¿Motivo? La causa penal que lo tenía como imputado junto a otro cura y un profesor se extinguió por el paso del tiempo.

Te puede interesar...

Corradi - Provolo (2).jpg
Corradi en los tribunales, en 2019, en el juicio por abusos sexuales en el Próvolo de Luján.

Corradi en los tribunales, en 2019, en el juicio por abusos sexuales en el Próvolo de Luján.

Así lo decidió el Tribunal de Casación Penal Bonaerense, que, con esta resolución, también benefició a otro sacerdote, Eliseo Primati, quien había sido encontrado en un asilo de ancianos en Italia y cuya extradición fue solicitada a ese país pero que jamás se concretó.

El tercer imputado que zafó es José Brítez, docente de Informática del Próvolo platense.

La decisión fue de los jueces Víctor Violini y Ricardo Borinsky para quienes los delitos sexuales denunciados "son delitos comunes sobre los cuales hay que observar debidamente la garantía de la prescripción, tal como indica la Comisión Interamericana de Derechos Humanos".

El caso

La investigación penal a cargo de la Fiscalía de La Plata determinó que Corradi, Primati y Brítez abusaron sexualmente de cinco menores de edad que eran alumnos del instituto situado en calles 25 y 47 de la llamada ciudad de las diagonales. Esas víctimas, según la pesquisa, también fueron golpeadas, sometidas a castigos y obligadas a ejecutar actos propios de servidumbre.

El resolutivo del Tribunal de Casación Penal Bonaerense contiene una frase que hace las veces de sentencia y solución del caso, que fue estudiado por los integrantes de la Sala Tercera con motivo de la presentación de un escrito de habeas corpus en favor de Britez: “En el presente caso no opera la exclusión de prescripción”. Dicho en otros términos: los delitos denunciados en este caso también prescriben por el paso del tiempo como sucede con el resto de los delitos penalizados.

En la Justicia de La Plata comenzaron a investigar los abusos sexuales ocurridos allí recién después de que en 2016 en Mendoza se iniciara una pesquisa por los hechos denunciados en el Próvolo de Luján. Cecilia Corfield se puso al frente de la investigación en La Plata mientras en Mendoza sus pares Gustavo Stroppiana y Alejandro Iturbe avanzaban a paso firme.

La fiscal Corfield acusó a Corradi de entre 3 y 8 casos de abusos sexuales simples y agravados con acceso carnal en calidad de partícipe.

En 2019 pidió su detención pero a esa altura Corradi estaba a punto de ser juzgado por la Justicia mendocina, que finalmente lo condenó al cierre de un juicio histórico.

Primati y Brítez también fueron acusados del delito de abuso sexual simple y agravado, corrupción de menores y otros.

"Los abusos constatados ocurrían los sábados cuando en el Próvolo de La Plata quedaban únicamente los alumnos que no iban a sus casas porque no tenían familia", explicó la magistrada.

La Justicia mendocina condenó hace casi un año

Por los abusos sexuales en el Próvolo de Luján, Corradi fue condenado a 42 años de prisión y cumple la pena en la modalidad de detención domiciliaria por su avanzada edad y problemas de salud.

Su colega Horacio Corbacho fue sentenciado a 45 años de cárcel, que cumple en el pabellón para delincuentes sexuales del penal Almafuerte.

El jardinero Armando Gómez fue sentenciado a 18 años de cárcel.

La sentencia fue dictada a fines de noviembre de 2019. En septiembre de este año la Sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia confirmó la sentencia del tribunal que presidió el juez Carlos Díaz.

Temas