Son cerca de 20 los integrantes del vacunatorio VIP permitido por la gestión de González García, cuyos nombres trascendieron a la prensa.

Te puede interesar...

Los vacunados VIP

Además del periodista Horacio Verbitsky, en la lista figuran los políticos Jorge Taiana (senador), Eduardo Valdés (diputado), y el canciller Felipe Solá, aunque este último aclaró que pidió turno y fue asignado al hospital Posadas.

Pero hay más integrantes de la nómina VIP: el secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano. en su caso, habría sido vacunado en la obra social de su gremio, también habrían recibido dosis su esposa Liliana Zulet y su hijo menor, Jerónimo, que tiene 20 años y convive con los padres.

Lisandro Bonelli, sobrino de González García es otro de los que habría recibido la vacuna Sputnik-V en en forma irregular, tiene 44 años y es jefe de la cartera sanitaria.

En los días previos al escándalo del vacunatorio VIP, se supo que el diputado nacional por Santa Cruz Juan Benedicto Vázquez, del Frente de Todos, también recibió la vacuna Sputnik V, pese a no formar parte de los grupos prioritarios de personal esencial de la Salud o adulto mayor de 70 años.

Otro caso que se hizo público días atrás fue el del intendente de la localidad santacruceña de Comandante Luis Piedra Buena, Federico Bodlovic, quien tomó la decisión de vacunarse aunque no era personal prioritario, junto a su esposa, padre, madre y chofer, según las denuncias.

En la ciudad bonaerense de Navarro también hubo un escándalo en una sesión del Concejo Deliberante cuando el edil de Juntos por el Cambio, Mateo Natalini, denunció que fueron vacunados "concejales del Frente de Todos".

También hubo, según medios de Buenos Aires, vacunados VIP en el sector empresarial.

Así, recibieron la vacuna Sputnik-V Florencio Aldrey Iglesias, dueño del diario La Capital de Mar del Plata, y varios hoteles, pero no solo él sino dos mujeres de su familia: Dolores Noya Aldrey y Lourdes Noya Aldrey.

El empresario Seza Manukian de 84 años y el empresario Felipe Guille.

Por último, figura en la nómina como vacunado VIP el médico traumatólogo Salomón Schächer, que tiene 94 años y es profesor emérito de la UBA.

Más allá de estos nombres, varios medios nacionales aseguran que se destinaron unas 3.000 vacunas a este grupo de privilegiados por el saliente Ginés González García.