Diario Uno > Sociedad > Corradi

Al cura Corradi lo salvó el juez que absolvió al viudo de María Marta García Belsunce

Víctor Violini, juez de Casación, ha dictado otros fallos polémicos, como la prisión domiciliaria para 2.300 condenados. Para que no contrajeran coronavirus en cárceles bonaerenses, argumentó

Víctor Violini, el juez que benefició al sacerdote Nicola Corradi cuando declaró prescriptos los abusos sexuales en el Instituto Próvolo de La Plata, es un hombre de sentencias polémicas e impactantes en la Justicia bonaerense.

A mediados de abril de 2020, cuando la pandemia de coronavirus conmocionaba al país, promovió la prisión domiciliaria de 2.300 presos bonaerenses condenados por delitos menores: para evitar que contrajeran la infección en los edificios penitenciarios, argumentó.

Te puede interesar...

Pero hace casi cuatro años, a pocas horas de la Navidad de 2016, el juez Violini firmó un fallo que estremeció al fuero penal en lo Criminal y sorprendió públicamente al país: la absolución y liberación de Carlos Carrascosa, quien había sido condenado a prisión perpetua por el asesinato de la esposa, María Marta García Belsunce.

Violini dejó sin efecto la condena impuesta en 2009 a Carrascosa por el delito de homicidio agravado por el vínculo contra su propia esposa. Y cuando habló públicamente de su decisión pidió perdón en nombre de la Justicia.

Juez Violini.jpg
Víctor Violini, integrante del Tribunal de Casación de Buenos Aires.

Víctor Violini, integrante del Tribunal de Casación de Buenos Aires.

También dijo sentir "dolor y vergüenza" por la actuación de la Justicia en el caso, que todavía sigue impune.

Luego, calificó públicamente de "paupérrimo" y "desastroso" el trabajo del fiscal investigador Diego Molina Pico sobre el crimen ocurrido el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel de Pilar, que motivó la docuserie de Netflix.

"No hay un solo elemento que pruebe que Carrascosa fue el asesino. No encontramos ningún elemento que acredite que Carrascosa fue el autor material", dijo aquella vez el juez Violini.

Su decisión fue confirmada en 2018 por la Corte bonaerense.

Alerta Mendoza

Hace tres semanas, Violini y Ricardo Borinsky, uno de sus compañeros de tribunal de Casación Bonaerense, sentenciaron la prescripción por el paso del tiempo de las acusaciones de abuso sexual contra el cura Corradi, otro sacerdote italiano y un profesor del Instituto Próvolo de La Plata.

El fallo permitió que todos zafaran, especialmente Corradi, quien ya había sido condenado en Mendoza el 25 de noviembre de 2019 junto a su colega Horacio Corbacho y el civil Armando Gómez en un juicio histórico.

En La Plata, las denuncias eran por hechos ocurridos entre 1982 y 1991 y como Violini y Borinsky coincidieron en darles el carácter de "delitos comunes" quedaron extinguidos cuando pasó más tiempo del que los señalados hubieran estado presos en caso de ser condenados.

La decisión de Violini causó indignación en Mendoza. Por la prescripción. Por considerar "delitos comunes" los abusos sexuales a menores de edad hipoacúsicos.

La semana pasada, la fiscal Cecilia Corfield anticipó que esta semana imputaría a Corradi, al otro cura italiano y al docente denunciados. Fue para demostrar que esa conducta delictiva no se extingue jamás, que es imprescriptible.

Sin embargo, un habeas corpus presentado en favor de Corradi impide que éste sea trasladado desde Mendoza a La Plata por razones de salud, lo que complica la acción prevista por la fiscal.

Temas