Diario Uno > Sociedad > San Pedro

Cambio de planes: el gimnasio del San Pedro ahora será potenciado

Por la reacción generalizada que provocó que la comuna anunciara que el tradicional gimnasio iba a ser transformado en oficinas, resolvieron potenciar el lugar en lugar de modificar su funcionamiento

"El municipio no piensa cerrar el poli", dijo el secretario de Gobierno de San Martín, Mauricio Petri, definiendo las las intenciones de la comuna sobre el destino del polideportivo del barrio San Pedro. hace dos días la comuna había anunciado que allí se instalarían oficinas viales y que las actividades que allí se realizan serían relocalizadas pero, ante la queja generalizada de los vecinos, los planes fueron modificados.

“El municipio bajo ningún punto de vista piensa cerrar el poli”, dijo Petri y aseguró que se realizarán obras para mejorar su estado general.

Te puede interesar...

El funcionario municipal, dijo que “creo que ha habido una manipulación de la información por parte de la oposición a la gente del San Pedro y a todos los que utilizan el poli. El municipio bajo ningún punto de vista piensa cerrarlo, pero eso no quiere decir que no se pueda utilizar algún sector para colocar alguna oficina municipal, de modo temporal”.

Petri sostuvo que “no se va a relocalizar ninguna de las actividades que se están realizando en el polideportivo. El año que viene se va a realizar una reparación del techo, para que podamos sumar nuevas disciplinas a las que se están haciendo”.

Petri enumeró que el Poli del San Pedro hoy presenta notorias falencias en techos, muros e instalación eléctrica y anticipó que el año que viene están previstas reparaciones estructurales y que en ese momento se deberá discutir acerca de la relocalización de algunas disciplinas deportivas.

El gimnasio del barrio San Pedro, construido como parte de la infraestructura del vecindario cuando se levantaron las más de 1.200 casas a comienzos de la década del 70, iba a ser transformado en oficinas pero la reacción de los habitantes del lugar y vecinos de barrios cercanos, que se manifestaron a través de las redes en forma inmediata, defendiendo el gimnasio como espacio deportivo y de recreación comunitaria y ya comenzaron a organizar un abrazo al edificio, cambió la estrategia de la comuna.