Política Alberto Fernández
Es obligatorio hacerlo

El Presidente no declaró ninguno de los regalos protocolares que recibió

A punto de cumplir sus primeros seis meses al frente de la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández aún no declaró ante la Oficina Anticorrupción ninguno de los regalos protocolares que recibió, pese a que está obligado a hacerlo.

Te puede interesar: En qué casos y en cuáles no se debe tramitar el nuevo certificado de circulación

El jefe de Estado debe precisar en el Registro de Obsequios a Funcionarios Públicos todos los obsequios aceptados, se incorporen o no al patrimonio del Estado.

Sin embargo, hasta el momento, el mandatario no oficializó ante el Registro que lleva adelante la Oficina Anticorrupción ninguno de los presentes que recibió en el medio año de mandato, según se desprende de la consulta en el listado publicado por el organismo dirigido por Félix Crous.

Públicamente, Alberto Fernández recibió varios regalos durante sus viajes al exterior realizados en los primeros tres meses de mandato, ya que desde mediados de marzo se encuentra abocado a la pandemia de coronavirus.

En su paso por Israel, primer destino internacional tras su asunción, el Presidente recibió en enero una camiseta y una bufanda del club Hapoel Katamon Jerusalem, un equipo de fútbol de la segunda división.

Días más tarde, en su visita al Vaticano, el mandatario mantuvo una reunión con el papa Francisco, quien le obsequió una escultura con forma de medallón que simboliza la paz y cuatro libros de su autoría.

Uno de los regalos que mayor notoriedad cobró fue la guitarra "ecorresponsable" que le entregó el presidente de Francia, Nicolás Macron, tras el encuentro bilateral en el Palacio del Elíseo, en París.

Ésos son algunos de los presentes que recibió el mandatario tras su llegada a la Casa Rosada, aunque se desconocen los que puedan haberle sido enviados de manera privada por parte de embajadas, gobiernos provinciales o productores de distintos rubros.

Pese a que está obligado por la Ley 25.188 de Ética en el Ejercicio de la Función Pública, hasta el momento no figura ningún objeto destinado a Alberto Fernández en el Registro de Obsequios y Viajes que se encuentra en la órbita de la Oficina Anticorrupción.

De acuerdo a la legislación vigente, "los funcionarios públicos que incumplan con las obligaciones estipuladas en el presente régimen (de registro de regalos), serán sancionados conforme lo dispuesto por el artículo 3 de la Ley N° 25.188", que establece que puede recibir una amonestación o incluso ser removido según los procedimientos fijados.

En el otro extremo se encuentra el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, que es, hasta el momento, el que mayor cantidad de obsequios recibió: libros, vinos, mates, ponchos, pelotas, camisetas, lapiceras, corbatas, réplicas de edificios y de trofeos, son algunos de los objetos que le regalaron y registró ante la OA.