Reclamos internos a funcionarios nacionales, pataleos en las redes sociales y hasta una amenaza de demanda judicial. A todo apeló el Gobierno provincial para que la Nación accediera a incluir a Mendoza en el Régimen de Promoción de Empleo que lanzó en marzo pasado, pero que en principio era sólo para las 10 provincias del Norte.

Finalmente el 27 de abril, Rodolfo Suarez conseguía la foto con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, firmando el acuerdo por el cual la provincia se sumaba al régimen que prometía la reducción de impuestos patronales a los empresarios que sumaran nuevos puestos de trabajo. Con la iniciativa se pretendían generar en la provincia 1.000 nuevos empleos, pero en lo concreto eso aún no ocurre en estas tierras.

Seguir leyendo

Sucede que de las 11 empresas mendocinas que pretendieron acceder a ese beneficio del Régimen de Promoción de Empleo en julio pasado, todas fueron rechazadas por distintas razones, que según indican los interesados, no estaban claras en los requisitos que debían cumplir.

Uno de los requisitos clave para poder recibir el beneficio era que las empresas pertenecieran al rubro industrial o agroindustrial. Sin embargo 8 de las 11 empresas bochadas por el ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación pertenecen a esa cadena productiva, pero como no tenían inscripta esa actividad como principal, algo que no estaba claro en la resolución del programa, y aparecían como prestadora de un servicio, se quedaron afuera.

Algo que no aparecía en la letra chica

De las tres firmas restantes que no lograron acceder, a una le figura una deuda con la AFIP pese a haber iniciado un plan de pago por las deudas de contribuciones.

Pero el caso de las dos faltantes, merece un análisis más minucioso.

Pese a que el programa abrió la convocatoria en la provincia en Junio, desde el ministerio de Economía solicitaron a la Nación que se contemplase a las empresas que hubieran podido incrementar su planta de personal en abril o mayo, ya que el acuerdo para que se sumara a Mendoza a ese Régimen de Promoción de Empleo se había firmado en abril.

https://twitter.com/evaquie/status/1409468511227940864

Eso tampoco ocurrió y de muestra valga contar que esas dos empresas habían incrementado su personal. De hecho una de ellas había tomado a un nuevo empleado en abril, dos más en mayo y otros dos en junio.

"Ante el reclamo, lo que adujeron es algo que no quedaba claro en la resolución. Lo que argumentan es que no se puede incrementar la nómina de personal con el mismo empleado por el que se está pidiendo el beneficio, ya que ese no se considera, sino que se considera al siguiente que se incorpora luego de ese. Es decir si una empresa tenía 10 empleados antes del programa y toma uno más no puede pedir el beneficio del descuento en impuestos patronales por ese trabajador, sino recién puede hacerlo si toma otro más, es decir por el número 12", explicaron desde el Ministerio de Economía local, que conduce Enrique Vaquié.

Estos inflexibles requisitos hacen que las firmas mendocinas no sólo descrean del beneficio real de esta promoción de empleo, sino que opten por no sumarse y por ende tampoco aventurarse a incrementar su planta de personal.

Tras el rechazo de esas 11 firmas mendocinas, desde el ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, le solicitaron al Gobierno de Mendoza que "instruyan a quienes quieran adherir de los requisitos básicos y las exclusiones", del programa.

Desde Mendoza respondieron que todo lo indicado en la resolución está publicado en la página web del Gobierno, en el ministerio de Economía, bajo el apartado Régimen de Promoción de Empleo.

Cómo funciona el programa

Según el acuerdo que firmaron Suarez y Kulfas el 27 de abril pasado, los empleadores del sector privado que contraten nuevos trabajadores, por tiempo indeterminado podían acceder a los beneficios del Régimen Compensatorio de Contribuciones Patronales.

Será a través de la entrega Aportes No Reembolsables (ANR) por un total de $225 millones destinados a empresas que realicen nuevas contrataciones de personal. La bonificación sobre los aportes patronales aumentará en caso de que la persona contratada sea mujer, transexual, transgénero o travesti, alcanzando y alcanzará 80%, 55% y 30% por año.

"Es un descuento del 70% de las cargas patronales si se contratan hombres y un 80% de descuento de las cargas patronales si se contrata a una mujer, travesti o transexual", señaló en su momento el ministro Enrique Vaquié y remarcó que esto equivaldría a plata de hoy algo más de $7.000 si es hombres y $8.200 en los otros casos.