En un año sesgado por la pandemia, la Fundación adaptó su actividad para seguir alimentando a los sectores que más lo necesitan. Si bien el 2020 se tiñó de grises momentos, la solidaridad, el esfuerzo y la constancia de las organizaciones sociales, los donantes, los voluntarios, los medios de comunicación y la comisión directiva, pintaron de otra forma los nuevos modos de hacer.

Organizaciones Sociales

Te puede interesar...

El año comenzó entre proyectos y actualizaciones de datos, pero al llegar la pandemia cambiaron los planes y las formas. Desde BdA Mendoza fuimos testigos de una ola de adaptación a formas de trabajo y protocolos. Servir en la misma mesa cientos de platos al día ya no era posible, pero las organizaciones nunca detuvieron su actividad y encontraron la manera de seguir alimentando, esta vez bajo la entrega de bolsón de mercadería y viandas.

El Covid 19 debilitó mucho la situación de sectores que ya estaban deteriorados. La demanda de alimentos aumentó significativamente, tanto de particulares como de instituciones, pudiendo dar respuesta a más de 50.000 personas en el mes de junio.

Rescate de alimentos

Hace 18 años Fundación Banco de Alimentos Mendoza tiene la misión de contribuir a reducir el hambre a través de la distribución de alimentos aptos para el consumo pero no para la venta. Los alimentos rescatados son entregados a organizaciones sociales que brindan alguna prestación alimentaria a su comunidad.

La emergencia sanitaria incentivó a que grupos corporativos y particulares efectuaran donaciones con el fin de invertir en alimentos. Así, en BdAMendoza pudimos acceder a la compra de más de 16.000 kg de alimentos de primera necesidad.

Y pese a un contexto adverso, este año ocurrió algo que hace tiempo anhelábamos. Con mucho esfuerzo, transparencia, búsqueda, constancia y seriedad es que llegamos y superamos el 1.000.000 de kilogramos rescatados y distribuidos.

Programa de educación

“Saberes que Alimentan" es el programa de educación de BdA Mendoza a través del cual se promueve el desarrollo socio-comunitario. Educamos sobre buenas prácticas alimentarias a través de talleres en los que abordamos temáticas relacionadas a alimentación saludable, manipulación higiénica de los alimentos, cocina rica y nutritiva y comensalidad familiar. Además realizamos talleres de demostración, promoviendo el uso de ingredientes saludables en distintas preparaciones.

Este 2020 y sus complejidades llegaron al programa desafiando el tiempo, la conectividad y los recursos. Se readaptaron los temas respondiendo a las necesidades que presentó la pandemia, se armaron escenarios de transmisión, aprendimos a compartir desde la pantalla y advertimos que nada reemplaza la presencialidad. Pero que los silencios, las sonrisas y las miradas, aun en una pantalla, nos dicen mucho.

Los voluntarios

El voluntariado para BdA Mendoza es tan indispensable como las donaciones de alimentos. Sin ellos no podríamos realizar el trabajo que hacemos y de la forma en que lo hacemos.

Momentos difíciles nos presentó la pandemia en este sentido. Por un tiempo tuvimos que suspender las actividades de clasificación de alimentos y decenas de grandes personas, nuestros voluntarios, nos continuaban apoyando desde sus casas.

De a poco pudimos retomar la actividad, al principio con un grupo reducido que se animó, que estuvo fuerte y firme a la par del staff del Banco. A todos... gracias por ponerse la pechera nuevamente.