzado en la homologación de sus vacunas, aquellos visitantes que intenten ir Chile desde Mendoza encontrarán una negativa rotunda, según las definiciones que tomaron los empleados chilenos.

“Unilateralmente ellos han decidido cortar el turismo que va desde la Argentina, algo que no se puede hacer y por lo cual debería empezar a trabajar ya mismo Cancillería, porque hay tratados binacionales que no dependen de lo que decidan en una u otra aduana”, se quejó uno de los transportistas que están varados en el cruce.

Como anunciaban este viernes, en Alta Montaña no reciben más a los colectivos de larga distancia que van a vacacionar a aquél país, más allá de poder mostrar tengan toda la documentación y los testeos que exige la normativa vigente. De hecho, este martes sólo partió un transporte con ciudadanos chilenos que estaban volviendo a sus respectivos hogares, siguiendo lo que han designado los trabajadores de aduana.

“Los Libertadores, este martes 18 y miércoles 19 sólo estarán habilitados para vehículos de carga en horario normal. Para personas que retornan a sus países de origen, de 8 a 14 horas”, informaron desde el centro de control.

Todo el conflicto se desprende de lo que anunciaron este viernes los colaboradores en la aduana, sólo del lado chileno. Afirman haber sufrido varias bajas por Covid, entre casos positivos y contactos estrechos, y decidieron comenzar disminuir la atención de vehículos.

En un primer momento dijeron que habían quedado siete empleados menos y que sólo restaban tres para hacer todas las gestiones, con lo cual– avisaron- , no trabajarían de esa manera.