Este martes se celebra el nacimiento de uno, quizá el más importante, pilar de nuestra nación, ya que fue quien llevó a cabo la inmensa empresa de liberar de la dominación de España a tres países, principalmente al nuestro, junto a Chile y Perú. Su nombre fue José Francisco de San Martín y Matorras, aunque con sólo decir San Martín, en la mente de medio continente aparece la imagen del Libertador y su campaña con el Ejército de los Andes, creado y armado en Mendoza. Hace 242 años nació en Yapeyú, actual Corrientes el Libertador.

Te puede interesar:La PlayStation 5 llegará a fin de año pero con un precio récord.

 Embed      
 Embed      

Un héroe nacido en Yapeyú

José de San Martín abrazó la carrera militar desde niño a los 11-, en España, donde retornó su familia cuando él tenía tres años. Allí supo combatir para la corona española, y luego abrazar los ideales liberales de la Revolución Francesa, y finalmente las independentistas, por lo que cuando estalló la revolución en las colonias americanas, retornó a su lugar de nacimiento y puso su espada al servicio del gobierno de las recién nacidas Provincias Unidas del Río de la Plata.

En Argentina se lo reconoce como el Padre de la Patria​ y el Libertador,​ y se lo valora como el principal héroe y prócer del panteón nacional. En Perú también se lo recuerda como el Fundador de la Libertad del Perú, el Fundador de la República, el Generalísimo de las Armas y el Protector del país. El Ejército de Chile le reconoce el grado de capitán general.

Su carrera militar en España

​Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente al ejército español e hizo su carrera militar en el Regimiento de Murcia. Combatió en el norte de África, enfrentando a los moros en Melilla y Orán. Luego contra la dominación napoleónica de España y participó en las batallas de Bailén y La Albuera. 

Combatiendo a Napoleón en la alianza que integraban España, Portugal e Inglaterra, San Martín tomó contacto con oficiales británicos, que lo introducirían en la logias masónicas que buscaban apoyar la independencia de América. En 1811, con el grado de teniente coronel, pidió la baja del ejercito español y un pasaporte para ir a Londres. Allí conoció a otros americanos logistas, que querían la independencia de las colonias de nuestro continente.

Allí se encontró con Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola, Andrés Bello y Tomás Guido, entre otros.

El retorno a la tierra natal

El 12 de enero de 1812, José de San Martín, junto con otros militares, se embarcó desde Londres en la fragata británica George Canning, que ancló en el puerto de Buenos Aires el 9 de marzo de ese año. 

La Gazeta de Buenos Aires informaba de la llegada de estos militares que querían sumarse a la causa patriota así: "A este puerto han llegado entre otros particulares que conducía la fragata inglesa, el Teniente Coronel de caballería don José de San Martín primer ayudante de campo del general en gefe del ejército de la Isla, Marqués de Coupigny; el Capitán de infantería don Francisco Vera; el Alférez de navio don José Zapiola: el Capitán de milicias don Francisco Chilavert: el Alferez de carabineros reales don Carlos Alvear y Balbastro; el Subteniente de infantería don Antonio Arellano; y el primer teniente de guardias walonas Baron de Holmberg. Estos individuos han venido á ofrecer sus servicios al gobierno, y han sido recibidos con la consideración que merecen, por los sentimientos que protestan en obsequio de los intereses de la patria".

Los Granaderos a caballo

El Primer Triunvirato reconocería las credenciales de San Martín, aceptaría su sugerencia de crear un cuerpo de caballería. Nacería sí el Regimiento de Granaderos a Caballo, el primer cuerpo profesional y entrenado al más puro estilo de los cuerpos de élite de Europa, inspirado en la caballería de Napoleón. Su misión sería custodiar la costa del río Paraná, acechada por una flota realista, y allí tendría su bautismo de fuego, el 3 de febrero de 1813.

José de San Martín se casó a los 34 años con María de los Remedios de Escalada el 12 de noviembre de 1812, con quien tuvo una hija, nacida el 24 de agosto de 1816 en Mendoza.

Luego vendría el nombramiento en el derrotado Ejército del Norte, con Manuel Belgrano caído en desgracia, pero la plan de San Martín era liberar Chile, ingresando desde Mendoza, y atacar luego el corazón del poder realista en Perú. Dejaría la defensa del norte a cargo de las guerrillas locales, encabezadas por Martín Miguel de Güemes, y se haría nombrar Gobernador Intendente de Cuyo, en agosto de 1814.

Mendoza, cuna del Ejército Libertador

Una vez en Mendoza se dedicó a organizar el Ejército de Los Andes, que partiría a Chile, el 12 de enero de 1817, logrando la hazaña de cruzar la cordillera de Los Andes por su parte más alta, para desbaratar a las tropas realista en las batallas de Chacabuco y Maipú.

Luego vendrían en 1820 la campaña anfibia para atacar el Perú, logrando el 28 de julio de 1820 declarar la Independencia del Perú, siendo nombrado Protector de aquel país.

Ya sin apoyo de Buenos Aires, se entrevistó con el otro gran libertador de Sudamérica, el venezolano Simón Bolivar en Guayaquil, le ofreció sus tropas para que éste continuara las lucha emancipadora, y San Martín se retiraría del teatro de operaciones.

San Martín retornó en 1823 a Mendoza, el gobierno de Buenos Aires, a cargo de Bernardino Rivadavia le impidió la visita de su esposa enferma en la capital. Al empeorar la salud de Remedios, viajaría de incógnito, pero ella ya había fallecido el 3 de agosto de 1823.

Un prócer desterrado

Los partidarios de Rivadavia lo acusaban de haberse convertido en un conspirador. Desalentado por las luchas internas entre unitarios y federales, San Martín prefirió el exilio y decidió marcharse con su hija Mercedes, quien había estado al cuidado de su abuela. El 10 de febrero de 1824, a punto de cumplir 45 años, partió hacia el puerto de El Havre, en Francia. Luego tendría breves períodos de estadía en Escocia, Bruselas, y finalmente en París. Intentó retornara al país, ofreció sus servicios -rechazados- en la guerra contra Brasil, y finalmente falleció el 17 de agosto de 1850, a los 72 años de edad, en la localidad francesa cercana a París, de Boulogne Sur Mer.

El gran sueño del general José de San Martín fue retornar a su finca de Mendoza, en el departamento que hoy lleva su nombre en el Este, para ser un paisano más en "su Tebaida", la chacra de Los Barriales.

Temas relacionados: