Diario Uno Política Turismo
Perspectivas

"Todos los hoteles top de Mendoza están buscando personal", aseguró el titular del Mendoza Bureau

El nuevo presidente de la organización que nuclea a importantes empresas del sector turístico conversó con UNO sobre las perspectivas de crecimiento para el 2022

El turismo es uno de los caminos que tiene Mendoza para diversificar su matriz económica, y Federico Barzola sabe que, quizá como nunca antes, el sector está en una encrucijada. Pero no se amilana. Y a modo de ejemplo, el flamante director de Mendoza Bureau revela que, más allá de la incertidumbre por la pandemia, “todos los hoteles top de Mendoza están buscando personal”.

El Mendoza Bureau es una organización sin fines de lucro compuesta por empresas privadas que se vinculan directamente con el ala más top de la industria del turismo. Y por estos días contiene una rara mezcla de optimismo por la nueva temporada y preocupación por el covid. El martes, eligió a una nueva comisión directiva con Barzola al frente.

“No sabemos si esto derivará en el coronavirus transformándose en algo parecido a la gripe o no, por eso hay cierto grado de incertidumbre -arranca el entrevistado-. Pero queremos ser positivos”. Según los datos que maneja el referente, las reservas que recibió el sector para enero rondan el 50%, mientras que en febrero ya superan el 80%.

“Luego vienen el Carnaval y sobre todo la Vendimia. Así que son números muy buenos para arrancar el 2022”, explica. Originalmente, los planes del sector turístico contemplaban una tercera ola recién para abril. "Las cifras recientes nos cambiaron un poco el panorama. Veremos cómo evolucionan”.

Barzola Mendoza Bureau.jpg
La nueva comisión directiva del Mendoza Bureau.

La nueva comisión directiva del Mendoza Bureau.

Mendoza en busca de su futuro

Barzola es propietario de la empresa Meka Audiovisual, que ofrece servicios técnicos para eventos y congresos, además de ser una productora. Admite que tras lo que puede calificarse como el año más difícil en la historia de la actividad, “los últimos meses trajeron aire”.

Antes de que llegara el covid, visitaban la provincia -en cifras oficiales- 3,75 millones de turistas por año, con aumentos sostenidos y convocando a alrededor de 45.000 puestos de trabajo. Hoy esos guarismos están en el aire: podrían ser la base para un nuevo crecimiento.

El entrevistado estima, de hecho, que la pandemia y los cambios culturales que trajo aparejados abren una ventana de oportunidad para Mendoza. “El coronavirus marcó tendencias, como buscar la naturaleza frente al amontonamiento de las grandes ciudades. Y en eso los mendocinos tenemos que para crecer fuerte, porque poseemos grandes destinos naturales”.

¿Volverán en masa los turistas extranjeros? Tal vez, pero hay que ir paso a paso. “Lo que sí sabemos es que Brasil se siente atraído por esta tierra, y quienes vienen de allá se van felices. Por eso una primera meta para recuperarnos es potenciar la llegada de brasileños”, propone el empresario.

Luego detalla: “Brasil se ha mostrado bastante flexible en las salidas y nosotros podemos serlo en las entradas. A lo que hay que sumar el asunto cambiario: para ellos es muy barato venir y para nosotros implica un ingreso importante de divisas”.

En esa dirección, Barzola valora que exista conectividad aérea con el país vecino, pero “hay que aumentar la oferta y la cantidad de empresas aéreas que aterrizan, tanto desde Brasil como desde otros países limítrofes, porque es posible que Europa -que tiene conectividad sólo con Buenos Aires- tarde más en volver”.

Una luz al final del camino

Barzola afirma que la diferencia entre las reservas de enero (50%) y febrero (80%) se explica porque el Gran Mendoza no es un lugar tradicional de veraneo. “En eso viene mejor San Rafael, pero en Ciudad y alrededores sube la actividad a partir de febrero”, define.

No se trata sólo de turistas “típicos”. En los últimos tiempos, la provincia avanzó en su perfil como destino para reuniones, congresos y eventos. “En este momento nos están llegando muchísimos pedidos de presupuestos para encuentros desde fines de enero”.

La incógnita, ahora, es qué tipo de invierno le espera a Mendoza. En el escenario más feliz, es posible que -variante ómicron de por medio- el alza explosiva de contagios se disipe rápidamente, como parece estar sucediendo en Sudáfrica. “En cuanto a los eventos, originalmente habíamos pensado encarar la temporada invernal centrándonos en grupos chicos, de unas 250 personas, que es una propoción manejable en relación a los protocolos”, dice Barzola.

En comparación con el parate del 100% que se vivió durante tantos meses -especialmente abril, mayo y junio de 2020-, muchos empresarios del sector ven el presente como una luz al final del camino. “Vos calculá -comenta Barzola- que los primeros congresos post cuarentena se concretaron recién en septiembre de 2021, cuando volvimos a ver tasas de ocupación del 70%”.

Dos claves para crecer

En un mundo en el que las políticas sanitarias marcan el ritmo de la economía, el diálogo entre empresas y autoridades se vuelve indispensable. “Recientemente hubo cambios en el Ministerio de Cultura y Turismo local -asumió la nueva titular de la cartera, Nora Vicario- y las reuniones que hemos tenido han sido muy positivas, porque coincidimos en las decisiones que creemos necesario tomar”, apunta Barzola.

Otro aspecto fundamental para retomar el camino del crecimiento está relacionado con el capital humano. Y en ese punto, la pandemia también dejó su huella. “En Mendoza hay muchísima gente capacitada. El inconveniente es que cuando llegó el covid el trabajo bajó mucho, muchas de estas personas se reinventaron y cambiaron de rubro. Entre los grandes objetivos de mediano plazo, está conseguir que esos talentos que se fueron regresen”, evalúa el referente.

Algunos volverán, otros no. En cualquier caso, surgirá la necesidad de cubrir los puestos que quedaron vacantes. “Hoy es difìcil obtener personal para gastronomía, hotelería y servicios -cuenta Barzola-. Si preguntás en los hoteles de cuatro y cinco estrellas de Mendoza, todos están buscando gente. Esa es una característica del turismo: requiere todo el tiempo de seres humanos, es decir que implica miles de empleos”.

Un contagio positivo

El presidente de Mendoza Bureau reconoce que al caer la actividad, hubo muchos empresarios que se deprimieron. "Sobre todo los más grandes, a quienes les costó ver cómo de la noche a la mañana se modificaba el ambiente en el que se habían desempeñado toda la vida", considera.

La posibilidad de revertir esos meses oscuros lo entusiasma. Hacia el final de la conversación, Barzola enfatiza que una de las aristas más interesantes del turismo es que por cada punto de crecimiento, muchas otras actividades reciben la influencia, entre ellas la gastronomía y el comercio.

“La gastronomía pudo iniciar la recuperación un poco antes, al igual que las bodegas -recalca-. Los hoteles, no obstante, están esperando la oportunidad. Queremos pensar positivo, porque el aumento de la actividad es una gran noticia para Mendoza: si vos sumás turismo y comercio, tenés casi el 40% del PBI provincial”.

Temas relacionados: