Diario Uno Política Hebe Casado
Legisladora tuitera

Nueve preguntas a Hebe Casado, la diputada que dice que "se vulneran derechos" con las vacunas

La legisladora Hebe Casado se opone a que los chicos reciban Sinopharm y dice que los tratan como "conejillos de Indias". Y asoció pedir el esquema obligatorio al fascismo

A falta de cinco meses de dejar su banca en la Legislatura, la diputada e inmunóloga Hebe Casado sigue utilizando Twitter para cuestionar aspectos de la vacunación a los que considera incorrectos, incluso en Mendoza. Este miércoles tildó al senador peronista Samuel Barcudi de “Gildo mendocino” (aludiendo a Insfrán, Gobernador de Formosa) por pedir que el esquema completo sea obligatorio en eventos masivos.

-En Mendoza usted es una de las referentes políticas más expuestas en contra de la vacunación en niños, de que sea obligatoria y hasta del uso de barbijos. ¿No tiene miedo de que la señalen como alguien que contribuye con su discurso a que muera gente?

-Uno tiene que ser coherente con lo que estudia, con lo que lee y con los aportes científicos que adquiere. Hay evidencia médica para opinar de otra manera a como lo hace la mayoría de la gente. En la Argentina a los niños se los está usando como conejillos de Indias. Lo mismo pasó con Sputnik en adultos: tuvimos suerte de que no pasara nada, pero fuimos los primeros en recibirla cuando los demás países no, o sea, fuimos el experimento del resto, la experiencia de la que se sirvieron otros estados para aplicarla.

En el mundo, la única vacuna que tiene aprobación hasta cinco años es la Pfizer. La OMS sugiere no vacunar a menores de 18 con Sinopharm.

-¿Mendoza se equivoca al vacunar niños?

-En realidad, sigue los lineamientos nacionales. La vacunación es una cuestión de Estado. Cuando se reúne el Consejo Federal de Salud, se vota y se hace lo que dice la mayoría. La Provincia tiene que acatar, no le queda otra. Pero creo que la opción correcta sería no andar haciéndole propaganda. Se le hace demasiada.

Mire, la Argentina está vulnerando los derechos de los menores y de las personas con discapacidad. En cuanto a la Sinopharm en niños, no hay evidencia que permita aplicarla con tranquilidad. Insisto: lo que hacemos con la Sinopharm es utilizar a los chicos argentinos como conejos de laboratorio. Conozco personalmente un par de casos de pericarditis en adolescentes y un caso de convulsiones post vacuna de Sinopharm en un nene de cuatro años, que terminó internado en el Hospital Español. Y además hay estudios que hablan de esas secuelas.

-Pero las vacunas que se aplican en Mendoza son seguras...

-Sí. Tienen fase tres aprobadas. Todas excepto la Sputnik, que todavía no se acepta en Europa.

-¿Le ha traído problemas con el Gobierno provincial esta postura?

-Sí. Pero principalmente con las aperturas de las actividades económicas. Es sabido que el gobernador me bloqueó de su Whatsapp en un momento y eso tuvo que ver con mi insistencia. Sé que a veces puede haber dos posturas en algunos aspectos de esto, pero del lado mío hay gente científicamente muy válida, como puede ser Sandra Pitta -la investigadora del Conicet-; Juan Shmukler, que reside en Estados Unidos, entre otros. Yo misma soy inmunóloga, no es que sea una improvisada.

Hebe Casado.jpg
La diputada e inmunóloga Hebe Casado cuestiona aspectos de la vacunación en Mendoza.

La diputada e inmunóloga Hebe Casado cuestiona aspectos de la vacunación en Mendoza.

-Desde la Subsecretaría de Deportes anunciaron que podrían obligar a tener ambas dosis a quienes realicen disciplinas federadas a partir del 2022. ¿Está bien?

-Lo vi y le mandé un mensaje a Chiappetta en ese mismo momento, pero no me ha contestado todavía (se ríe). No, no está bien. Hay que dar la opción a la gente de hacer lo que consideren válido, porque los deportistas, además, no son grupo de riesgo en general. Y lo más grave es que si uno pone obligatorio eso, también se va a hacer obligatorio en empresas, para entrar a un trabajo, etcétera, y la verdad es que no estoy de acuerdo en que haya pasaportes sanitarios. Para nada.

-Usted habla de que el Estado debe proteger la libertad personal y dice que “el que se quiera cuidar, se tiene que cuidar individualmente”, pero ¿qué pasa cuando esa libertad implica un riesgo posiblemente mortal para otros y, encima, un peligro para el sistema de salud?

-Si vos sos el que se quiere cuidar y tenés miedo a la enfermedad, tomá todos los recaudos que quieras, pero hacelo vos. No hay que obligar a los otros a cuidarse. Uno tiene que vacunarse, usar barbijo, distanciarse, etcétera. Si fuera de otra manera, si fuera por prohibir y ordenarle a la gente lo que tiene que hacer, tendríamos que obligar a toda la gente a usar preservativo, por ejemplo, para contener las enfermedades de transmisión sexual. O a que no fumen, por los fumadores pasivos, o a un montón de cosas.

-Si yo no me vacuno, puedo contagiar a alguien que hizo todo por cuidarse...

-No, porque si esa persona está inmunizada con esquema completo, tiene tres veces menos posibilidades de contagiarse que alguien que no las tiene, y además va a estar usando un buen barbijo. Como digo, depende de uno.

-Pero diputada, si yo voy en el colectivo, por ejemplo, me apliqué las dos dosis pero aún no tengo inmunidad, voy con tapabocas, y el que va a mi lado está enfermo por no querer vacunarse, me está exponiendo. Depende más de esa persona que de mí...

-No, si uno se cuida va a tener un buen barbijo, de los que protegen de verdad. Va a estar seguro.

-¿Pero en un 100%?

-En medicina nada es 100%. Hay que testear, testear y testear. Eso es lo que deben hacer los Estados. La forma de cortar el brote es detectando a tiempo a los infectados. El resto de las cosas no va a ningún lado. Si no, acá en Argentina, que tuvimos aislamiento y tapabocas obligatorio, no hubiésemos tenido 120 mil muertos.