La Nación se comprometió a enviar 1.023 millones de dólares para construir Portezuelo del Viento en Malargüe en resarcimiento por la promoción industrial que perjudicó a Mendoza y a cambio de no presentar ningún reclamo en la Justicia. Sin embargo, un convenio firmado por el entonces gobernador Alfredo Cornejo y la gestión de Macri permite disponer de esos fondos para otras obras hídricas si el megaproyecto hidroeléctrico no se concreta por el laudo presidencial en contra.

El 13 de junio del 2019 se firmó el acuerdo entre el Gobierno de Mendoza y el Estado nacional, cuyos representantes fueron los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y el de Hacienda, Nicolás Dujovne. La cláusula más importante es la tercera ya que allí se estableció la disponibilidad del manejo de los recursos económicos para otros fines que no sean Portezuelo del Viento.

De manera expresa, se afirmó que la Provincia se comprometía a llevar adelante la ejecución de la denominada "obra del siglo" de acuerdo al régimen jurídico local y a las disposiciones acordadas en el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO).

"Las letras intransferibles serán depositadas en una cuenta comitente de la Provincia en el Banco de la Nación Argentina y sus servicios serán transferidos a un fideicomiso que será constituido por la Provincia a los fines de la ejecución de la obra y/u otras obras hídricas necesarias para el desarrollo de la generación hidroeléctrica provincial", se aclaró en el acta, lo que viene a despejar ciertas dudas de algunos sectores políticos y empresarios respecto al manejo de ese dinero en caso de caerse Portezuelo.

La incertidumbre surgió a raíz de los obstáculos jurídicos que volvieron a presentarse en plena pandemia, como la ampliación del impacto ambiental que activó la administración de Alberto Fernández en el 2020. Mendoza ya contaba con el visto bueno -4 a 1- de ese estudio de uno de los consejos administrativos del COIRCO. Pero La Pampa reclamó que no se acudió al órgano donde los dictámenes se aprueban por unanimidad.

portezuelo del viento obra idroelectrica represa2.jpg

El monto de Portezuelo del Viento

En la Ley del Presupuesto General de la Administración Nacional para el ejercicio fiscal 2019 se estimó el costo de la obra -sin incluir los costos financieros asociados al Programa de Participación Público Privada– en exactamente 1.023.362.922 dólares. Desde la época de Julio Cobos y con el visto bueno de Néstor Kirchner, esa cifra se había estipulado en 300 millones de dólares y nunca se modificó porque jamás se realizó un peritaje para actualizarla.

Sin embargo, se alcanzó un arreglo en materia de números luego de intensas negociaciones entre Cornejo y el Gobierno de Macri que pretendía un monto menor porque no se incluían las obras complementarias a Portezuelo del Viento, como los caminos de acceso, el tendido eléctrico o el traslado del pueblo de Las Loicas. Y la puja tuvo los beneficios esperados para Mendoza si se tiene en cuenta el resultado final.

En ese terreno favorable en lo político, ambas partes acordaron que la Nación cancelaría sus obligaciones con la Provincia mediante la emisión y entrega de letras por ese monto millonario y que el Gobierno local sería responsable por la ejecución de Portezuelo del Viento. "Se llevará adelante de acuerdo con las normas provinciales, y destinará los servicios de las mencionadas letras al financiamiento de la obra o de otras obras hídricas", según consta en otro de los apartados.

Si el Estado nacional no cumple con el pago en término de las amortizaciones acordadas -ya se depositó la novena cuota- y se adjudica la construcción de la represa sobre el río Grande, la Provincia podrá reclamar a la administración de Alberto Fernández.

"Además de la ejecución de las letras intransferibles sin necesidad de interpelación, los mayores costos y demás consecuencias que el mencionado incumplimiento provocare en la relación con los correspondientes contratistas", se detalló en el acuerdo firmado hace más de dos años y por el cual Cornejo cosechará aplausos de propios y ajenos.

Al parecer, Cornejo pudo anticiparse y blindar a la Provincia ante cualquier cambio de planes ya sea por los frenos de La Pampa o por el nuevo color político de la Nación. Y seguramente el gobernador Rodolfo Suarez estará agradecido de esa jugada maestra.