Diario Uno > Sociedad > Salud

Ante el aumento de contagios en Mendoza, ahora se hacen hisopados a domicilio

La gran demanda que tiene el sistema de salud y el retraso para analizar las muestras, incrementa la demanda a este tipo de servicios

Jonathan Aguilera es técnico de laboratorio y se dedica, hace tiempo, a realizar hisopados para detectar coronavirus a domicilio. Si bien hay muchos laboratorios que ya ofrecen este servicio, los costos son algo más altos pero la gran demanda en el sistema de salud es lo que aumenta el requerimiento de este tipo de actividades.

Julio fue el primer mes, desde el inicio de la pandemia en Mendoza, en el que todos los días se confirmaron nuevos contagios de coronavirus, a su término la cifra total fue de 1.169. Agosto continuó la misma tendencia aunque con una fuerte suma y contabilizó más de 6.000 personas afectadas. Septiembre, en tanto, rompió todos los parámetros y las alertas comenzaron a encenderse.

Te puede interesar...

Es que, el aumento desproporcionado de pacientes hizo que el sistema sanitario sufriera una importante demanda en sus servicios. Según los números del Ministerio de Salud, la ocupación de camas de terapia intensiva alcanzó el 90,87% durante la segunda quincena de este periodo.

Pero no solo los servicios de cuidados intensivos fueron muy requeridos. Las guardias o atención primaria también sufrieron una especie de avalancha de personas que necesitaban confirmar su diagnóstico.

A comienzos de septiembre, durante varios días, los mendocinos fueron testigos que las extensas filas que se formaron en el hospital Español, de Godoy Cruz, esperando ser atendidas por la guardia respiratoria. Incluso, muchos ya contaban con un turno asignado para ser sometidos a un hisopado.

Desde este mismo departamento, el área de salud confirmó el incremento de consultas en los seis centros de salud que dispone la comuna para atender estos casos, incluso de mendocinos que tenían cobertura médica privada.

La situación es tan apremiante que no hace diferencia entre el sistema público y privado, ambos se encuentran saturados mientras que los contagios no logran bajar.

Ante este panorama, quienes disponen de dinero, se abocan a realizarse testeos en laboratorios privados. Algunos incluso han sido contratados por empresas para que sus empleados sean revisados periódicamente y no correr riesgo de provocar un brote dentro de alguna institución.

Sin embargo, no se trata de un servicio al que se pueda acceder fácilmente ya que, para un estudio de PCR (hisopado) el costo es de aproximadamente $8.000, mientras que para un análisis de antígenos el valor es de $6.000.

"Es muy notable la diferencia socio económica de quienes buscan este servicio", asegura Aguilera, quienes desde hace varias semanas ofrece ir a las casas de personas que sospechan padecer la enfermedad para tomar muestras que culminen con un diagnóstico.

"Trabajo con tres laboratorios privados, extraigo la muestra y luego el laboratorio manda un mail con el resultado, rubricado con una firma digital", detalló el hombre.

El temor de acercarse a algún centro asistencial en medio de la pandemia no es el principal motor para pedir un hisopado a domicilio, según Aguilera, la razón primordial son las demoras. "Muchas veces, los pacientes reciben el resultado cuando ya superaron la enfermedad o tienen turno para el análisis en la etapa final, eso motiva que el sector de los laboratorios privados esté trabajando más", explicó.