Concesión o privatización

Radiografía de Acequia, el canal de tv estatal que Cornejo quiere vender

El canal estatal mendocino le cuesta al Estado unos $460 millones anuales, a los que este año habrá que sumar otros $40 millones de deudas que arrastra

Puede que Alfredo Cornejo lo haya pensado antes. Pero ahora, en medio de la crisis económica, con el recorte de fondos nacionales, la caída de la recaudación y ante el aval tácito del gobierno nacional que ya cerró la agencia Télam y tiene en la mira a varios medios públicos; entendió que están dadas las condiciones económicas y políticas para avanzar decididamente con la concesión, venta o cierre del canal de tv estatal Acequia.

Ese canal salió al aire por primera vez el 26 de marzo de 2014, hace ya 10 años, en la gestión del ex gobernador Francisco Pérez. Fue luego de que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con la sanción de la Ley de Medios en la mano, le otorgara esa señal a la provincia.

Embed - Acequia, contenidos locales

Pero ahora en el Gobierno entienden que los formatos de comunicación estatal cambiaron y ya no es necesario ni posible sostener ese canal que le cuesta al Estado mendocino entre $30 millones y $35 millones por mes. Una suma que pueden sonar cuantiosa para el bolsillo de cualquiera, pero no lo es tanto si se contempla que de allí se pagan 30 sueldos de empleados, con las correspondientes cargas sociales y los servicios para mantener un canal de TV al aire. Ese monto le alcanzaría al Estado por ejemplo para construir sólo 30 metros cuadrados de una casa del IPV.

“No hace falta gastar impuestos para tener un canal, no tiene sentido”, argumentó días atrás el ministro de Hacienda, Víctor Fayad, cuando ingresaba a la Legislatura el paquete fiscal que en el artículo 9 incluye "enajenar o liquidar los activos del canal Acequia", que dicho en criollo es concesionar, vender o cerrar el canal estatal.

Acequia actual.jpeg
Así luce actualmente el canal estatal de TV que funciona en la planta baja del Espacio Cultural Julio Le Parc.

Así luce actualmente el canal estatal de TV que funciona en la planta baja del Espacio Cultural Julio Le Parc.

Según los cálculos de Hacienda hoy costear el canal le representa a las arcas mendocinas unos $460 millones anuales, que este año ascenderían a unos $500 millones sumando los $40 millones de deuda que arrastra el canal. Esto es por deudas que mantiene en AFIP y de otros servicios de satélite que también datan de varios años atrás.

Los datos son aproximados, porque si bien la información total debe figurar en alguna planilla de excel de Hacienda con pelos y señales, una vez que dimensionaron el revuelo que generó la noticia de la posible venta o privatización del canal, desde el Gobierno evitaron abundar en precisiones.

En el rastreo de la hoja de ruta de Acequia sí se pudo confirmar que desde que se creó el canal estatal se decidió que se costeara con un fideicomiso de Mendoza Fiduciaria, cuyos accionistas son hoy -según se publica en su sitio web- el Fondo de la Transformación y el Crecimiento (98%), el Banco Supervielle (1%) y la Bolsa de Comercio que aporta el 1% restante.

El equipamiento se pagó con fondos del Ministerio de Infraestructura y se instaló en la planta baja del Espacio Cultural Julio Le Parc, que es donde sigue funcionando.

► TE PUEDE INTERESAR: El secretario de Comunicación de Milei habló sobre el posible cierre del Canal Acequia en Mendoza

Decadencia y caída

La actual situación del canal habla por sí sola de cómo fue decayendo. Apenas surgió, por citar un ejemplo, Acequia tenía 5 envíos de noticieros -3 de una hora y dos de media hora- y la grilla se completaba con coproducciones que se hacían con productoras privadas que le vendían contenidos al Estado. Muchos de esos programas se costeaban con fondos del ex Ministerio de Cultura.

Los memoriosos cuentan que entre 2016 y 2017 Acequia televisó los partidos del torneo de fútbol del Federal A, cuando allí competían tres equipos mendocinos y aseguran que tuvo picos de visualización.

Hoy ese nivel de producción bajó y sólo ven el canal aquellos abonados a Supercanal, los televidentes cercanos del Gran Mendoza que pueden sintonizarlo con alguna antena digital y algún interesado en un contenido puntual que lo ve por streaming.

acequia tv.jpg
Una de las producciones de Acequia.

Una de las producciones de Acequia.

Sólo por hacer el ejercicio, días atrás si alguien se metía al canal de You tube de Acequia para ver la transmisión en vivo corroboraba por sí mismo la triste información de ser la única persona que lo estaba viendo en ese momento. Una audiencia menos que ínfima para ese canal que en esa plataforma acumula más de 21.000 suscriptores.

Ese nivel de producción se puede entender más si se cuenta cómo fue cayendo la cantidad de empleados que trabajan en el canal: pasó de tener 56 trabajadores entre internos y externos, a contar actualmente sólo con 30, entre periodistas, camarógrafos y técnicos. Internamente los que siguen trabajando allí cuentan que la estrategia de los distintos gobiernos fue no reemplazar a los empleados que se iban, lo que hizo que hoy haya sólo 3 periodistas en ese staff.

Empleados de Acequia en el primer año de creado.jpeg
Gran parte del plantel original de empleados y gerentes de Acequia bajo la gestión del ex gobernador Francisco Pérez.

Gran parte del plantel original de empleados y gerentes de Acequia bajo la gestión del ex gobernador Francisco Pérez.

Como es parte de un fideicomiso, los 30 trabajadores que actualmente conforman su planta, no son ni empleados de planta del Estado, ni contratados, aunque sí tienen relación de dependencia con ese fideicomiso. Por tanto, si el canal termina privatizándose o vendiéndose, y el nuevo dueño no quisiera seguir empleando a esos comunicadores, el Estado debería indemnizarlos.

"En la medida que el trabajo que realizan sea valorado por quienes vayan a explotar el canal, (los actuales empleados) tendrán continuidad de su carrera. Nosotros no podemos garantizar la continuidad de esas fuentes laborales siendo que lo que estamos tratando de hacer es evitar utilizar recursos públicos para financiar este tipo de actividad", confesó Fayad.

Entre concesionarlo o venderlo en partes

"En primer lugar, vamos a analizar si es algo que le puede interesar a la gestión privada", adelantó Fayad cuando anunció la intención de concesionar el canal, pero casi en la misma oración admitió que si eso no sucediera, el camino llevará eventualmente al cierre del medio de comunicación.

"Si nosotros no conseguimos quién tenga interés en utilizar los activos físicos e intangibles del canal hoy, no tenemos intención de garantizar una salida. Pero no dudamos del talento de la gente que trabaja en el canal. Lo que decimos es que no creemos que en este contexto sea la Provincia quien tenga que estar sosteniendo este servicio audiovisual", aclaró en diálogo con Radio Nihuil.

Si bien en el Gobierno apuntan a que el proceso de oferta de Acequia recién comienza, extraoficialmente se supo que hubo charlas informales con al menos con cuatro empresarios del rubro de la comunicación, aunque hasta este fin de semana ninguno de ellos habría mostrado real interés en concesionar el canal.

Alguno vio con buenos ojos el hecho de poder contar con esa antena satelital: "Eso le ahorraría a cualquier inversor que quisiera montar un canal, más o menos un año de inversión en ajuste e instalación", aportó una voz autorizada en la materia.

Acequia programa infantil 1.jpeg
Entre las variables para concesionar el canal, en el Gobierno también barajan la posibilidad de alquilar la señal e incluso vender el equipamiento técnico que posee.

Entre las variables para concesionar el canal, en el Gobierno también barajan la posibilidad de alquilar la señal e incluso vender el equipamiento técnico que posee.

No lo dicen abiertamente, pero en Casa de Gobierno barajan distintas alternativas. Si no apareciera un empresario interesado en concesionar el canal tal y como está, no descartan alquilar la señal o vender los equipos. "En materia de equipamiento el canal está actualizado y tiene buenos fierros (en la jerga televisiva se llama así a los equipos de cámaras, iluminación r islas de edición). Si se agotaran otras instancias y apareciera un comprador eso se podría hacer", cuentan por lo bajo.

Es más; también marcaron que no hay ninguna restricción para que el posible concesionario deba ser necesariamente mendocino.

Acequia no es la Televisión Pública

Luego de tomar conciencia del revuelo que generó el anuncio de la intención de concesionar o vender Acequia, y las inevitables comparaciones políticas que acercaron a Cornejo con la postura de Javier Milei, que cerró la agencia estatal Télam acusándola de haber sido un medio "de propaganda kirchnerista", el mismo ministro Fayad se vio obligado a aclarar que la decisión del gobierno mendocino no responde a diferencias políticas, sino a tratar de eficientizar el gasto público.

Cabe decir que los funcionarios de esta segunda gestión de Cornejo no podrían argumentar que se desprenden de Acequia porque fue un instrumento de propaganda política, porque a diferencia de la Nación, en Mendoza hubo una sucesión de gobiernos radicales desde el 2015, por lo que ese canal está bajo la órbita de la Subsecretaría de Comunicaciones - a cargo de Pablo Sarale- desde aquel diciembre hasta la actualidad.

"De ninguna manera hay que hacer paralelos con canales nacionales. Acequia está muy lejos de haber sido usado como un aparato de propaganda o vehículo para hacer cualquier tipo de negocios. Ha funcionado como canal. Nuestra preocupación y la discusión que queremos poner en la Legislatura, es si corresponde que la Provincia tenga un servicio audiovisual para difundir actividades culturales, deportivas o actos de gobierno y que eso les cueste a los contribuyentes entre $30 millones y 35 millones por mes", insistió Fayad.

Es claro que en esa discusión el gobierno de Cornejo ya tiene una postura tomada y no hay lugar para titubeos: "Creemos que no es un servicio que la Provincia debería estar prestando. Hay muchos medios que se dedican a dar este tipo de servicios", apuntó el ministro

"No somos ñoquis ni Acequia es una cueva política"

El proceso de desgranamiento que sufre Acequia desde hace años hace que sean muy pocos los empleados que permanecen en el canal de aquel staff inicial del 2014.

acequia tv 1.jpg
Los empleados actuales del canal Acequia se encargaron de destacar que el medio no es un cueva política, y que allí no se alojan ñoquis del Estado, sino que se sigue produciendo contenidos, a pesar de las dificultades que enfrentan.

Los empleados actuales del canal Acequia se encargaron de destacar que el medio no es un cueva política, y que allí no se alojan ñoquis del Estado, sino que se sigue produciendo contenidos, a pesar de las dificultades que enfrentan.

A diferencia de lo que suele suceder con otros medios estatales, que con los cambios de gobierno renuevan notoriamente su plantel por evidentes favores políticos partidarios, aquí sólo fueron cambiando los gerentes o directores que sí son cargos políticos, pero el equipo se redujo más por las necesidades de los empleados, que se fueron en búsqueda de mejores remuneraciones o la ansiada estabilidad laboral.

"Acequia nunca fue una cueva política. Cuando se creó se hizo una convocatoria pública para contratar personal y los periodistas fueron elegidos por casting", aportó Rocío Galvez, ex gerenta de Noticias del canal en la gestión de Paco Pérez.

En la misma línea opinó un actual empleado del canal, que ante la inminente posibilidad de venta, pidió dejar en claro que ese grupo de trabajadores está lejos de ser el de los típicos ñoquis a los que le apunta la motosierra de Milei.

"Acá se trabaja y nadie cobra de arriba nada. No quiero ponerme de ejemplo, pero tengo que contar que yo hago 6 programas, sólo para que la gente sepa que en el canal se sigue produciendo a pesar de todo lo que falta. Nosotros ponemos nuestros autos para hacer algunas coberturas, y hasta hemos pagado el combustible del móvil para que no se perdiera de cubrir una nota", graficó uno de los trabajadores de quien se reserva la identidad para evitar sumarle alguna represalia a la situación de angustia que ya vive.

Para conocer de primera mano la actual situación de Acequia Diario UNO intentó contactar a su actual gerente, Fernando Gamez, pero él nunca respondió.

Temas relacionados: