Diario Uno > Política > huevos

Quieren crear una ley de etiquetado de origen de los huevos, un diputado mendocino es el autor

El proyecto de ley de Etiquetado de Huevos presentado por el diputado nacional José Luis Ramón, en alianza con organizaciones ecologistas, es objetado desde la producción avícola. Elevaría el precio del producto

El diputado nacional José Luis Ramón, presidente del Interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, presentó un proyecto de ley de Etiquetado de Huevos que busca hacer más sustentable la producción avícola priorizando el bienestar de las gallinas.

El diputado nacional, socio político del kirchnerismo en el Congreso, presentó este proyecto en alianza con organizaciones ecologistas y de usuarios y consumidores. Tiene como objetivos centrales, “promover hábitos de producción y consumo sustentables para contribuir al fortalecimiento del bienestar animal en los procesos de producción de huevos, y a su vez, garantizar el acceso a la información veraz por parte de los consumidores”. Según el legislador, se propone de “una forma más que Argentina se encamine a formas de producción y comercialización más amenas con los animales, en un contexto mundial de transformación hacia la protección del medio ambiente”.

Te puede interesar...

El precio de los huevos subiría

En diálogo con el programa Primeras Voces, de Radio Nihuil, el legislador reconoció que si la producción de huevos contemplara todos los aspectos que el proyecto plantea, necesariamente va a subir el precio del producto. Actualmente el maple de huevos oscila en Mendoza entre los $240 y los $280. Pero si por ley, se obligara a las avícolas a contemplar todos los aspectos de producción sustentable que se han plasmado en el proyecto, el producto terminaría aumentando de precio.

Ramón sostiene que: “Hemos verificado que los huevos llegaban al consumidor manchados de materia fecal de los animales y eso ocurría porque en la industrialización de esta actividad comercial comenzó a tener la gallina encerrada en jaulas durante toda su vida útil. En ese encierro hemos visto cosas aberrantes para optimizar el espacio y en la capacidad de darle alimentos y la limpieza de los excrementos. Allí a cuenta del bienestar animal y la calidad del huevo nació la propuesta legislativa”, explicó el diputado nacional.

Tras exponer sus argumentos en la entrevista radial, los mensajes de los oyentes fueron unánimes, todos se manifestaron en contra de la iniciativa, algunos porque la calificaron de innecesaria y otros de inoportuna porque terminaría aumentando el precio de un producto esencial de la canasta básica de alimentos.

La crítica de los productores

La iniciativa fue seriamente objetada desde la producción avícola, especialmente por la Cámara Argentina de Productores e Industrializadores Avícolas (Capia). En declaraciones efectuadas al diario Infobae, Javier Prida, titular de Capia, explicó que “el proyecto dispara mucha preocupación en el sector productivo. Estamos de acuerdo en que tenemos que ver de qué manera le indicamos al consumidor que tipo de huevo consume. Pero el método y camino que se eligió para hacerlo no es el más saludable, por varios factores, aunque destacamos dos: la cámara no fue consultada, ya que somos la parte más importante de esto. Será algo difícil de poder aplicar conceptos que solo conocemos por declaraciones. Resultan gravosas dichas declaraciones, y en un 95% no se ajustan a la realidad” de la producción avícola.

También Prida consignó que “no hay pruebas suficientes” para que tanto el legislador nacional como las entidades privadas que promueven la norma, en especial Sinergia Animal, los argumentos expresados se hacen bajo “un preconcepto” de los grupos ecologistas y “realmente es difícil poder llegar a un diálogo” sobre el tema planteado.